La tragicomedia que vivimos en Cuernavaca y Morelos es verdaderamente una medida política; hay cosas que, en verdad, lo único que dan es vergüenza.
Desde luego en este pleito absurdo los únicos que perdemos somos los ciudadanos de Cuernavaca, los morelenses que aquí nacimos y vivimos, y todos los que han decidido hacer de esta ciudad su residencia; las ambiciones personales están desatadas.
La definitividad de las etapas de los procesos electorales en México está vigente desde 1997 en la ley electoral o Código de Procedimientos Electorales, como se llamaba desde un principio; dentro de su texto se señala la definitividad de las etapas del proceso electoral y blinda cada una de ellas.
Lo que está sucediendo en Cuernavaca es inédito, mientras que la autoridad electoral juega a ser un avestruz que esconde la cabeza y no dice nada. No entiendo cómo permite que prácticamente a nivel nacional le digan idiota, y califiquen sus actos de ilegales y con posibilidades de corrupción; lo único que tenían los organismos electorales después de las elecciones de la alternancia 1997 y 2000 era el prestigio y la convicción de los ciudadanos mexicanos y morelenses de que las autoridades electorales cumplíamos con la ley y que los votos se contaban y contaban.
Todo esto se perdió con las modificaciones electorales, cuando los partidos políticos iniciaron el método del “pastel”, para repartirse lo que deberían de ser consejeros electorales verdaderamente ciudadanos, lo cual desde luego no lo fueron, pues se repartieron las plazas como si fueran parte de los derechos de los partidos políticos, lo que desde luego ha acabado con el principio tan importante de imparcialidad.
Pero la ley no ha cambiado en lo fundamental, en lo que se refiere al principio de definitividad de las etapas de los procesos electorales; ahí es muy clara: aquellos que discuten que impugnaron y no ganaron cuando lo hicieron después de haber concluido la etapa del proceso, no son más que ignorantes y el egocentrismo de sus personas no les permite entender o interpretar lo que las leyes señalan.
En Morelos tenemos el peor Congreso de la historia, en el que la corrupción y prepotencia de los diputados locales es insultante, para la ciudadanía; desde luego que lo que el Congreso acaba de aprobar sobre el juicio político contra el alcalde de Cuernavaca es un acto de corrupción y de entrega del propio Congreso al Ejecutivo estatal. No es posible que una bola de corruptos cínicos abusen del poder que les da la ley y manipulen un juicio político totalmente fuera de la norma, nada más porque no quieren que los regañen. Pero ayer la Suprema Corte de Justicia le ordenó al TSE que detuviera el juicio, por lo que el alcalde suspendió su huelga de hambre.
Que quede claro que creo que el alcalde de Cuernavaca es un pésimo alcalde, que ni entiende su función y menos lo que es nuestra ciudad; pero cada pueblo tiene el gobierno que se merece y por ello tenemos este tipo de autoridades; pero lo que no entiendo, el que se hable e insulte a la autoridad electoral que cumplió con la ley.
El principio de definitividad de las etapas de los procesos electorales es aquel que señala que sólo se pueden impugnar las acciones dentro de la propia etapa y que al terminar ésta queda legalmente aprobado lo que en ella se autorizó; el registro del ahora alcalde se hizo en tiempo y forma, y no fue impugnado dentro del plazo que marca la ley; por eso, cuando el Partido de la Revolución Democrática lo impugnó fuera de tiempo, lo perdió, porque estaba ya el proceso en otra etapa y, de acuerdo con este principio, era cosa juzgada, por ello la autoridad electoral hizo lo correcto. Y también por ello no entiendo por qué no se defiende. Sé que no es fácil luchar contra el poder y la prepotencia, pero como autoridad electoral hay que hacerlo para tener credibilidad.
Durante esta comedia se han hecho cosas que no podemos dejar pasar; el haber balaceado la sede de un programa de radio es contra la ley y todos los que de una u otra manera estamos indignados, los que escribimos con responsabilidad, estamos en contra de este tipo de actitudes gansteriles que se están dando en la ciudad.
Que el Mando Único tome las instalaciones del Museo de la Ciudad dizque para protegerlas es un acto de prepotencia del gobierno estatal, puesto que no se lo pidió al Ayuntamiento que es independiente del Gobierno del Estado. La tragicomedia sigue después de la huelga de hambre incluida, mientras Cuernavaca se hunde en la mugre y la inseguridad, con los peores servicios del país. ¿No cree usted?
PERO TAMBIÉN hay noticias buenas. El legendario Plácido Domingo interpreta un nuevo rol de barítono en el Met de New York, ya que continúa la temporada de ópera en enero de 2017, con el “Nabucco” de Verdi, primorosa obra que exalta la lucha por la libertad del pueblo. Esto podrá ser visto el sábado 7 de enero, a las 12:00 del día.
Sábado 7 de enero, transmisión directa desde el Met en pantalla gigante de alta definición, en el Auditorio del IMTA, al mediodía. Paseo Cuauhnáhuac 8532, Jiutepec. Amigos de la Música invita.

Por: Teodoro Lavín León / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...