Como si de veras presentaran un servicio de primera, los transportistas ahora le reclaman al gobierno varias cosas; ellos tienen un compromiso con la ciudadanía a la que no le han cumplido, pues el servicio no es malo… es pésimo.
Cada día es más difícil abordar una unidad porque muchas son chafas, sucias, con asientos rotos y en condiciones deplorables; así que ahora el servicio es impresionantemente malo, y sus conductores, en mayoría, son groseros, imprudentes y no respetan las normas de tránsito. A ellos, que tienen que pasar el día manejando, no les importa nada, se paran donde quieren, cuando quieren y a la hora que quieren.
Es tan malo el transporte como en los países más retrasados del mundo, no existe horario y las unidades están tan viejas que se caen solas, y no hay nadie que les ponga un alto. ¿Por qué no tener, como en los países civilizados, un transporte que funcione y sirva para que uno deje el carro en casa?
Cualquier recorrido te lleva más de una hora a cualquier parte y los conductores viven peleándose entre ellos, echando carreras, y su majadería al manejar es impresionante.
Dice el secretario de la gubernatura que no caerá el gobierno en chantajes de transportistas, luego de exigirse la regularización de taxis y rutas que dejó “pendiente” la anterior administración. Sostuvo que estas personas aspiran a concesiones, pero que bloqueando vías no se logran acuerdos.
Por lo pronto, al parecer, hay enojo en el gobierno por la forma, ya que en el fondo es un problema que se viene arrastrando de otras administraciones, por lo que es contundente el funcionario estatal al señalar que estas personas aspiran a concesiones, pero reafirmó que bloqueando las vías de comunicación no se logran los acuerdos.
El gobierno del estado dejó claro que no caerá en los chantajes de los transportistas en el caso de la regularización de taxis y rutas, los que exigen con el argumento de que es un asunto que dejó “pendiente” la pasada administración, la que, por cierto, todos sabemos que robó de manera descarada.
Todo esto luego de que este jueves, por cerca de cuatro horas, concesionarios y operadores del transporte de los municipios de la zona oriente del estado bloquearon con sus vehículos (taxis y rutas) la avenida Plan de Ayala, a la altura de El Vergel, para exigir la regularización de sus unidades.
En este sentido, el funcionario llamó al diálogo a los transportistas y así evitar el cierre de calles y avenidas que afecten a la población como medida para presionar a la autoridad.
“Nosotros actuaremos con diálogo y con base en la ley –dijo-. Hay que ver qué les prometieron en la administración pasada, porqué se los prometieron y ¿cómo están esos permisos irregulares?; la situación la tiene muy clara nuestro decretario de Movilidad y Transporte, y si la administración pasada prometió algo que no se podía dar, se debe dialogar; por encima de la ley no hay nada”, agregó el funcionario estatal, ante los bloqueos de los transportistas.
Opinó que no es acción justificada (cerrar vialidades), debido a que el titular de Movilidad y Transporte ha estado realizando mesas de diálogo constantes con distintos grupos de transportistas, y es por ello que hizo un llamado a no bloquear.
También fue claro al señalar que sospecha que detrás de las manifestaciones de los transportistas pudieran estar actores políticos; sin embargo, dijo, “no lo puedo confirmar, pero pudiera darse esa situación”.
Si se van a dar concesiones, primero que a todos los transportistas se les haga participar en la nueva central camionera en Cuernavaca y, además, que se comprometan a cambiar el 60% de sus unidades que caminan y sólo se dedican a contaminar con los viejos carros que queman más aceite que gasolina.
Respecto a los taxistas, éstos son verdaderamente un problema para la vialidad en el estado, se sienten los dueños y señores de las calles; no tienen vergüenza y los que tenemos que manejar al centro, todos los días sin excepción hallamos un taxista que se atraviesa, se para en doble fila o donde estorbe más para que no puedas pasar, aparte de ser majaderos y circular con unidades que están desbaratándose; además, la cantidad de éstas es excesiva para la zona.
En lugar de dar concesiones, se debería de poner orden, ya que circulan la mitad sin placas y todos sabemos que son muchos de ellos quienes, de manera cínica, apoyan a la delincuencia.
Es necesario poner orden, pero orden de a de veras, donde el servicio valga lo que cobran y donde exista un método para que no le cobren de más a los ciudadanos debido a la situación; en cuanto llueve, el cobro sube al doble de inmediato, lo que afecta la economía ciudadana.
El problema es que no existe espíritu de servicio y muchísimos taxistas son los que no encuentran otro trabajo, aunque no sepan ni siquiera manejar adecuadamente. ¿No cree usted?

Teodoro Lavín León
totolavin@outlook.com