Cuando el gobernador electo de Morelos Cuauhtémoc Blanco Bravo acudió a reunirse con Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México, a su ingreso fue abordado por la prensa para interrogarlo sobre las investigaciones contra el gobernador actual Graco Ramírez Garrido Abreu.
“Toda la gente sabe lo que ha hecho el gobernador, no es una persecución política simplemente, hay que hacerle justicia a la gente y ya lo dije muchas veces: soy una persona que de frente voy a decir las cosas; yo no me voy a callar porque amo a mi país, quiero mi país y así soy no voy a cambiar mi forma de ser, caiga quien caiga; lo he dicho muchas veces: caiga quien caiga. Vamos a revisar ahora que lleguemos, primero Dios, el primero de octubre con este gobernador que se va y los diputados que se vendieron”, dijo el Alcalde de Cuernavaca a los medios de comunicación. 
Todos sabemos que este fue el principal discurso del gobernador electo durante su campaña, pero desde luego que lo más importante es la muestra de unidad  que han dado los morenistas al declarar a través de  un manifiesto firmado por todos los senadores de Morelos, diputados federales, locales y alcaldes electos de la Coalición Juntos Hagamos Historia, donde se dirigen al Gobernador de Morelos y a los diputados para pedirles que rindan cuentas al salir y que asuman sus responsabilidades.
En el manifiesto, los futuros funcionarios también respaldan a Cuauhtémoc Blanco Bravo. En esta misma reunión, a Rabindranath Salazar Solorio se le designó como coordinador estatal en Morelos que asumirá las funciones de las delegaciones que se espera que desaparezcan y se concentren en esta única figura.
Desde luego que es una muestra de unidad, que no se había visto hace muchos años, el que todos apoyen incondicionalmente al gobernador electo y al coordinador federal; esto habla de que habrá en Morelos orden y que el trabajo estatal, federal y municipal se hará  de manera coordinada y, desde luego, significa un buen camino para Morelos.
El trabajo en equipo es algo que siempre da mejores frutos y por supuesto será la manera clara y sencilla de cómo trabajará el gobierno estatal que tomará posesión el primero de octubre.  
A pregunta expresa a varias gentes que he entrevistado en diferentes colonias de Cuernavaca, sienten cada una de  ellas que ésta es la única esperanza que nos queda como ciudadanía, ya que han gobernado todos los partidos y unos y otros sin excepción lo han hecho mal.
Y lo han hecho tan mal que ahora resulta que los diputados aceptan que se equivocaron al aprobar reformas que extinguen fondos estatales y que afectan al sector empresarial y turístico, por lo que aprobaron un punto de acuerdo para pedir al Ejecutivo estatal que la modificación no fuera publicada, lo que ocurrió demasiado tarde, pues el ordenamiento en cuestión fue publicado desde este viernes en el periódico oficial “Tierra y Libertad”; imagínese nada más qué falta de seriedad después del ridículo que han hecho, de la cantidad de veces que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha echado atrás sus acuerdos. No entienden y no lo hacen porque han sido una comparsa del ejecutivo, no unos legisladores.
Ahora que por fin los  miembros de las diferentes asociaciones de abogados del estado, que al parecer ya le perdieron el miedo al ejecutivo, así como las inconformidades de los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial, se propuso el referido exhorto y, antes de aprobarlo, diversos legisladores de oposición pidieron la palabra.
La representante de la bancada panista, Norma Alicia Popoca Sotelo, quien expresó que el Gobierno del Estado debe ser facilitador de condiciones adecuadas para que las empresas de la entidad prosperen y generen fuentes de empleo, aseguró que desde el inicio se debió consultar a los empresarios.
Otro de los opositores, que al parecer no se ha vendido, el representante del Partido Humanista Jesús Escamilla, se dijo apenado por aprobar una ley que perjudica a diferentes programas sociales. Además, agregó que no volvería a validar reformas o leyes que no sean previamente discutidas o analizadas; da tristeza ver a los legisladores del PRI agachados y miedosos,  además de cínicos como el ex Presidente del Congreso que da apena ajena.
Como era de esperarse, mientras ellos hacían la faramalla minutos antes de que la Presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado solicitará un receso en la sesión ordinaria, en el periódico oficial del Estado “Tierra y Libertad” se publicaron los decretos Tres mil 250 con que se reforman y derogan diversas disposiciones de la Ley General de Hacienda del Estado de Morelos, de la Ley de la Coordinación Hacendaria del Estado de Morelos, de la Ley de Desarrollo Económico Sustentable del Estado Libre y Soberano de Morelos y Dos mil 351, con lo que “se aprueba el Presupuesto de Egresos del Gobierno del Estado de Morelos para el ejercicio fiscal del 1º de enero al 31 de diciembre de 2018, así como se abroga la Ley del Fondo para el Desarrollo y Fortalecimiento Municipal del Estado de Morelos, dada la autonomía constitucional de la Fiscalía General del Estado y el Fortalecimiento de otros tribunales estatales, además de que se pretende lograr un balance presupuestario sostenible, lo que nos muestra una farsa más que los legisladores trataron de armar para cubrirse las espaldas, como si no los conociéramos. No cabe duda de que tiene razón el gobernador electo: hay que meterlos a todos los que han aprobado estas modificaciones al “bote”, por traidores a los ciudadanos. ¿No cree usted?

Por:  Teodoro Lavín León / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...