compartir en:

En una edición pasada del Diario de Morelos se anuncia en primera plana que hay el fondo estatal de reconstrucción, y la nota dice que con ajustes al presupuesto se logró reunir 300 millones de pesos para la creación del organismo para la reconstrucción.
Sería conveniente que supiéramos de dónde salió ese dinero, porque sólo se habla de ahorros, pero no de dónde vienen o qué se dejará de hacer para formar ese fondo. En reunión con los alcaldes, que sólo dicen que sí porque no tienen opción de opinar, se dieron a conocer las acciones que se van a implementar para continuar y poner a Morelos de pie.
La ausencia de la sociedad civil es muy clara, los funcionarios que forman el gabinete no son nada más que empleados del ejecutivo, y claro que deben de participar, pero para cumplir ordenes; podrán opinar, pero las definiciones deberían de tomarlas un grupo plural formado de ciudadanos libres (NO LOS LAMBISCONES DE SIEMPRE) y transformar la forma de trabajar. La emergencia, ya lo decíamos ayer, es muy fuerte, y la certeza por desgracia no la puede dar el gobierno porque, sea cierto o sea mentira lo que se dice, la gente en verdad no confía en las autoridades, lo vemos todos los días, lo escuchamos en las visitas programadas y en las redes sociales, que son totalmente libres y nos mantienen informados de lo que es el acontecer estatal, a veces con deformaciones, pero con una gran fuerza y credibilidad; el no entenderlo es querer vivir en otra época; ahora vivimos la inmediatez que te dan esos mecanismos a través de Internet, los que nos mantienen informados la mayoría de las veces bien y de inmediato.
“Desde luego que en estos momentos lo prioritario es comenzar con el apoyo para la reconstrucción y reparación de viviendas, una vez que sepamos a quiénes no apoyará el Fonden para que el Gobierno del Estado pueda atenderlos; aquí el error, no sólo es el gobierno quien lo debe atender, porque no tiene capacidad (y ya hay acusaciones de falta de transparencia y corrupción del subsecretario que pretenden encargar el numerito, además de la denuncia del PSD de hacer un lado a los alcaldes) y diga lo que diga, necesita de todos los que de una u otra manera hemos participado en el apoyo a los que perdieron todo; y una parte muy importante la ha hecho la sociedad civil, los jóvenes que con su esfuerzo diario han trabajado sin poner restricción a sus tareas. No es posible que a la hora de la reconstrucción se olviden de ellos, los ciudadanos comunes y corrientes, que en el momento de la desgracia ahí estuvieron, que no fueron sólo a dar la vuelta a los lugares y a los albergues nada más a ver (como hicieron muchos funcionarios), sino a trabajar. Cuánta gente que conocemos, que tiene sus propias empresas, dejo su administración y se fue a trabajar para beneficio de todos; y no doy ningún nombre porque sería injusto dejar a alguien fuera y la verdad es que son muchísimos los que han puesto dinero y esfuerzo en este periodo de crisis.  
El gobierno, y sobre todo el del estado, no pasa por su mejor momento, les guste o no está cuestionado, y si no incorporan a la sociedad civil, será un error garrafal, la respuesta de la gente será peor o mas dura pero a la sociedad le importa que no tenga conflicto de interés porque, para colmo, ponen el asunto en manos de un Subsecretario de Seguimiento y Evaluación de la Obra Pública que tiene fama de corrupto, ya que se le acusa de ser uno de los principales depredadores del dinero público. Es grave, porque si van a hacer una obra no deben llamar en representación de los ciudadanos al dueño de una casa de materiales, ahí hay conflicto de interés por  obvias razones; es por ello que es fundamental que participe la sociedad civil.
Esos fideicomisos tan comunes en los gobiernos, en los que la mayoría -más del 75 %- son los propios funcionarios, ahora ya no funcionan; ya la sociedad no les tiene confianza y los ve con malos ojos. Es necesario que los recursos del Fonden sean cada vez más transparentes, pues la ciudadanía esta molesta porque se han creado muchos problemas a raíz de malas decisiones que probablemente fueron pensadas desde el poder y sin sensibilidad política.
Ahora necesitamos que todos queden convencidos de que las cosas se están llevando bien. Sabemos que habrá quien no esté de acuerdo, pero será como psicológicamente lo llamen el resultado de toda la masa. Ahora es más del 50% de la ciudadanía el que exige que sea la sociedad la que participe y que las cuentas sean transparentes: que sepamos desde cuánto costó cada kilo de cemento hasta cuánto una conexión de plomería; más vale exagerar en la trasparencia a que se hable de corrupción, lo que es algo que vemos todos los días.
Si la intención es buena, y no tendría porque no serlo en estas circunstancias, hay que demostrarlo con hechos; y lo necesario es la transparencia y la participación de la verdadera sociedad civil. ¿No cree usted?
Mañana, mañana da inicio: no se lo pierda. Es un  gusto informarle que hemos sumado fuerzas con el nuevo Centro Cultural Teopanzolco para ofrecer la temporada 2017-2018 de The Met: Live in HD, comenzando el siete de octubre con la ópera Norma, de Bellini, un extraordinario espectáculo al que no hay que fallar. Ahí nos veremos.

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected]   Twitter: @teolavin