compartir en:

De veras que tenemos los diputados más folclóricos y cínicos de todos los tiempos. Ahora resulta que son capaces de pedir diálogo y sensatez, cuando lo primero que han hecho es olvidarse del diálogo y sólo han tomado decisiones de acuerdo a como les ordena su jefe mediante una corta feria y de la manera más insensata posible, ya que las cosas las hacen fuera de la ley, o dentro de ella pero estirándola de manera poco adecuada.
Mire usted: no es de gorra que los vehículos de transporte público (las “rutas”) que circulan en la ciudad exhiban a los legisladores de manera grotesca, llamándoles traidores. Usted sabe porqué, porque no tuvieron dialogo y aprobaron una Ley del Transporte, de la cual el gobierno en su publicidad dice puras tonterías. Con esta ley nos endeudaremos con otros 1,400 millones más de pesos, como si las deudas fueran enchiladas y dejarán al estado con la mayor deuda de que se tenga memoria. La verdad, que insensatez. ¿Cómo es posible que hablen de diálogo y de sensatez cuando demuestran que de eso es de lo que carecen. Pero el grado de cinismo es cada día más grande y dice el congreso, en un boletín pagado, que  hace un llamado a la sensatez y al diálogo con los sindicatos, transportistas y la misma UAEM para analizar el impacto de las reformas ya aprobadas, y que sea por medio de artículos transitorios como se puedan “corregir” algunos conceptos; en tanto que para los universitarios la propuesta es que acepten una mesa de trabajo conjunta para adecuar las reformas sin que se atente contra la autonomía de esta institución.
La legisladora Hortensia Figueroa se refirió a la situación que prevalece en el estado con la amenaza de realizar una movilización de protesta para el próximo día 16, lo que lamentó y dijo que es necesario sentarse a dialogar para evitar desestabilizar al estado.
De manera particular, en el caso de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) hizo un llamado a la sensatez, la civilidad y la unidad, así como a evitar la polarización de la sociedad frente a los problemas que atraviesa la entidad.
Indicó que la propuesta de convertir a la UAEM en órgano constitucional autónomo de ninguna manera tiene la finalidad de intervenir en la vida interna de la universidad.
“Enfáticamente niego la pretensión de afectar la autonomía universitaria; por el contrario, la idea es reforzar la rendición de cuentas y la transparencia en el manejo de los recursos públicos destinados a nuestra alma máter”, afirmó.
Por ello, se pronunció a favor del diálogo y encuentro con la comunidad universitaria, una vez que –dijo- el dictamen del Congreso debe darse con el consenso de los estudiantes, buscando juntos fortalecer la transparencia y el crecimiento de la UAEM; y refirió que existe la disposición de abrir el diálogo con la UAEM e indicó que el espíritu de la iniciativa que se ha presentado no tiene ninguna intención de violentar la autonomía universitaria, por lo que será la Comisión de Puntos Constitucionales y Legislación quien tenga la oportunidad de contar con elementos que emanen de la comunidad universitaria para la propia dictaminación.
Por cuanto hace al resto de las demandas de los sindicatos que mantienen tomada la sede del Congreso local, reconoció que las decisiones que ya se han tomado en cuanto a las reformas, que incluso ya han sido publicadas y son vigentes, se tiene una circunstancia diferente para entablar el diálogo y atender sus demandas.
¡Qué cinismo! La misma diputada delante de su servidor se comprometió con un grupo de sus colegas -en nombre de la institución que forman la junta política y de gobierno- a dialogar con la universidad frente al rector, los líderes universitarios de la Feum y los Sindicatos, en el salón de reuniones de la propia Cámara de Diputados. ¿Y qué pasó después? Que al parecer recibió instrucciones y, en una obscura sesión en la noche, se puso por delante la Ley de los Matrimonios Igualitarios para minimizar la noticia de que la flamante cámara aprobó a escondidas una Ley de Participación Ciudadana que nos quita derechos a los morelenses.
Despues de esto, ¿cómo se atreve a todavía pedir diálogo y sensatez?, cuando eso es lo que el Congreso del Estado no ha tenido.
Es impresionante el cinismo del congreso para hacer sus chanchullos, y si se meten con la autonomía universitaria, los universitarios no lo vamos a permitir; si pasaron de noche por la propia universidad y no entendieron lo que es ética, que se pongan a estudiarla. Los transportistas tienen razón y endeudarnos más para un servicio que va a acrecentar la pésima vialidad de la capital del estado es una estupidez y sólo se puede entender como un negocio a beneficio de unos cuantos.
Así de fácil. ¿Qué creen los señores diputados, que los ciudadanos no sabemos de las compras de propiedades que realizan y que si sumas el sueldo de cuatro años no les alcanzaría para comprarlas?, ¿creen que somos idiotas? No estamos indefensos aunque ellos han no han cumplido con la ley y no han formado el Consejo de Participación Ciudadana y aprobaron una ley que nos quita derechos a los ciudadanos. Porque son unos farsantes los exhiben y los insultan, ¿y quieren saber lo que es la fuerza universitaria?, lo sabrán  y a ver si así aprenden. Pero, por lo pronto, el cinismo con el que hablan y se comportan, en serio que no tiene paralelo; y todo por la lambisconería o, como explica el dicho, porque “poderoso caballero es don dinero”. ¿No cree usted?

No se pierda el Concierto con la eminente pianista Coral Mesina en beneficio del INAPAN , el sábado, a las siete de la noche  en el Teatro Ocampo , en nuestraciudad  ahí nos vemos.