Durante la décima octava sesión del Grupo Empresarial Morelos, nuestro presidente le dio la bienvenida a la oradora huésped, la Maestra en Psicología Paola Calvin Loayza, quien nos platicó sobre la construcción de la imagen en el sujeto del poder, de la siguiente manera:
“Antes que nada, muchísimas gracias por la invitación. El día de hoy lo quiero ver de igual forma, voy a comenzar a hablar un poco sobre una parte muy pequeña de lo que va a ser mi proyecto doctoral, es una parte de lo que voy a abordar en esta investigación durante estos 4 años.
“Para entender que no tenemos el conocimiento completo ni absoluto, cada uno desde su área puede aportar, pero también tenemos que aprender a dialogar con otras disciplinas. Todo se aborda desde la disciplina, así que yo como psicólogo voy abordar lo de la psique del ser humano, pero también abordar…
“Me metí en cuestiones de Antropología y Psicología, trabajo con muchos jóvenes, y me di cuenta que se quedaba corto, cuando vi que todo es tecnología en su día a día.
“De pronto no nos damos cuenta que hay muchas cosas que nos constituyen como humanos, a veces se dice es un hijo deseado o no deseado, pero desde el punto que quedaste embarazada ya es un deseo, sea cual sea la razón. Esto ¿qué tiene que ver con la personalidad del político?, pues mucho, desde donde he estado situada que es el psicoanálisis…
“El primer momento en que todos nacemos, el primer vínculo es la madre. Cuando yo hablo de relaciones parentales o de figuras representativas de quien está a cargo de esta persona, ella va a identificarla con esa primera figura parental, y desde ahí es como nosotros empezamos a percibir el mundo. Todos los cuidados parentales para que el niño pueda crecer el niño.
“Conforme vaya creciendo este pequeño, se va ir dando cuenta que este ser es independiente de ella, y va a haber una separación y este niño va a empezar a generar relaciones con otras personas, pero finalmente los padres o figuras parentales van a fungir como elemento primordial en el desarrollo de esta persona.
“En la clínica puedes conocer a padres que han puesto límites, que han cubierto todas las necesidades fundamentales del niño, pero resulta que este niño es completamente un caos, siempre buscando una respuesta muy básica y simplista diciendo que el niño es malo. Pero también está la parte biológica, la parte social que es súper importante, el niño va creciendo desarrollando, viviendo experiencias
“Se habla de un país paternalista en donde inclusive siempre dicen de una manera más coloquial de que solo estiramos la mano y queremos y queremos.
“Todo este conjunto de cosas externas que nos hacen ser un país muy particular, resulta que a veces nos perdemos de estas cosas de afuera y perdemos de vista al individuo, a sujetos que después suben al poder.
Por alguna razón se dan estas relaciones, no es casualidad y causalidad. Estas personas que son líderes de grupos o de comunidades completas, como los candidatos que estuvieron a la presidencia, buenos malo o más o menos. Es increíble ver cómo la misma población está enganchada con los que estuvieron a favor o en contar y también esto es de transcendencia histórica.
“Las cosas están sucediendo distintas y la forma de comunicación han sido distintas. El estar constantemente siendo golpeados por imágenes de medios de comunicación masiva o redes sociales, sí ha alcanzado a este imaginario colectivo y han situado a los sujetos a unos como los buenos y a otros como los malos.
“A pesar de que hay diferentes candidatos, hay algo común, ya que todos pedimos características semejantes como honestidad, personas íntegras, etc.
“De pronto nos quedamos con la cuestión de la imagen, hay una postura de un psicoanalista, quien ha llevado al psicoanálisis a trascender, él habla sobre la forma de cómo nos relacionamos con los otros. Hay un término que se llama colonización emocional, el plantea que desde que nosotros crecemos vamos adquiriendo características de personalidad, y esto es lo que nos da las herramientas para relacionarnos con todo el mundo.
“Hay veces que no nos damos cuenta de cómo enfrentamos esa relación, y no sabemos de dónde sacamos la idea o cómo resolvimos esto.
“Para que haya una colonización emocional debe de haber dos sujetos como nosotros. Cuando Cristóbal Colón llegó a nuestras tierras, hubo un sometimiento y se cambió toda una ideología, y para que se pudieran dar todo esto hubo ciertas acciones. Debe de haber un colonizador y un colonizado, si existe estos dos elementos va haber una colonización emocional. El colonizador de una manera muy sutil va a querer someter a su pareja, en donde uno está posicionado sobre el otro, y el otro lo va asumir a tal nivel de que ya no responda el otro y así le dé la razón absoluta al colonizador.
“Este puede ser hombre y mujer, hay muchos colonizadores emocionales en la sociedad, y el colonizado lo va asumir y va a jugar su roll, eso es lo que precisamente yo cuando empecé a estudiar la cuestión política, me pregunté qué está sucediendo, ya que a veces pareciera ser que el pueblo mexicano, no las minorías, asumimos absolutamente todo.”
Interesante, ¿no cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / [email protected] / Twitter: @teolavin

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...