Hasta el día de ayer varios de los alcaldes pretendieron que el Congreso reformara las leyes de ingresos de sus municipios y la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuenta Pública determinó no dar cabida a un nuevo análisis en torno a esas leyes de ingresos para 32 ayuntamientos, y fueron ya rechazadas en el pleno.
La titular de ese órgano colegiado, Rosalina Mazari Espín, dijo que, bajo ese argumento, la legislación al respecto debe de quedar con los lineamientos anteriores; esto con el objeto de “evitar amparos y controversias constitucionales”; en suma, “para estar apegados a la legalidad”, arguyó la presidenta de la comisión, quien, al tomar esta decisión, contraviene los anhelos de sus homólogos de la bancada de Movimiento de Regeneración Nacional, quienes en días pasados habían manifestado su apoyo a los munícipes, bajo el estigma de que era posible retomar la discusión.
La presidenta fue clara en señalar que durante la reunión con el Ejecutivo del Estado se realizó el planteamiento de que se pudieran retomar sus esquemas, con objeto de evitar la molestia de los munícipes, pero, después de un examen hecho al interior de la Comisión de Hacienda, se estableció que la ruta jurídica era: “que se queden con las leyes del 2019, que son con las que ellos ya están trabajando”. Esto porque la normatividad es diáfana, puesto que precisa un plazo perentorio para su presentación “el primero de octubre del ejercicio fiscal anterior”.
Al mismo tiempo informó que viene a continuación un “ajuste” a las Unidades de Medida y Actualización, “con el 25 por ciento adicional que este Poder Legislativo ya votó en el Pleno, para derogar la Ley de Hacienda Municipal” y que, cuando esto se lleve a cabo, “existe la posibilidad de que los alcaldes soliciten a la Comisión de Hacienda, o a este Congreso -a los diputados-, que haya un incremento a la cuota de los derechos” en el orden del 15 por ciento, “como se ha venido manejando”.
Fue contundente al señalar que las iniciativas del 2020 “ya no pueden volver a presentarse, porque ya fueron desechadas”. La “lluvia” de amparos, en su caso, afectaría otros rubros.
Las posibles modificaciones se darán en función de las leyes del año pasado. “Es la única vía”, expresó. Los presidentes podrían hacer una solicitud, en el marco de la siguiente semana, sobre la base del aumento de la cuota de los derechos. “Es lo que finalmente quieren”, puntualizó.
Al parecer, la situación es bastante complicada, porque ¿quién es el culpable de que no se hayan aprobado las nuevas leyes de ingresos y por qué el Congreso no cumplió a tiempo, lo que traerá un problema político en el estado?
Con lo cuidadosa que siempre ha sido la legisladora -es la que más experiencia tiene en el cargo, ya que ha sido diputada federal y local ya varias veces- se me hace difícil imaginar que no halle otra solución legal, ya que, antes de conocerse la determinación legislativa, los alcaldes de los 32 municipios a los que les fueron rechazadas sus leyes de ingresos con el argumento de que había incrementos en impuestos para resarcir el 25 por ciento del Impuesto Adicional, anunciaron que “iban con todo” y, presuntamente con el apoyo de cuando menos 14 legisladores, según dijeron, mantendrían el mismo porcentaje del 25 en el ajuste de sus iniciativas, y no del 15 como lo hizo la presidenta de la Comisión de Hacienda.
Por su parte, el Presidente del Instituto de Desarrollo y Fortalecimiento de los Municipios de Morelos manifestó que habían cabildeado y logrado el consenso de cuando menos 14 diputados, los que integran la bancada del Partido Movimiento de Regeneración Nacional, del Humanista y dos más que se sumaron, además de las siete legisladoras que conforman el grupo G7, como se las conoce; pero, al parecer, le dieron atole con el dedo, o más bien le vieron la cara.
Al ser entrevistado en las instalaciones del Quinto Regimiento Mecanizado, el Presidente del IDEFOMM señaló que ellos habían aceptado una propuesta de parte del grupo parlamentario de Morena y del Humanista, quienes consideraron que era justo que se presentaran las iniciativas como fueron entregadas desde el mes de diciembre. “Ellos indicaron que ya habían analizado nuestras propuestas y sólo se hicieron ajustes, no incrementos de impuestos”, dijo. Al mismo tiempo señaló que los alcaldes se dieron a la tarea de hacer cabildeos entre los legisladores, con el fin de saber si se podía contar con el número suficiente de votos. Sin embargo, por la tarde se oficializó que sus esperanzas quedaban formalmente enterradas.
Eso tendrá repercusiones políticas, pero esperemos que en paz y tranquilidad para nosotros los ciudadanos que no vemos claro; el año pasado se dio el presupuesto más grande en el estado y el progreso aún no se ve por ninguna parte. ¿No cree usted?

Teodoro Lavín León
lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin