compartir en:

El rector de la UAEM ‘plantó’ a los diputados de la Junta Política y de Gobierno del Congreso, que lo habían citado a comparecer para que explicara a qué se debe el déficit financiero de la máxima casa de estudios y por qué contrató un crédito por 600 mdp sin el aval del Poder Legislativo.
A lo largo de una hora, los legisladores esperaron la llegada del universitario al salón de plenos de la Cámara, donde sin él, a las 11:35 A.M, la presidenta de la Mesa Directiva, Beatriz Vícera Alatriste, abrió la sesión de la Junta Política y de Gobierno.
Para ese momento ya era del dominio público que el rector de la máxima casa de estudios había promovido un amparo contra lo que él denominó “el ilegal citatorio del Congreso” y, cobijado en una suspensión provisional que dejaba “las cosas en el estado en que se encontraban”, simplemente decidió no asistir; los coordinadores parlamentarios presentes en el salón de plenos Julio Espín, del PRD; Jaime Álvarez, de Movimiento Ciudadano; Javier Estrada, del PVE, y del PSD Julio Yáñez -que sumaban en voto ponderado a 17 diputados- y los diputados del PRD Eder Rodríguez, Edwin Brito, José Manuel Tablas y Enrique Laffitte, así como el panista Carlos Alaniz y el aliancista Ulises Vargas, acordaron dar lectura de manera pública a las preguntas que tenían preparadas para interrogarlo.
La primera en hacerlo fue la diputada perredista Hortencia Figueroa Peralta, quien advirtió al rector de la UAEM en ausencia que todos sus actos tendrían que haber respetado el marco legal. Ella ya había cuestionado que Vera hubiera contratado un crédito por 600 mdp sin el aval de la Cámara.
En su intervención, el coordinador de Movimiento Ciudadano, Jaime Álvarez Cisneros, defendió la facultad del Congreso para solicitar cuentas al rector sobre el manejo de los recursos de la UAEM, que goza de autonomía financiera, lo que le significa recibir cada año el 2.5 % del total del presupuesto del gobierno estatal. Aclaró que la comparecencia no era un asunto político o un tema de los buenos o los malos, sino una responsabilidad constitucional que tienen los diputados en torno a la rendición de cuentas: “… estoy convencido de que una de las responsabilidades más importantes de los diputados es la fiscalización de los recursos públicos, por eso creo que no es un exceso, tenemos el fundamento legal para motivar esta comparecencia y lamento que no haya asistido el rector, creo que pudo haber sido el momento oportuno para aclarar la situación financiera de la UAEM”, dijo.
La pregunta de Álvarez Cisneros al rector fue sobre por qué decidió contratar un crédito por 600 mpd con el Banco Interacciones S.A a sabiendas de que necesitaba del aval del Congreso; o cómo puede explicar que la UAEM, nuevamente, se encuentre en déficit financiero, considerando que en el año 2012 recibía 138 mdp de presupuesto y para el año 2013 se produjo un rescate financiero en el que se le otorgaron 490 mdp.
Para el diputado perredista Enrique Laffitte Bretón, el rector de la UAEM se asemeja a un personaje que decidió “mandar al diablo las instituciones”, y es que sistemáticamente evade ser fiscalizado; o bien, si la ley no le gusta, decide ampararse.
Concluyó la sesión de la Junta Política y de Gobierno del Congreso; horas más tarde, la presidenta de la Mesa Directiva, Beatriz Vícera Alatriste, dio a conocer que en la siguiente reunión del órgano político, en el que estén presentes todos los coordinadores de los grupos y fracciones parlamentarias, se fijará una postura en torno a la ausencia del rector o, lo que es lo mismo, “le sacaron” a tomar una determinación.
Y los que les  hicieron vacío ayer en la sesión de la Junta Política y de Gobierno fueron los coordinadores de las bancadas del PRI, Mario Chávez; del PAN, Víctor Caballero; de Nueva Alianza, Edith Beltrán; del PES, Esaú Mondragón, y Jesús Escamilla, del Humanista, quienes forman parte del denominado ‘G-10’.
Por otra parte, “por su probable responsabilidad en el uso indebido de atribuciones y facultades, abuso de confianza y lo que resulte”, la Secretaría de Hacienda interpuso la denuncia en contra el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos.
Además, el pasado 16 de agosto, la Secretaría de Hacienda dirigió el documento a la Fiscalía Especializada para la investigación de hechos de corrupción. Ante la serie de irregularidades detectadas en el manejo de las finanzas de la UAEM, y para no ser partícipe de éstas, la Secretaría de Hacienda del Gobierno del Estado de Morelos se veía obligada a dar vista a la Fiscalía, se dijo.
Se aclaró que los subsidios federales y estatales que corresponden a la máxima casa de estudios se han pagado de acuerdo al Presupuesto de Egresos, mismos que suman 336 millones 221 mil pesos de participaciones estatales y mil 47 millones de pesos por concepto de subsidio federal.
“En el mes de julio de 2014, la Rectoría de la UAEM celebró ilegalmente, por no contar con la aprobación del Congreso del Estado, un contrato de crédito con el Banco Interacciones por la cantidad de 600 millones de pesos”. Las acusaciones vuelan y se aumentan todas las de los funcionarios gubernamentales de Morelos. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León

lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin