Además de ser inútiles, nos salen demasiado caros los diputados que no dan una y no han podido meter a nadie a la cárcel; a pesar de la gran estafa en la pasada legislatura, hace meses que dicen que le van a hacer juicio político a Graco y no se lo han podido cuadrar; no se ponen de acuerdo y aprobaron el presupuesto 43 días después; por poco paralizan el estado por su pleito con los presidentes municipales, pues ni entienden lo que es el impuesto del 25 % que se les daba y que el ex gobernador hamponamente les quitó a los ayuntamientos y no cumplieron con la ley pues no tuvieron comisión permanente. Esto sólo por mencionar algunas de las miles de irregularidades que cada día podemos ver, las que demuestran que son enciclopédicamente ignorantes y que sus asesores no sirven; pero, eso sí, cada diputado nos cuesta a los morelenses 20 mdp, según lo señaló la asociación civil “Morelos rinde Cuentas”.

El Congreso del Estado es el cuarto más caro de todo el país, sólo por debajo de CDMX, Baja California y Sonora, lo que es increíble en un estado pobre que necesita no sólo obras públicas sino que se termine la reconstrucción, que fue uno de los grandes negocios de la pasada administración y que no han podido, a pesar de tanto funcionario, cuadrar una sola de las demandas de manera adecuada. Todos sabemos de los robos, pero nadie ha podido comprobar nada; al menos eso es lo que nos dejan ver, pues después de año y medio de concluida su gestión no ha pasado nada, ni han detenido a nadie y todos siguen felices gastándose el dinero que se robaron.

Morelos continúa con uno de los Congresos más caros a nivel nacional, a pesar de tener sólo 20 diputados, informó el centro de investigación “Morelos Rinde Cuentas”, que precisó que si el presupuesto total para este año de 400 millones de pesos se divide entre los 20 legisladores locales, cada uno tendría un costo para el ciudadano de 20 millones, lo que es un insulto en un estado con tantas necesidades de primera necesidad, donde la delincuencia crece y la inseguridad va al alza. Por ello, indicaron, el presupuesto ideal para Morelos sería de aproximadamente 210 millones.

Al contrario de esta información, a la ESAF se le invierte sólo el 0.12 por ciento del presupuesto, siendo la tercera peor auditoría en México, con un presupuesto para este año de 33.5 millones de pesos, de los 18 millones de pesos que estuvo manejando.

Por lo que podemos ver, los diputados aparte de caros son malos para negociar el problema con las autoridades municipales lo que está creado por ellos, y al parecer no han dado solución. ¿Cómo van a trabajar los municipios, si no han aprobado su presupuesto para este año? En verdad son veinte, pero como si estuvieran empeñados en crear más problemas de los que ya existen por soberbia y, desde luego, por incapacidad, lo que es verdaderamente preocupante. ¿No cree usted?

 

IMPEPAC SIN RECURSOS

El consejero electoral Enrique Pérez Rodríguez asegura que el presupuesto sólo alcanza para el pago a partidos y el gasto corriente; por lo que solicitarán ampliación de 25 millones.

Lo grave es que no les dan dinero y no hay quien supervise su gasto. Hay Consejeros que, dicen, se llevan hasta los garrafones de agua para su casa; imagínese usted si eso es con el agua, ¿cómo será lo demás?

Por lo pronto, el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana, según dice un consejero no cuenta con recursos financieros para organizar las próximas elecciones del 2021. Muy fácil, hay que revisar cómo se ha manejado el recurso y cómo se ha aplicado; y si está correcto, darle los recursos, pues sin dinero no se pueden hacer elecciones. Tenemos la democracia más cara del mundo y si se quiere seguir con ella igual, hay que darles con qué. 

De acuerdo con el consejero electoral, el presupuesto de 58 millones de pesos que autorizó el Congreso del estado para el organismo es insuficiente.

En entrevista, la autoridad electoral confirmó que el monto asignado por los diputados al organismo para este 2020 alcanzará sólo para el gasto operativo, no así para la organización y desarrollo del proceso electoral que iniciará en septiembre próximo.

Por ello, adelantó que el Consejo Estatal Electoral del Impepac estará obligado a solicitar una ampliación presupuestal de al menos 25 millones de pesos.

Explicó el consejero que en septiembre iniciará el proceso electoral, y con ello el Impepac deberá concretar la instalación de los consejos municipales y distritales, para lo que se requerirá de la contratación de personal eventual.

“Yo estoy confiado en que para septiembre tendremos la ampliación presupuestal y arrancaremos con el inicio y la instalación de los consejos municipales y distritales”, manifestó el consejero electoral y recordó que para este año, y por primera vez en la historia de Morelos, serán 36 los consejos municipales que se instalarán, pues se elegirá a las autoridades de los tres municipios de origen indígena.

El pasado lunes los diputados autorizaron para el Impepac, dentro del Paquete Económico del Gobierno del Estado, para este 2020, un monto de 137 millones de pesos, de los cuales 79 millones corresponden a las prerrogativas de los partidos políticos.

Lo que no se entiende es en dónde está la presidenta que debería de ser la que solicite dichos recursos; los consejeros sólo son parte del consejo, pero la administración está a cargo de la presidenta y el secretario ejecutivo, pero de que hay quienes tienen complejo de importantitis, sin duda los hay. ¿No cree usted?

 

Teodoro Lavín León
lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin