El lunes el hampa, para variar, le dio duro al centro de Cuernavaca; les dio duro a los comerciantes de esa zona en plena impunidad. Ese día por la tarde dos comercios y un consultorio ubicados en el centro de la ciudad fueron tomados por asalto; en dos de los atracos participó un sujeto con tatuajes en un brazo; asimismo un grupo de pillos saqueó el negocio de motocicletas Kawasaki, ubicado en la Colonia Vista Hermosa.
De acuerdo con informes policiales, el primer robo fue reportado a las 15:23 horas, cuando Guadalupe N. denunció al 911 el robo al comercio “Avance”, localizado en el Boulevard Benito Juárez, del centro de la ciudad. Al acudir los municipales se entrevistaron con dos empleadas, quienes refirieron que un sujeto pelón, robusto, con un tatuaje en el brazo izquierdo, vestido con una playera tipo polo color azul, les dijo para intimidarlas que afuera estaban otros tres sujetos, despojándolas luego de más de mil 200 pesos que había en caja y de sus teléfonos celulares, para después darse a la fuga corriendo.
Los policías, como siempre en la inutilidad, dicen que implementaron un operativo de búsqueda, pero los resultados, como es su costumbre, fueron negativos y exhortaron a las afectadas a que acudieran a denunciar los hechos ante el Ministerio Público donde tardarán meses para realizar cualquier trámite y -desde luego- no servirá de nada.
El segundo robo fue reportado al 911 a las 15:56 horas, informando José Luis N. el robo al consultorio “Sánchez Arroyo” (recuperación de afore), localizado igual que en el caso ya mencionado, en el Boulevard Juárez. Al acudir los municipales se entrevistaron con Judith N., de 28 años de edad, quien les informó que entraron dos sujetos armados y le robaron 20 mil pesos y su teléfono celular.
Uno de los maleantes era alto y delgado, mientras que el otro era robusto, obeso y bajo de estatura. Tras consumar su fechoría, los sujetos se dieron a la fuga corriendo; la policía, una vez más como de costumbre, nada pudo hacer para detenerlos.
Finalmente, a las 16:10 horas, Oscar N. reportó al 911 el robo al negocio de venta de bocinas ubicado en la avenida Morelos, esquina con 20 de Noviembre, del centro de Cuernavaca. Al arribar la policía al lugar de los hechos se entrevistaron con un hombre llamado Daniel, quien dijo que fue sorprendido por un solitario sujeto robusto que vestía playera tipo polo color azul, pelón con tatuajes en el brazo izquierdo y botas negras, quien lo despojó de 400 pesos en efectivo, se llevó bocinas con valor de seis mil pesos y un celular con un costo de 5 mil pesos.
Los policías dicen que rastrearon diferentes puntos del primer cuadro de la ciudad, pero una vez más pudimos comprobar su ineficacia, pues no lograron detener a este peligroso maleante, que en los últimos días les ha estado “pegando” en distintos lugares de la capital morelense.
También, en la madrugada de ayer, un solitario sujeto robó cascos y botas de motociclista del negocio denominado Kawasaki, que se ubica en la Avenida Río Mayo esquina con Río Pánuco, de la colonia Vista Hermosa.
Fue a las 05:00 horas de ayer cuando el encargado de un mini-súper de la cadena comercial Oxxo, localizada frente al negocio de motocicletas, escuchó que se activó la alarma contra robos de ese comercio y vio salir a un sujeto que vestía una camisa a cuadros y un pantalón de mezclilla.
En la colonia Valle Alegre, por otra parte, hallan cadáver “achicharrado” de un sujeto y en Santa Rosa 30 encuentran ensabanado a otro.
Qué inicio de semana, que nos muestra que la policía no sirve aunque nos cuesta un dineral, pero sólo sirve para hacerle al cuento, ya que no detiene a nadie ni sirve para vigilar la ciudad. Vivimos en el filo de la navaja y, en la mañana del lunes, la ola de violencia cobró otras dos víctimas, esto se supo luego de que se encontrara el cadáver calcinado de un hombre en Tepoztlán; en tanto que a otro lo encobijaron en Santa Rosa 30, en Tlaltizapán; suman 291 las víctimas mortales en este 2017.
La delincuencia trabaja a sus anchas en Morelos y la verdad es que nos da la sospecha de que rateros y policías están coludidos. ¿Cómo es posible que no detengan a nadie, que en una tarde asalten en el centro a tres negocios y nadie sirva para detener esta ola de violencia?, ni la autoridad municipal ni la estatal que prometió seguridad han cumplido; vivimos en manos del hampa porque la autoridad no cumple con su deber fundamental de dar seguridad; los robos están en todas partes aunque quieran hacernos creer que no es así, porque una cosa es lo que se denuncia y otra lo que sucede. Ir a la Fiscalía es inútil, si no es político el asunto y no recomienda su resolución algún funcionario. El servicio de la dependencia encargada de la justicia es más malo que la carne de marrano.
Vivimos en  medio de la violencia y la impunidad, y nadie entiende porqué con los millones que se gastan en cosas como las cámaras que a fin de cuentas no sirven para nada. Sólo pagamos y pagamos, mientras la seguridad brilla por su ausencia. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected] / Twitter: @teolavin

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...