compartir en:

En la clausura del Encuentro Empresarial Morelos se llevó a cabo la premiación de dos extraordinarios empresarios morelenses: Don Justo Javier Esquer García,  quien fue presidente de Coparmex Morelos, y de la extraordinaria empresaria Doña  Lourdes Gómez de Doster, ambos gente decente y ciudadanos que han trabajado sin descanso en sus empresas para beneficio del estado y de México, ante la presencia del Dirigente Nacional de Coparmex y de la Presidente Jazmín Bastida, de Adiem-Coparmex Morelos. El Ejecutivo del Estado entregó el reconocimiento a estos dos notables empresarios. Don Justo Esquer ha trabajado toda su vida en su propia empresa y ha sido ejemplo de probidad para todos los que lo conocemos desde hace muchos años; hombre serio, profesional y preocupado siempre por el bienestar de los morelenses y por el desarrollo económico de la entidad.
Lourdes Gómez de Doster, junto con mi querido amigo, su esposo, Hans Doster (QEPD), como una sola persona trabajaron desde muy jóvenes para crear un patrimonio propio, al principio en la industria automotriz y después iniciaron como un hobby el cultivo de plantas, lo que se convirtió en el vivero más importante de América Latina; pero, además, reforestaron y rescataron la barranca de Tetecalita, convirtiéndola en un paraíso extraordinario donde las plantas con el río se mezclan como los colores en un lienzo de una obra de arte. Pero lo importante no es sólo que se hayan convertido en grandes  y exitosos empresarios, sino la manera en que lo han hecho, a través de muchos años, trabajando, apoyando, no sólo dando empleo, sino ayudando a salir adelante a miles de morelenses que han empleado de manera ejemplar; por ello siguen siendo de los empresarios más respetados de Morelos y México, por la manera en que han logrado integrar a sus  colaboradores como parte de una gran familia. Hoy, a pesar de que nuestro querido Hans, el alemán más mexicano que ha venido a este país, ya no se encuentra entre nosotros, su legado de hombre de empresa, su dedicación y su gran corazón son reconocidos por todos. Igualmente, su  querida esposa Lulú, mujer ejemplar, inteligente y trabajadora, siempre ha estado pendiente de lo que sucede no sólo en su empresa, sino en la familia de cada uno de sus trabajadores en el estado y en el país, siempre ayudando a todos los que lo necesitan y trabajando como lo hace todos los días; es una mujer no sólo inteligente y responsable, sino una verdadera dama con un gran corazón, que junto con su querido Hans trasformaron la manera de dar vida a miles de plantas, pero al mismo tiempo a miles de familias morelenses; eso además de dar a conocer el trabajo de los morelenses en el mundo, ya que envían cada año miles de esquejes al continente europeo, donde lucen en los veranos del Viejo Mundo plantas que nacieron en Morelos.  
Estos son los empresarios que queremos en Morelos; son mis amigos, pero eso no quiere decir que exagero, y afirmo en justicia que son ejemplares y, además, los que siguen dejando huella en beneficio de todos.
El encuentro fue una experiencia enriquecedora. Vinieron representantes de los centros Coparmex de todo el país y tuvimos, los que asistimos, la oportunidad de escuchar a extraordinarios exponentes del pensamiento y del conocimiento contemporáneo. Conferencistas de la talla de Enrique Krause, Felipe Gonzales, Jesús Silva Hersog-Marquez, Diego Valadez y muchos más dieron un panorama extraordinario sobre todo de la situación que vive México en el momento actual. Cada uno de los participantes nos dio su punto de vista y su experiencia sobre la situación que vive el país y el mundo en este momento.
La experiencia fue gratificante, considero que hay temas que me gustaría comentar en esta columna y, desde luego desde mi punto de vista. Y de la misma manera, se presentaron cuatro experiencias exitosas de cómo luchar contra la impunidad y corrupción que vivimos todos los días, las cuales podremos replicar si los morelenses nos ponemos de acuerdo, pues yo creo que todos estamos hartos de estos cánceres que cada día están acabando con la paz y la tranquilidad de todos.
Desde luego, hay que felicitar por la reunión a Jazmín Bastida por un logro como este; es una morelense de excepción, nadie la puede negar. Ella expresó:   “Realizar un encuentro empresarial es como tejer un rebozo; es un proyecto de largo aliento, cuentan sobre todo persistencia y la disciplina, es como tejer con hilos de muchos colores, con sueños, con recuerdos, compromisos y la inspiración de muchos.
“Se trabaja pacientemente, puntada a puntada, cuidando detalles para que no queden nudos visibles, siguiendo un diseño fugaz que sólo se apreciará al final; no debe faltar ni sobrar nada, se dispone de recursos limitados y del tiempo justo.
“Cuando se teje la última hebra y se ve la obra terminada, con un poco de suerte el encanto del conjunto disimula defectos y torpezas de la tarea y entonces se siente la satisfacción del deber cumplido y que todo valió la pena.
“Gracias por confiar  en que juntos podemos hacer este Encuentro Empresarial Morelos 2016 una realidad”, concluyó.
También hay que señalar el apoyo que el gobierno estatal y la buena coordinación a través de la Secretaría de Desarrollo Económico que dirige Juan Carlos Salgado Ponce.
Lo malo es que no estuvieron presentes todos los funcionarios,  la mayoría  sólo fueron a la inauguración y, desde luego, los diputados brillaron por su ausencia,  cuando habrían debido al menos escuchar a los verdaderos pensadores, a ver si de casualidad se les pegaba algo, o cuando menos que entendieran que su papel es trabajar con los ciudadanos, no con la sumisión ante la autoridad.
Felicidades a Don Justo Esquer y a Doña Lulú Doster, así como a mi querido Hans, que donde esté sé que lo disfrutó igual que todos nosotros. ¿No cree usted?

Una felicitación muy especial a mi amigo el Ing . Oscar Morales  por haber sido reelecto para un año mas al frente de los radiodifusores del país ante la presencia del presidente de la República. Feliciddes.