La polémica que resultó de la elección de los consejeros de Morena y de su dirigencia para lo próximos dos años, el día miércoles durante la sesión pública de la Sala Superior del TEPJF, determinó reponer la elección de consejeros y de la presidencia de Morena en Morelos, en la que hubo un empate técnico entre las dos corrientes con 25 votos cada uno.
Esto, desde luego, le da para atrás a la dirigencia electa, ya que la determinación de los magistrados fue ordenar a la Comisión Nacional de Elecciones del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que se retire el nombramiento de consejero de ese partido a Ulises Bravo Molina.
La Sala Superior abordó la queja de la ciudadana Karen Yoselín Arizmendi Avilés, quien se inconformó con la resolución de la Comisión Nacional de Justicia de Morena, dictada en el expediente CNHJ-MOR-351-2022, que declaró infundados los señalamientos de ella, quien alegó la inelegibilidad de Bravo Molina.
Según la quejosa, el referido no podía postularse para congresista nacional, entre otras cuestiones, porque fue designado candidato a diputado federal en el proceso electoral 2020-2021 por el Partido Encuentro Solidario.
Los magistrados recordaron que, en los lineamientos para el Tercer Congreso Nacional morenista, quedaba claramente establecido que no podía postularse “una persona que haya sido candidato por otro partido diferente a Morena” en los procesos locales o federales 2020-2021 y 2021-2022, a menos de que hubiese sido parte de la coalición donde Morena participaba, lo cual no fue el caso de Encuentro Social.
Es por ello que la votación fue unánime, ya que en los motivos expresados en la ponencia, el Consejo de Justicia de Morena intentó hacer pasar al Partido Encuentro Solidario,  como si hubiese sido lo mismo que el ya para entonces desaparecido Encuentro Social con el cual, efectivamente, Morena se alió en 2018. Sin embargo, se trata de dos entes político-partidistas diferentes.
Al haber sido postulado Ulises Bravo por Encuentro Solidario en 2021, y ante los propios lineamientos de Morena para su Consejo Nacional, no podía ser válida su participación como aspirante a consejero morenista, designación que ya no puede ostentar Bravo Molina tras la determinación de anoche de los magistrados electorales.
Paralelamente, se tendrá que convocar por parte del Consejo Estatal de Morena para sesionar y elegir correctamente a los consejeros y a un nuevo dirigente.
Según nos informan, con la destitución del dirigente que ganó la elección, la primera opción que se maneja al interior del grupo ganador es que se reponga el procedimiento de elección sólo de presidente, lo que al parecer no debe ser así, sino de todo el Consejo.
De acuerdo a las reglas, en la prelación subiría como consejero Eduardo Galaz Chacón, directivo de la Secretaria de Movilidad y Transporte y hombre de confianza de su titular, Víctor Mercado 
Por otro lado, este miércoles se giró orden de aprehensión en contra de otro consejero, Luis Manuel Rodríguez Bernabé, con lo que también quedaría inhabilitado, y en la prelación subiría Jonathan Alegría, también del equipo de los hermanos Bravo Molina.
Con esto, el grupo del gobernador Cuauhtémoc Blanco no sólo mantendría sus 25 consejeros, sino que incluso aumentaría uno y, entonces, ese bloque está en posición de colocar al nuevo presidente afín a sus intereses que podría ser Quintín Barrera.
Como podemos ver, la noticia va de un lado a otro y no sabemos con certeza cómo van a quedar las resoluciones del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que se tienen que cumplir de manera obligatoria. Así que esperemos a ver cuál es el desenlace dentro del partido del gobierno en México. ¿No cree usted?
 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado