compartir en:

Como en un cuento de hadas, las cosas en el Congreso del Estado que ha sido el peor de la historia morelense, y quizá del país, porque es el único -que yo sepa, y perdone usted mi ignorancia- que le ha quitado derechos a los ciudadanos que eligieron a sus miembros, estos brillantes “representantes” de todos mis paisanos, a través de los grupos parlamentarios –según me cuentan- obligaron al licencaido Paco Moreno a renunciar  a la Presidencia del Congreso, para nombrar a su colega la señora Beatriz Alatriste, quien desde el piso más bajo sube ahora al más alto cargo de la representación ciudadana, a pesar de ser una mujer sin palabra, que no respeta sus compromisos y que además protege a su asistente, quien mató a su mujer y a su cuñada. Pero, para no comprometerse, ella se escondía pretextando una enfermedad; ¡ésa es la que dice defender a las mujeres!
Beatriz es una mujer a la que formó la ex candidata a la gubernatura, quien la puso en el OMPRI, que es el organismo de mujeres del CDE del PRI, el que sólo queda en el Estado como una agrupación donde se juntan las mismas mujeres que siempre han estado en la organización -cada vez menos- y más de membrete que de efectividad; de esta manera, y al más viejo estilo priista, la seudo dirigente, con alabanzas clásicas de los viejos políticos, consiguió la candidatura a la diputación que hoy ostenta; y al tener un desencuentro con su antigua jefa, se volvió parte del grupo del ex candidato a la gubernatura, quien la ha apoyado y -como La Cenicienta- desde abajo llega a la Presidencia del Congreso. Desde luego que de donde viene es importante, pero más importante es que siendo una mujer ignorante enciclopédica y que no tiene sentido de lo que es la palabra, ya que es la clásica política que promete y no cumple, ahora según ella va a componer las finanzas del Congreso, el cual en su última enfermedad nos costó a los morelenses tres millones de pesos y que -dicen los que saben- fue una de las acusaciones hechas a su antiguo líder.
Mala suerte tenemos de que los partidos políticos sigan siempre proponiendo a los mismos personajes, y si no a los hijos, a los nietos o alguien de la familia, para mantenerse en el poder; y son personas como la susodicha las que llegan al aplicarse la famosa frase de Maquiavelo: “El fin justifica los medios”. Quizá en aquella época era lo correcto pero no lo es ya que estos políticos lleguen sólo porque han sabido lambisconear al poderoso y tratar con la punta del pie a los simples ciudadanos. Es una desgracia que una gente como la ahora presidenta, que no tiene palabra, no vale la pena y no sirve, y si a eso le agregamos la ignorancia y la falta de preparación y la poca personalidad se convierta en una Cenicienta, que con las medidas un poco cambiadas, en lugar del número uno de zapatos pasa a ser del cinco o seis y así sucesivamente. Y ya empezó de inmediato con las declaraciones llenas de  palabras, pero sin decir absolutamente nada importante porque no sabe nada. Mire usted qué extraordinaria cátedra de política: El principal interés de la Presidenta de la Mesa Directiva es “garantizar el buen funcionamiento del Poder Legislativo”.
La nueva Presidenta de la Cámara de Diputados, la diputada priista Beatriz Vicera Alatriste, anticipó que la situación financiera del Legislativo será analizada de forma “meticulosa”. Precisó que su principal interés es garantizar el buen funcionamiento del Congreso del Estado, que a partir de este miércoles representa.
Agregó que uno de los pendientes del Congreso es el acercamiento con los trabajadores sindicalizados, que hace ya casi tres meses se encuentran afuera de la sede legislativa en plantón, en protesta por las reformas a la Ley del Instituto de Crédito. Por lo pronto, la legisladora ya tuvo una primera charla con los trabajadores.
Vicera Alatriste dijo que aceptaba con mucho gusto y responsabilidad, el encargo que le confirieron por unanimidad sus compañeros diputados.
También resaltó la participación con la que cuenta la mujer en la LIII Legislatura, ya que es la primera ocasión en que la totalidad de la Mesa Directiva está conformada por mujeres.
La historia de Morelos se empaña con este tipo de dizque políticos que no entienden que hay que servir, que tenemos que aprender de lo que le está pasando a la Iglesia, que todo te perdona por una limosna; que entiendan que repartir limosnas al pueblo, atracarlo, quitarle derechos y aceptar y aprobar leyes que van en contra de la comunidad nos pinta de cuerpo entero, por no mencionar a los que sin sustento -ya no digamos académico, porque sólo leen y saben firmar-, sin moral propia viven en la falsa moralidad de la modernidad que ya se quedó atrás y tienen solamente una  “responsabilidad” y meta que es ver cómo se hacen más ricos y cómo mantienen el poder. ¡Pobre Morelos con este tipo de funcionarias que hasta encubren a asesinos! Si la Presidenta del Congreso no es íntegra, ¿qué esperamos de su actuación? ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / [email protected]