En la tarde del pasado martes le llovieron varios balazos a la residencia oficial en la ciudad capital de Morelos y de inmediato el gobierno emitió un boletín que dice: “El Gobierno del Estado de Morelos informa que se frustró un intento de asalto en las inmediaciones de la Residencia Oficial del Poder Ejecutivo” y se detalla que dos hombres pretendieron despojar a una persona de su efectivo, por lo que un guardia de seguridad le brindó auxilio y resultó herido, pero se descarta que se haya tratado de una agresión directa contra la Residencia Oficial del Poder Ejecutivo, como se ha especulado.
El elemento lesionado recibió los primeros auxilios y fue trasladado al Instituto Mexicano del Seguro Social. Los responsables se dieron a la fuga, pero ya fue localizada la unidad en la que se transportaban y en estos momentos se mantiene su búsqueda.
Como en el gobierno local son tan mentirosos, la verdad es que nadie les cree, pero esa es la postura oficial. ¿Cómo estará la delincuencia en Cuernavaca que se atreve a balacear enfrente de la residencia oficial del gobernador del estado?; lo que quiere decir, así de rápido, es que no se le tiene el mínimo respeto a la policía del Mando Único -o como le quieran poner- y la verdad es en realidad preocupante cuando se dan estas situaciones que nos hablan de lo mal que andamos en la seguridad en el estado de Morelos.
El propio ejecutivo tuiteó dos mensajes, uno de los cuales dice que “cerca de la residencia  oficial se registró intento de asalto a una persona, que fue evitado por un elemento de seguridad que resultó lesionado”; en el otro, a los dos minutos, escribió el gobernador: “Descartamos agresiones a residencia del poder ejecutivo, el hecho registrado esta tarde obedece a un intento de asalto que fue frustrado”.
Decía un viejo sabio: piensa mal y acertarás. Como que está raro que los rateros sean tan tontos para querer robar a una persona frente a la residencia del poder ejecutivo que tiene más de 40 años de ser la mansión oficial y todo mundo la conoce. Además, normalmente tratan de robar a personas que salen de los bancos, por ejemplo, y no a las que están en una calle cerrada y llena de policías que vigilan la casa oficial del gobernador.
De manera apresurada, el gobernador Graco Ramírez y el Comisionado de Seguridad Pública descartaron algún atentando en contra de Casa Morelos; en este sentido, se justificó que fue un intento de asalto en agravio de una persona que llevaba la cantidad de 85 mil pesos y que pasaba por el lugar.
El jefe policiaco, estando fuera del estado, detalló que la información que circula en las redes sociales fue falsa -como siempre dicen cuando no les conviene-, ya que de acuerdo con las versiones oficiales todo se trató de que una persona que traía una cantidad grande de dinero iba a ser víctima de robo por parte de dos sujetos. Sin embargo –según esta versión-, un escolta de la residencia oficial del gobernador Graco Ramírez, ubicada en la Colonia Reforma, del Municipio de Cuernavaca, intentó prestar auxilio, por lo cual fue atacado por los dos maleantes y resultó con lesiones en un brazo y una pierna.
“No hay ningún ataque en contra de la residencia oficial, estamos en búsqueda de los dos presuntos responsables y en cuanto tengamos resultados lo vamos a informar ante la ciudadanía”, dijeron las fuentes gubernamentales.
Otras fuentes policiacas revelan que alrededor de las 15:30 horas de este martes, se registró una balacera a las afueras de la residencia oficial del gobernador Graco Ramírez Abreu, hechos ocurridos sobre la calle Chimalacatlán y Jantetelco, de la Colonia Reforma, del Municipio de Cuernavaca.
El saldo del ataque fue un elemento de seguridad del gobernador lesionado, mismo que fue trasladado a un hospital, mientras que los dos sujetos se dieron a la fuga en un vehículo Jetta, color blanco, mismo que al parecer fue abandonado en la Calzada de los Estrada, en la misma colonia capitalina.
Sea como sea,  aunque no hubiera ataque directo a la residencia, el que los balazos se den allí es una muestra clara de la inseguridad que vivimos. ¿No cree usted?
Y, hablando de atracos, uno más al estado es la concesión por 30 años sobre el derecho de alumbrado público que los diputados van a aprobar, para beneficio del presidente de su partido; los veinte lambiscones, sin importarles la ciudadanía morelense, le van a dar a ese personaje la concesión del DAP. Chéquelo usted en su recibo de luz: ese dinero será para el “primer señorito” del estado por 30 años, despojando a los 33 municipios de Morelos de ese beneficio económico que otorga la Comisión Federal de Electricidad (CFE), en base a la facturación bimestral que la paraestatal cobra a los ciudadanos que disponen del servicio.
Esas son las cosas que en verdad indignan, son verdaderamente una recua los diputados. ¿Cómo es posible que hagan esas cosas en perjuicio de los municipios, que con trabajos tienen para pagar la nómina, sólo por la ambición de unos cuantos que quieren seguir durante 30 años viviendo a costa de los ciudadanos morelenses? ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected]   Twitter: @teolavin

 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...