En una declaración que tendrá consecuencias políticas, el líder de una parte de los transportistas se va con todo en contra de los diputados actuales del Congreso, quienes al parecer no le han hecho mucho caso, porque están ocupados en elegir a quienes ocuparán los cargos de presidente del mismo y el de la Junta Política y de Gobierno.

Es una declaración sin sentido, nos señala que hay algún aprendiz de perverso que está detrás, ya que señaló que -para él- los diputados de la 54ª Legislatura resultaron más ladrones que los de la 53ª, porque incrementaron su presupuesto a pesar de que son 10 representantes populares menos, y hoy en día quieren que el pueblo les compre vehículos nuevos, cuando sus ingresos son de alrededor de 200 mil pesos mensuales.

Recordó que en el caso de los 12 diputados que ganaron por el efecto López Obrador en la elección pasada, y quienes formaron parte de la coalición “Juntos Haremos Historia”, Movimiento de Regeneración Nacional, Encuentro Social y del Trabajo, son los que deberían sujetarse a los principios del acuerdo establecido en la cuarta transformación y apegarse a la austeridad republicana.

En verdad es sin sentido, pues su liderazgo no es social, sólo es líder de los transportistas que es parte del pulpo camionero que no tiene mucho prestigio que digamos; pero, como queriendo quedar bien con quien lo mandó, el líder transportista puntualizó que los legisladores no sólo no cumplen con un programa de austeridad, sino que tampoco participan en impulsar una política de cero corrupción, y tal parece que no están en esa dinámica, “es una verdadera copia de las legislaturas pasadas, sobre todo de la 53ª a la que hemos señalado públicamente”.

Aseguró de una manera etérea que sus actos son indebidos porque hay estadísticas (¿cuáles?) que dicen que las anteriores legislaturas que contaban con 30 diputados, tenían un presupuesto alto; al menos la anterior con 30 integrantes con presupuesto anual de 400 millones de pesos. Hoy son 20 los legisladores y que cuentan con más recursos que la 53ª con ingresos personales de 200 mil pesos aproximadamente.

“Estos son más ladrones que los otros, porque son menos y tienen más dinero, y a pesar de ello quieren que el pueblo les compre un vehículo con el uso del presupuesto en complicidad con otros personajes; hoy son verdugos de sus antecesores, pero habrá próximas legislaturas que harán lo mismo contra éstos”, dijo el dirigente transportista, al asegurar que son unos ladrones y serán los señalados y perseguidos el día de mañana como hoy ocurre.

Pareciera que los gobernadores, y demás representantes que arribaron al poder por el efecto López Obrador, no cumplen con el llamado de su máximo representante, que anda en la loma presumiendo lo que hace y, a su espalda, lo traicionan.

Como gurú que conoce el futuro, señaló (argumento muy simple sin fundamento) que el mejor mecanismo para castigar estas acciones será el proceso electoral del 2021, porque no habrá mejor mecanismo que los comicios para castigarlos, y auguró que para la mayoría será debut y despedida de la vida política de la entidad, porque como ciudadanos ya nos dimos cuenta de qué están hechos y de sus debilidades a pesar de comulgar con la izquierda; y en el reciente proceso no hubo los controles adecuados en el Movimiento Regeneración Nacional para evitar la filtración de ex militantes de todos los partidos.

En verdad es chistosa la declaración, pues juzga de manera muy simple la actuación de los diputados; lo importante sería que presentara razones claras y con argumentos contundentes. La verdad es que se ve como un enviado de alguien con poder que tiene problemas con los diputados, o que trata de influir en la designación de quienes tendrán la responsabilidad de dirigir el Congreso en el próximo periodo legislativo.

Lo interesante sería saber por qué lo hace y qué beneficio saca, ¿por qué de cuándo a acá su grupo se distingue por ser cumplidor de la ley y seguidor del Presidente de México?

Estemos pendientes de qué beneficios saca, para darnos cuenta del porqué del ataque. La crítica es sana, pero con argumentos firmes, con estudios serios, con datos o una investigación precisa que dé certeza; pero no criticar a tontas y a locas, o por mandato de uno que está aprendiendo la perversidad. En verdad, qué pena. Mejor que ese señor se dedique a mejorar el servicio del que vive muy bien, a costa de los morelenses. La legislatura tiene defectos y hay cosas que ha hecho mal, pero eso no autoriza a calificar a todos por igual de rateros, sin argumentos sólidos. ¿No cree usted?

 

Teodoro Lavín León
lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin