Como si fueran niños jugando, el alcalde de Cuernavaca y el comisionado de Seguridad del estado juegan a “tú la traes”, en lugar de resolver el problema de la seguridad pública; así son de irresponsables, pues la inseguridad sigue cada día peor y, a pesar de todas las mentiras que nos digan, la cosa no cambia, sino que, por el contrario, empeora cada día. Lo más lamentable es que los ciudadanos ya vemos con naturalidad que haya muertes violentas diarias y en fines de semana y que la cifra rebase las diez personas asesinadas; eso es lo más grave.
Mientras tanto, las autoridades se echan la culpa unas a otras, como si eso sirviera de algo; no entienden que estamos hartos de discursos y lugares comunes a nivel nacional que no sirven de nada, en la manera tramposa de hacer los comparativos que el gobierno estatal nos quiere enjaretar.
Por lo pronto, la inseguridad sigue y a ellos sólo se les va en palabras, vea usted:
El presidente municipal de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo, aseguró que, en caso de que algún funcionario del Ayuntamiento capitalino resulte involucrado en el robo de tres camiones registrado hace unos días, éste tendrá que pagar las consecuencias. ¡Ni modo que lo feliciten y le den un premio!, lo que se debe de hacer es mandarlo a la cárcel y obligarlo a regresar lo que se robó.
“Ya no le voy a dar reflectores a lo que diga Capella, porque todo este asunto es parte del juego que siempre ha tenido en mi contra”, insistió Blanco Bravo.
El alcalde dijo que no caerá en el juego del señor comisionado, “pero si hay algún funcionario municipal involucrado, entonces tendrá que pagar las consecuencias”.
Aseguró que el comisionado no se puede adelantar a los hechos, pero reconoció que todo se trata de una cuestión de dimes y diretes. Se pronunció porque el caso del robo de los vehículos de las instalaciones de la Secretaría de Obras Públicas municipal se esclarezca y pague quien haya cometido el delito. Eso, señor alcalde, es precisamente lo que los cuernavacenses esperamos.
Blanco Bravo mencionó saber de antemano que intentarían culparlo, así como había ocurrido con el asesinato de un empresario de la Feria de Cuernavaca. Refirió que él seguirá trabajando a favor de la ciudadanía y, gracias a su capacidad intelectual, calificó como una tontería lo dicho por el comisionado en el sentido de que se trató de una patrulla turística la que estuvo involucrada en estos hechos, ya que las unidades que el Ayuntamiento tiene de este tipo son blancas y no concuerdan con la denuncia.
“Esa persona (el comisionado) debe de cuidar a la gente y ver lo que está pasando con los asesinatos, los robos a casas habitación y automóviles”, opinó.
Por su parte, el comisionado de seguridad dice que funcionarios del gobierno municipal de Cuernavaca sabotean el trabajo de combate a la delincuencia en la ciudad y en el estado, al dar a conocer que en el robo de tres camiones y esculturas del almacén de la Secretaría de Infraestructura Urbana y de Obras y Servicios Públicos del municipio, en la colonia Revolución, podrían estar involucrados servidores públicos. Por principio, en la primera parte afirma que fueron funcionarios municipales los ladrones, y el que afirma está obligado a probar; que diga quiénes fueron, con nombres y apellidos; eso queremos los ciudadanos, lo demás es pura farsa.
El comisionado informó que fueron recuperados en la Ciudad de México gracias a la coordinación y apoyo con las autoridades de la capital del país, y señaló que hay cinco personas detenidas (que se den nombres), entre ellas dos elementos de la Policía Turística de Cuernavaca y tres presuntos delincuentes de Huitzilac.
Acusó que se realiza boicoteo a la labor de la CES por las cuestiones de seguridad, y que el Ayuntamiento cobija a por lo menos 50 elementos de la Policía Preventiva y Turística que debieran ser dados de baja por no acreditar los exámenes de control y confianza además de incurrir en graves anomalías, contribuyendo al enrarecimiento y problemática de inseguridad que se padece en el estado.
Qué manera tan simple de lavarse las manos como Pilatos; si él sabe que existen, que señale cómo se llaman, en lugar de ocupar el C5 para espiarnos a los que nos gusta decir la verdad, porque es un escándalo que espíen a los periodistas y les aseguro doble contra sencillo que mi teléfono está más intervenido que el de los narcos, con los que la autoridad se pone de acuerdo porque de otra manera no se entiende que con tanto dinero y las maravillas que dicen del C5 existan colonias en Cuernavaca en manos de la delincuencia organizada y que la policía finja demencia; esa es una realidad que vivimos todos los días y, así hagan mil declaraciones amañadas, nadie les cree ya.
Lo correcto sería que acabaran efectivamente con la delincuencia, porque a la fecha las cosas siguen igual, y que los responsables de la seguridad, que son las autoridades estatales y municipales como lo señala la ley, en lugar de pelarse que resuelvan el problema para beneficio de todos. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...