Sin duda alguna, uno de los gremios con los que este gobierno no ha podido es con el del transporte; a pesar de haber mandado al hombre más hábil que ha trabajado para él, José Luis Correa (qepd), no ha podido con el paquete y los transportistas están enojados porque se les quiere tratar como lo harían en un régimen feudal, donde sólo se dan órdenes y no se llega a consensos, pues la soberbia de la autoridad es tan grande que no se lo permite. El resultado es un muerto, un lesionado por arma de fuego, decenas de heridos por golpes, varias camionetas dañadas, dos de las cuales fueron incendiadas, y ocho detenidos, como saldo del enfrentamiento registrado la mañana del pasado sábado entre concesionarios y choferes de las rutas 16 y 33, que se disputan el derrotero hasta el Parque Industrial y la clínica del IMSS en Yecapixtla.

Lo grave es la ausencia de las autoridades estatales, que generaron las condiciones para que este conflicto se llevara a cabo y para que ocurriera un  enfrentamiento más en el cual se registraron víctimas mortales.

¿Por qué este conflicto?, pues porque los transportistas están cansados de que no se les tome en cuenta y sólo para cobrar aparece la autoridad, pero no para deslindar ni siquiera las rutas que son la razón del conflicto. Cansados por lo que consideraron burlas entre choferes y afectación a sus intereses económicos, los protagonistas comenzaron a discutir y pelear por el pasaje en el tramo del Parque Industrial a la clínica del IMSS, algo tan sencillo en lo que la autoridad debió de poner orden.

Podemos ver cómo Cuernavaca se llena de mugre y cómo el tráfico es infernal, porque no existe una central camionera que es indispensable en toda ciudad moderna; y como el gobierno, que es el que tiene la fuerza pues de él dependen las concesiones, sólo saca beneficios de los concesionarios y no hace nada de lo que en el resto de la república ya es un hecho. 

La declaración realizada por la autoridad es impresionante por el descaro respecto a su ineficiencia al decir: “los conflictos en el transporte son cíclicos en la entidad”. ¡Qué poca…!, ahora resulta que éstos no se pueden dirimir porque ya son cíclicos. La verdad es que existe una gran incapacidad de las autoridades para poner orden en el sector y, como los conflictos son cíclicos, le hacen como el avestruz y esconden la cabeza en la tierra para que -mientras tanto- a golpes y sombrerazos se arreglen los actores del problema.

Yo me pregunto: ¿para qué les pagamos a esas autoridades con nuestros impuestos?, ¿para que sigan viviendo de la farsa, la mentira y la simulación? , mientras los conflictos más simples hacen crisis y se pierden vidas humanas. 

¿Dónde está el Ejecutivo?, ¿dónde está el Legislativo? ¿Qué es lo que hacen, aparte de negocios y de pagar para que les quemen incienso?; necesitamos autoridades que desquiten su sueldo, no como las que tenemos, que nadan de muertito para que nos los regañen porque tienen la mala costumbre de acordarse a cada momento de sus ancestros.

Los morelenses estamos cansados y necesitamos al menos tres centrales camioneras, en Cuernavaca, Cuautla y Jiutepec, para que se reduzca el riesgo de todos y la movilidad pueda darse de manera eficaz; ya bastante tenemos con las ocurrencias de quienes no estudian los problemas antes de crearlos, como sucedió con el cierre de la Calle de Guerrero, que tiene a todos los que vivimos en el Centro en la histeria por la imposibilidad de circular fluidamente, y en el Ayuntamiento sólo fingen demencia y hacen todo lo que les dice el Gobierno del Estado; los regidores son puros lambiscones, buenos para la lana nada más (habría que checar en qué negocios andan metidos) y nadie da la cara por la ciudadanía.

Así mismo, en el Congreso los diputados están esperando a ver cuánto les ofrecen por esto o por lo otro y cómo viene el “cañonazo”, en lugar de resolver los problemas que afectan a los ciudadanos,  no los que afectan al gobierno.

Así las cosas, vivimos una crisis en progreso de puras estupideces; que quede claro: la falta de capacidad de las autoridades para poner orden en el sector hace crisis de manera continua, sin que exista un árbitro que resuelva los conflictos entre personajes con fuertes intereses económicos y con control social y político.

Tenemos que recordar que han existido, a través de la historia, momentos en que los transportistas se vuelven tan poderosos que han puesto de rodillas a los gobiernos estatales, sobre todo a gobiernos como éste que vivimos, que ha perdido toda legitimidad y que desde luego no escucha más que a las sirenas, porque no quiere reconocer que las cosas están mal y que ésos que tienen alrededor serán los primeros  que a partir de dos años los empezarán a traicionar de manera cínica; ésos que todo le festejan al gobierno, al final serán los grandes traidores. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...