compartir en:

No cabe duda que los dolores del corazón y las tragedias unen. Miré usted ahora los familiares de las víctimas que fueron inhumadas en las fosas de Tetelcingo y después de participar como observadoras directas en el proceso de exhumación de 117 cuerpos sin vida en el paraje “El Maguey”, la lucha no termina para las hermanas María Concepción y Amalia Alejandra Hernández, madre y tía de Oliver Wenceslao Navarrete, inhumado clandestinamente por la Fiscalía General del Estado.
A pesar de que reconocen que el traslado de los cuerpos a un nuevo panteón fue el cierre de una etapa, quizá la más difícil  en sus vidas, tanto María como Amalia dieron a conocer que buscarán seguir participando en apoyo de las familias de personas desaparecidas, como las que acudieron a Tetelcingo con la esperanza de encontrar a sus seres queridos:
“El agravio es en contra de todas las familias a las cuales se les negó́ el derecho de saber dónde están sus víctimas; entonces no podemos hacernos a un lado definitivamente de esta situación, es algo que se tiene que llevar a las últimas consecuencias”, había explicado la tía de Oliver, días antes de iniciar las diligencias en las que participó la Fiscalía, la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la Procuraduría General de la República.
Por su parte, María Concepción Hernández, ya iniciadas las diligencias que concluyeron con el traslado de los cuerpos al panteón privado Jardines del Recuerdo, aseguró que su lucha personal también continuará:
“Que así como nosotros tenemos a Oliver, que ellos (los cuerpos exhumados) también puedan tener a su familia. Ellos también
tienen a su familia y tienen que estar con ellos”.
Como podemos ver, ambas mujeres participaron como observadoras directas de la exhumación de restos en el cementerio de El Maguey, el paraje al que, durante dos semanas, se presentaron diariamente para vigilar que los cuerpos extraídos de la tierra fueran tratados de forma digna.
Señalaron por su parte los abogados de la región oriente del Estado que la Fiscalía General del Estado antes Procuraduría General de Justicia del Estado, habría incurrido en los delitos de ocultamiento de evidencias y omisión, al ventilarse la exhumación de restos de niños en la fosa B de Tetelcingo.
A través de un comunicado, la institución confirmó el hallazgo de los cadáveres de dos menores de edad y un feto en las fosas.
Sin embargo, previamente a esta información oficial, desde las fosas, el fiscal estatal informó a la prensa la presencia de varios fetos como “un hecho”.
La Fiscalía aseguró que los tres cuerpos están relacionados con una carpeta de investigación, las cuales, aclaró, “se hicieron públicas en los últimos meses y fueron compartidas con otras instancias como el Congreso del Estado y la Comisión Nacional de Derechos Humanos”.
Consultados por separado señalaron indispensable respetar con las pruebas necesarias para aclarar qué pasó con esos niños, y por qué fueron enviados a una fosa común, “nos preguntamos por qué”, señaló.
Para el abogado, la presencia de uno o varios fetos en las fosas de Tetelcingo podrían abrir una nueva puerta entorno a este caso, pues oficialmente la Fiscalía reto al hallazgo de cadáveres de menores de edad y un nonato en una de las dos fosas en las que la FGE inhumó 117 cuerpos, sin cumplir con protocolos de entierro, los abogados indicaron que la institución incurrió presuntamente en el delito de encubrimiento diciendo:
“Estaríamos hablando de ocultamiento de evidencias y otras cuestiones que afectan un proceso de investigación”, consideró el abogado David Marroquín, defensa de María Concepción Hernández, madre de Oliver Wenceslao, inhumado ilegalmente en la fosa pese a que su cuerpo fue identificado.
De acuerdo con el abogado, “esas inhumaciones no están plasmadas en el informe que tenemos en la carpeta de investigación”, y sugirió que podría implicar “borrar evidencia, obstruir una investigación ministerial y otros delitos contra la administración de justicia”.
Por su parte, el abogado José Luis García Moreno, integrante de la Barra de Abogado del Estado de Morelos, sostuvo que si bien la Fiscalía hizo públicas las carpetas correspondientes a estos tres casos específicos, omitió aclarar que se trataba de menores de edad y un no nacido.
Este es un problema regional en Cuautla, ha identificado un corredor de trata de personas en esta zona.
“En esta región hay muchos reportes de mujeres desaparecidas, es un hecho que está ligado con el crimen organizado, la Fiscalía tiene la obligación de aclararlo.”
Como podemos ver el problema sigue y las cosas no se han hecho bien ¿puede éste ser un crimen de lesa humanidad?, habría que determinarlo. ¿No cree usted?
AMIGOS DE LA MÚSICA como siempre invita a un gran concierto  con el Cuarteto Prieto, cuarteto de cuerdas extraordinario quienes hemos tenido la oportunidad de oírlos, son verdaderamente sensacionales, el sábado 18 de junio a las 12:00 horas en la sala Manuel M. Ponce, en el centro cultural Jardín Borda.

Por: Teodoro Lavín León  /    [email protected]   Twitter: @teolavin