Si uno analiza la esencia de lo que es la ética y lo que es la política, llega a la conclusión de que éstas deberían de estar siempre juntas, pero la realidad es otra; si no, mire usted:
La relación entre la ética y la política ha sido siempre un tema inevitable por una razón esencial: ambas, al menos en su sentido filosófico y desde su propia identidad, tienden al mismo fin: el bien.
Aristóteles señala: La política es considerada el arte del bien común; la ética, carácter y comportamiento atribuible a una comunidad determinada, la acción que persigue un fin. Ese fin es el bien. “El bien es el fin de todas las acciones del hombre”, dice Aristóteles en las primeras palabras que inician su obra “Moral a Nicómaco” o Ética Nicomaquea.
Esta Magna Moral o Ética Eudemia tiene a la felicidad como objetivo principal que conlleva la virtud, sin la cual aquella no es posible. Por otra parte, la polis, formada por la conjunción de la sociedad y del Estado, tiene un carácter, una ética, que le es particular y que de alguna forma la prefigura. El ethos, carácter pero también conducta, identifica (caracteriza) a una comunidad, a una polis de la cual proviene.
En su sentido etimológico y ontológico, ambos términos forman una unidad. No son la misma cosa, pero cada uno de ellos es parte necesariamente complementaria de esa unidad que es un todo, sólo posible por la convergencia y síntesis de sus partes. Cada una de ellas, para formar su individualidad, necesita el complemento de la otra.
Toda polis tiene un ethos. En consecuencia, la política entendida como quehacer de la polis, como desarrollo de un conjunto de tácticas y estrategias, es el ámbito en el cual el ethos se realiza como ética. Por eso, para los griegos, era un sin sentido la existencia de la política sin la ética, porque toda política debe ser una ética en su desarrollo. Entre ambas hay una serie de nexos que hacen de ellas un complejo tejido: objetivo, intención, adecuación entre medios y fines, justificación racional del porqué y para qué de las acciones. Estas ideas elementales con las que los griegos fundaron la filosofía, la ética y la política, siguen siendo la justificación racional y moral del poder, a pesar de haber sido reiteradamente violentadas por los hechos. No obstante las repetidas violaciones del poder a la razón y la ética, nunca antes, sino hasta ahora, se ha pretendido justificar el poder por el sólo hecho de existir, mutilándolo de todo referente moral, al elevar a la categoría de norma la afirmación de que los hechos son en ellos mismos su propia moral y que lo que es debe ser.
Esta es la gran ruptura ética de nuestro tiempo, que plantea un desafío que por su profundidad y dramatismo no tiene precedentes desde el fin de la Edad Media, cuando el ser humano respondió con la razón y el humanismo al gran vacío dejado por el fin de una era. Aunque la separación entre la Ética y la Política está en el origen mismo de la Era Moderna, El Príncipe, de Nicolás de Maquiavelo (1513), la Ética, que no es sujeto de su interés, sobrevive en otro plano diferente al de la política, el de la esfera de la moral individual interior. A pesar de ello, la Política, identificada a esas alturas exclusivamente con el poder y desprovista de su objetivo teleológico y ético: el bien común, sigue normada por el ejercicio de la voluntad.
Más profunda que esa crisis que se produjo en los comienzos mismos de la Modernidad, es la que se plantea hoy en un momento considerado para algunos el final de la Era Moderna; pues aquí la Política no viene determinada más por la voluntad humana, sino por el Mercado y sus infalibles leyes, que supuestamente gobiernan sin necesidad de la participación de esa voluntad. El destino de la sociedad es así transferido a un mecanismo automático ajeno al ser humano. He ahí el núcleo del problema ético y político de nuestro tiempo.
Llegados a este punto, establecidos en forma preliminar los conceptos de Ética y Política y la radical ruptura que sufren a partir de la teoría y práctica de lo que hemos llamado en otras ocasiones el Mercado Total, podríamos seguir avanzando pero el espacio se acaba; sin embargo, entendamos que los conceptos son excelsos, lo malo es la manera actual de desvirtuarlos, por decir lo menos. ¿No cree usted?
EL DÍA 28 DE ABRIL, el sensacional baile de los Cuernavacos en Mañanitas Casa Nueva, con la coronación de nuestra hermosa Reina Andrea Primera, hija de la familia Palazuelos Bustillos -distinguidos morelenses- que recibirá la corona de Pau Primera, a beneficio de la Casa Hogar de las Hermanas Trinitarias. Boletos a la venta en Comonfort 13 y reservaciones en los teléfonos  314 51 91 ó 314 51 87.
La Facultad de Diseño de la UAEM invita al Taller de Diseño Floral. Este workshop está enfocado al público en general, con o sin experiencia en el diseño floral, ya que se aprenderá a realizar arreglos florales, detalles decorativos, regalos y más. El curso comienza con una lección sobre el cuidado de las flores: cómo hidratarlas, cortalas, tratarlas, etc. Es un taller completo, ofrecido por profesionales del diseño floral.

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected] / Twitter: @teolavin

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...