compartir en:

Septiembre es el Mes de la Patria para todos los mexicanos, es el mes en que nos une el amor a México, el amor a nuestra bandera, las celebraciones de este mes tienen un significado muy especial para todos los mexicanos. Se celebran a partir del día 13, al conmemorar el sacrificio de los Niños Héroes y, desde luego, el día 15 de septiembre celebramos el Grito de Independencia con que el cura don Miguel Hidalgo y Costilla abanderó los primeros pasos de la lucha libertaria de México.
Por eso, desde hace casi 200 años, en México se ha dado en llamar a septiembre “Mes de la Patria”, y efectivamente lo es.
Un mes de regocijo, de fiesta, de banderas tricolores, de desfile militar y de vacaciones. En este mes hay cuatro fechas principales: una de heroísmo, el 13; el grito del día 15; el desfile militar del día 16, y finalmente la de Libertad e Independencia nacionales festejando el 27 de septiembre de 1821.
El 13 de septiembre de 1847, una sección del ejército invasor yanqui tomó el Castillo de Chapultepec en las afueras de la capital de México, que había sido defendido por los jefes y alumnos del Colegio Militar situado allí en ese entonces, al mando de los generales Nicolás Bravo y José Mariano Monterde.
Cayeron muertos por las balas enemigas seis jóvenes, adolescentes aún: Juan de la Barrera, Vicente Suárez, Agustín Melgar, Francisco Márquez, Juan Escutia y Fernando Montes de Oca. Héroes sin mancha, como algún poeta ha escrito. Defendieron a México por patriotismo puro, sin estar comprometidos con algún partido político. Otros tres alumnos quedaron heridos de gravedad: Andrés Mellado, José Hilario Pérez de León Cárdenas y Agustín Romero. Fueron apresados once jefes y dos compañías de alumnos, de 20 y 25 combatientes cada una.
El 15 de septiembre de 1810, si bien es cierto que nada extraordinario sucedió, salvo el plan apresurado de iniciar la revolución al día siguiente, en la madrugada del 16, Hidalgo, sigilosamente, puso presos a los europeos ricos de la villa de Dolores y armó a un grupo de campesinos para la lucha.
El 16 de septiembre de 1810 entre las 5 y 6 horas de la mañana, el cura Hidalgo mandó sonar el esquilón de la Iglesia de San José, en su parroquia de Dolores, llamando a Misa. Y en compañía de los curas Gabriel Gutiérrez y Mariano Baeza, arengó a la población más ínfima, repartiendo monedas de plata. Se hizo de un estandarte con la imagen de la Santísima Virgen María de Guadalupe, al pasar con su incipiente ejército por Dolores Hidalgo, con el que arrastraba a las masas y se protegía de cualquier ataque.
Así dio inicio la lucha de independencia, en la que participaron próceres como José María Morelos, Hermenegildo Galeana, Nicolás Bravo, Manuel Mejía e Ignacio Allende, quienes lucharon a brazo partido por la Independencia de México, la cual concluyó con Agustín de Iturbide el 27 de septiembre de 1821, cuando entró a la ciudad de México el Ejército Trigarante, al mando del propio Gral. Iturbide, después de 11 años de guerra civil entre novohispanos y españoles. Ese día fue la fecha de gloria nacional, pues la patria mexicana nacía como estado independiente de la monarquía católica, resultado de “Los Tratados de Córdoba”.
Las Tres Garantías reconocían la Religidón católica como la religión del pueblo mexicano, así como la Independencia de cualquier otra potencia y la Unión de todos sus habitantes.
Así se dio nuestra independencia y nació esta maravillosa nación, a la que todos amamos, por lo que estamos profundamente orgullosos de ser mexicanos. Bienvenido, septiembre mes de la Patria. ¿no cree usted?
EL PASADO sábado 2 de septiembre del presente año se inauguró la exposición “Maíz que camina”, en la que se documenta un proyecto que utiliza el arte para crear gestos que inviten a la reflexión sobre la distancia que el maíz toma de la vida cotidiana. Grabados, fotografías y videos de intervenciones artísticas realizadas, invitan al pensamiento. Consumir detrás de la cortina establecida por la industria alimenticia, hace invisibles los problemas y el trabajo del campo, el abandono y su reemplazo por una urbanización acelerada. Reflexionar sobre la seguridad alimentaria, es decir, sobre la garantía de tener una producción agrícola que brinde de comer al país, sin depender de la importación, es algo que concierne a todo el mundo y sus estómagos.
El espacio de exposición no sólo sirve para documentar, sino que es espacio de orquestación visual y conceptual, gracias a la selección realizada por los curadores: Karina Chávez, Ernesto González y Juan Carlos Bermúdez. Felicidades.

Por Teodoro Lavín León

[email protected] / Twitter: @teolavin