El “cobro de piso” es una de las maneras en que la delincuencia demuestra que es quien manda en la plaza. Y eso está pasando en la ciudad de Cuernavaca, las quejas de los dueños de negocios del Centro Histórico de la ciudad no saben qué hacer ni cómo pedir ayuda, ya que se les está “exigiendo pago de piso”. Así nos damos cuenta del estado fallido en que vivimos.

Dígase lo que se diga, y a pesar de la Guardia Nacional, el crimen está mandando en la ciudad de manera clara; ahora en el centro y en las avenidas más comerciales de la ciudad, Río Mayo y San Diego, el cobro de piso y la amenaza de muerte a los que no paguen es cosa de todos los días. Así nos llegan las quejas de cientos de comerciantes.

¿De qué nos sirve gastar los millones de millones en seguridad?, si los ciudadanos que tienen un trabajo honrado todos los días tienen que darle sus ganancias a la delincuencia, nada más porque ésta es quien manda. La obligación del Estado es darnos seguridad a los ciudadanos, y la verdad es que no puede; sólo le hace mucho al cuento, pero la inseguridad crece y crece.

¿Cómo no va a crecer?, si los elementos para que se desarrolle están en manos de todos. ¿A qué me refiero?, a que los factores que permiten el desarrollo de la delincuencia en cualquier parte del mundo están presentes en la ciudad.

Son tan tontos los representantes de la ley, o no sé cómo calificarlos, que prohíben que se venda una copa de vino en los intermedios de espectáculos como la ópera en el Centro Cultural Teopanzolco, donde el 90% de los asistentes son adultos mayores y personas de reconocida probidad, y se hacen tontos con los antros del corredor norte de la ciudad en Ocotepec, Ahuatepec y Chamilpa, que funcionan impunemente con menores de edad, tráfico de mujeres, venta de alcohol a cualquiera sin importar la edad y, además, usando hasta la banqueta y dejando a la gente caminar por el arroyo vehicular. Pero no se hace nada con el pretexto de que esos son usos y costumbres. Ahí es donde se incuba el crecimiento del crimen organizado porque los jóvenes son los más susceptibles para poderlos enganchar en el negocio, mientras la autoridad finge demencia, habla puras estupideces, no define nada y sólo siente que está en una pasarela de moda.

No entienden cómo se crea el crecimiento del crimen organizado, lo que pueden leer en cualquier parte; pero, como no les conviene saberlo, fingen demencia, se hacen como que la Virgen les habla, no hacen dada pero sí cobran casi como el Presidente de la República y no quieren arriesgar, se dedican a pelearse y hacer negocios como el de los estacionamientos de las plazas, que después de quitar las concesiones se pusieron de acuerdo con alguien por una “lana” y desde luego que ya regresaron los cobros al público que están fuera de la ley.

Y así es el negocio de acuerdo a como les cuadre, pero de las cosas importantes ni se enteran ni quieren verlas, hasta que no tengan un problema con un familiar o un cercano no van a decir nada. Mire usted, la diputadas están muy pendientes de los que les hicieron publicidad en contra al venderse con el Gayosso porque recibieron concesiones chuecas y ahora lo van a defender. Y de la inseguridad, del crecimiento de los antros y del “cobro de piso” no se enteran como debería de ser su obligación. Mire esta nota:

“La diputada morenista Elsa Delia González Solórzano anunció que intercederá por los transportistas que compraron permisos de manera ilegal en la administración pasada, para que el gobernador los escuche y evitar protestas sociales. Aunque la legisladora que preside la Comisión de Tránsito, Transporte y Vías de Comunicación en el Congreso local admitió que una reunión con quienes buscan regularizar sus taxis y rutas sería validar sus demandas, pues actuaron fuera de la ley, también sostuvo que no atender las demandas de los transportistas sería un riesgo, pues han amenazado con llevar a cabo bloqueos carreteros en todo el estado para presionar al gobierno estatal. “Tenemos que tener sensibilidad con ellos para poderlos tratar por parte del gobernador, voy a buscar una reunión para que los pueda atender porque hay una amenaza por parte de ellos, si no se les atiende, de cerrar y de bloquear las arterias principales del estado en pocos días. Yo hice el compromiso con ellos de que iba a buscarles esa reunión”, apuntó la presidenta de la Comisión de Tránsito, Transporte y Vías de Comunicación.

Y no tiene la sensibilidad cuando a los comerciantes que pagan impuestos y que están establecidos los golpea la delincuencia, cuando en los antros en su cara se reclutan jóvenes. De eso no se enteran porque los regañan del gobierno. Así no sirven como servidores públicos, por eso estamos como estamos. ¿No cree usted?

 

Teodoro Lavín León
lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin