Como pasado mañana es día de la Virgen de Guadalupe y las caravanas se dan a pesar de la prohibición, aquí en Morelos la caravana del perdón está siendo llevada a cabo por el ex gobernador Graco Ramírez, quien recorre a los actores políticos para pedirles perdón “porque se equivocó”.
La verdad es que la desesperación por regresar al poder del ex gobernador es fuerte, y siendo lo hábil que es, y con las tablas que tiene, quiere regresar de manera importante.
Claro que esto no es fácil, ya que la gente que fue ofendida por él o por su familia no lo va a perdonar de forma sencilla; hay algunos que no le han permitido ni hablar con ellos, aunque otros han aguantado la visita de quien se ha convertido, después de la soberbia del poder por la cual veía a todos por encima del hombro, en un hombre amable y dicharachero.
A ver quién le cree, porque lo que busca es la venganza en contra del gobernador Cuauhtémoc Blanco, al que quiere cercar para poderlo golpear en la segunda etapa de su gobierno y, si se descuida, hasta ver si lo quita y dejar de esa manera de tener que estarse defendiendo de los mal planeados ataques del gobierno actual, que dígase lo que se diga no le ha hecho ni cosquillas.
De que el hombre es vivo y sabe de política ni quien lo dude, pero de que es difícil que alguien le crea en Morelos también es indudable; la prueba de sus esfuerzos se ven cuando encuentra un interlocutor que no es por gusto sino porque le tocó, por ejemplo, en la mesa de junto en el restaurante, lo trata de cooptar aunque el “suertudo” quiera salir corriendo.
Ya le ha sucedido a varios amigos y conocidos que se los encuentra en los restaurantes y trata de quedar bien con ello, convirtiéndose en todo simpatías, siempre hablando bien de él mismo y buscando atacar al régimen actual.
Al parecer, la dirigencia local de Morena que maneja nuestro querido amigo Rabian Salazar no está de acuerdo y no quiere la alianza con el PES.
A nivel nacional y para la elección federal puede que esté, pero a nivel local al parecer no habrá coalición, pues los miembros de Morena no quieren nada, ya que como se puede ver, en el Congreso del Estado les han agandallado todo lo que han podido y, como obras son amores y no buenas razones, Morena quiere a sus propios candidatos aunque no sean los mejores, y parece que el amigo Alejandro Mojica será el candidato a la Presidencia Municipal y Alejandra Flores a la diputación federal por este distrito. Y así repartidas las cosas, Morena con menos posibilidades por la rentabilidad baja de los candidatos, pero con mejor intención de voto, competirá quizá con una candidatura común, que si se logra sería interesante.
Si la oposición piensa en alguien, es de desear que no sea de los mismos de siempre; si piensa en quién verdaderamente pueda ganar, que busque un candidato de prestigio que vaya con varios partidos, será más fácil. Al parecer, los candidatos de los nuevos partidos van a gastar mucho dinero, pero no van a llegar a nada, pues si ya están soberbios antes de tiempo, imagínese si llegaran a ganar.
La situación se empieza a poner interesante y los que se mencionen en todos lados también ya están en la soberbia de la luna llena. Lo que se necesita es una cara nueva que le dé vuelta a la tortilla y tenga la lengua larga y la cola corta, para que nadie pueda callar su crítica; sólo con uno así desbancarán a Morena, y los otros son perdedores crónicos. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León / lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado