compartir en:

Yo quisiera que esto les sirva de escarmiento a los cuernavacenses que votaron a su real saber y entender por una administración que en seis meses ha dejado ver su “calidad” al parecer; nada más vea el fraude en SAPAC, que es de 160 millones de pesos que el ex secretario general de la comuna solicitó en partidas pequeñas en este tiempo. Conclusión: todos son iguales.
De todos es conocido el negocio de la basura en Cuernavaca y que, al llegar esta administración, hubo un acuerdo con los ex funcionarios, que nos saquearon tres años con ese concepto, con el que ahora es secretario y que, con base en un contrato de comisión se entregó el sistema a dos prestanombres para que hicieran el negocio del año; al cual, sólo por dejarlos seguir trabajando, dejaba hasta el presente una renta mensual bastante gorda. El alcalde, o de plano ni cuenta se da o está metido en el negocio; eso no lo sabemos, pero al parecer la verdad es que el contrato fue tan burdo que todo mundo se enteró, porque no faltó uno de los socios que abriera la boca, y el problema es que la ciudad se hunde en la mugre, ya que como no hay contenedores, la gente tira en las esquinas o bajo los postes las bolsas que derraman líquidos, los que van formando una capa de mugre resbalosa que se adhiere al piso, haciéndolo resbaladizo y centro de infección para los habitantes de la ciudad. Si el alcalde no está en el negocio, qué bueno por él.
Veremos además de que está hecho si existen los negocios de los que se hablan, como el de SAPAC, la basura, el negociote de la Feria de la Primavera, las grúas y los corralones, los acuerdos con las mafias del centro comercial Adolfo López Mateos y, desde luego, el uso del suelo, con el que se ha extorsionado a los constructores o dueños que ya tenían licencia, con la amenaza de detenerles la obra. Si lo hace, que regrese ese dinero y meta a la cárcel al responsable, y entonces le creeremos que será cierto lo que tanto pregona: que es ciudadano; aunque ciudadanos somos todos y los que tienen cargo público que cumplen con la constitución del país. Mire lo que dice el alcalde: ante diferentes liderazgos de estructura social, el alcalde capitalino Cuauhtémoc Blanco Bravo aseguró que él no pertenece “ni al PRD, ni al PAN ni al PRI”, y que, por el contrario, es un ciudadano dispuesto a trabajar por las diferentes causas sociales, impulsando políticas públicas que beneficien de manera directa a la gente.
Aseguró que su reto es trabajar en equipo todos los días, para lograr un verdadero cambio, donde se demuestre que los ciudadanos pueden encabezar y tomar decisiones en beneficio de todos, así como demostrar que con transparencia y honradez se pueden lograr cosas positivas y un cambio verdadero.
“Quiero afirmar que yo soy ciudadano -afirmó Cuauhtémoc Blanco- aprovecho para decirles que no pertenezco y ni estoy con el PRD (Partido de la Revolución Democrática), ni al PAN (Partido Acción Nacional) ni al PRI (Partido Revolucionario Institucional). Mi objetivo es trabajar como alcalde ciudadano y demostrar que con trabajo, transparencia y honradez se pueden lograr verdaderos cambios en beneficio de todos”. ¿Y el PSD, que lo tienen metido hasta el tuétano en la nómina municipal?; que nos lo explique.
Dijo que los retos de la administración municipal están basados en superar la grave crisis que enfrenta, de más de mil 500 millones de pesos, déficit económico heredado de las pasadas administraciones, quienes permitieron que las finanzas del municipio estén en números rojos. “Cuando ingresamos, nos hablaron de una deuda, pero nada se compara con lo que realmente se debe. Pese a todo ello, estamos demostrando que con trabajo se pueden lograr muchas cosas positivas, como es la repavimentación de cerca de 500 mil metros”. Los que, ya están hechos un hoyo de nuevo en la mayoría de los casos; ¿qué, tan pronto ya perdió el piso y ya no ve?
Porque al parecer se da baños de pureza al afirmar que, en equipo con los ciudadanos, empresarios y liderazgos sociales, se está trabajando de manera directa y tomando las mejores decisiones, como es el trabajo emprendido en el Centro Histórico que tiene el objetivo de reordenar el ambulantaje, donde se pretende contar con un espacio en el que el turismo se sienta seguro y pueda disfrutar de todas las actividades y lugares que existen; por lo que eliminar el ambulantaje es una decisión que por muchos años no se había tomado.
Lo mismo de siempre: palabras fuera de la realidad a las que tan acostumbrados nos tiene el gobierno estatal, pero -la verdad- Cuernavaca sigue llena de baches, sucia, mal iluminada y cochina; eso es una realidad. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected] / Twitter: @teolavin