compartir en:

Hartazgo, cansancio y desilusión, son las tres palabras que más escuchas entre los morelenses y cada una tiene un significado parecido pero al final significan el mismo sentimiento.
Hasta lo que ahora sentimos los morelenses tenemos la sensación de cansancio o aburrimiento que se produce al realizar una persona la misma actividad de manera repetitiva o excesiva.
El cansancio se suele presentar en situaciones normales de la vida por causa de aburrimiento, infelicidad, desilusión, hastío, tedio, fastidio, carencia de sueño, o trabajo duro. 
El cansancio también es conocido como astenia, agotamiento o letargo en nuestro caso de paciencia por la situación que se vive, existe un cansancio patológico, anormal y desproporcionado que se presenta sin haber trabajado de forma excesiva, y que es conocido con el nombre de fatiga crónica. La fatiga crónica puede ser emocional y resultado de la situación que se esta viviendo.
La acción y efecto de desilusionar, es la perdida de la ilusión.Tengo una desilusión muy grande después de lo que me han hecho, en nuestro caso lo que vivimos diariamente, que trae en sí, perder las ilusiones, no estoy feliz, estoy muy desilusionado con la manera de gobernarnos, estoy desilusionada con todo lo que ha pasado.
Esto es lo que nos sucede a todos después de que tenemos tres años viviendo con la esperanza de que algo mejoraría, pero la verdad las cosas siguen igual o peor nada mas vea lo que paso en la semana.
El secuestro provocó que la semana pasada, decenas de personas, familiares, amigos y vecinos de la colonia La Huizachera, en el histórico municipio de Yautepec, marcharan por las principales calles para demandar seguridad, paz y justicia por el secuestro del menor Jairo Abimael Bravo Gómez, de tan sólo nueve años de edad, quien ya fue liberado por la policía. Por lo pronto, el Secretario de Gobierno reconoció que hay otros tres secuestros.
En medio de una gran tensión, con el acoso de elementos policiacos y hasta de la Policía Industrial Bancaria, decenas de personas que se solidarizaron con la familia vistieron de blanco, con globos del mismo color y pancartas donde exigen a las autoridades resultados por la ola de inseguridad que vive el municipio. Marcharon desde el paseo Tlahuicas a la altura del Hospital de la Mujer para llegar hasta el centro de la ciudad.
Gracias a una manifestación realizada la tarde del viernes 15 de abril , se logró una reunión con el fiscal general Javier Pérez Durón, gracias a la cual se activó la Alerta Amber, 48 horas después de su desaparición.
En un instante la señora Hortensia Gómez intentó atender a los medios que solicitamos hablar con ella, pero apenas empezó a platicar cuando una de sus hijas le grito y se acercó para abrazarla y pedir comprensión porque no estaba en condiciones para declarar, ya que estaba en riesgo la vida del menor, situación por la que se alejaron y dejaron el trabajo mejor en la policía estatal.

La presencia de elementos de policías que tomaban datos y fotos de quienes participaban, hostigó a los asistentes, incluso la presencia de una mujer con uniforme de la PIBA que solicitó información, lo que  generó un conato de bronca.

Las personas que utilizaron altavoces reiteraron que la marcha se organizó a favor de las víctimas de la delincuencia, desaparecidos, secuestrados, por la paz, la seguridad y la justicia.
El resultado hoy se ve en la liberación pero que es necesario tanto borlote para que podamos vivir en paz.
No cabe duda que por eso nos va, como nos; otros dicen que ya acabaron con la delincuencia y somos el primer lugar en el país en secuestros por cada cien mil habitantes así lo declaro la Asociación Civil ‘Alto al Secuestro’.
Pero aquí no pasa nada, se  equivocan hasta los gringos con eso de que no tienen información y dicen mentiras aquí no hay carteles, pero los morelenses seguimos en la angustia.
A las señoras primordialmente,  al C5 les invitan de comer como de primer mundo y les dan de beber como en el mejor restaurante para que se convenzan de que las cosas están bien, pero el problema no ese, sino que tenemos una policía de reacción no de prevención, que es necesaria. 
Los estudios señalan muchas cosas que están mal pero como no quieren oír criticas sino solo lisonjas, pues cada día estamos peor pero la verdad nos lo merecemos por que no hemos sabido tomar las calles en nuestra defensa y si no legisla el congreso hay que obligarlo. Si la gente de Yautepec no sale a la calle, el niño no aparece tomemos el ejemplo. 
¿ no cree usted?

Vivencias Ciudadanas
Teodoro Lavín León

[email protected]   Twitter: @teolavin