A 23 años de la primera reunión de Los Cuernavacos (calificativo que se nos ocurrió darnos), el baile del día de hoy es ya una tradición en nuestra ciudad. Un día de hace 23 años, platicando después de una conferencia de Porfirio Muñoz Ledo en “La India Bonita”, platicamos Paco Guerrero, Elena de Florencia y su servidor de que los viejos de Cuernavaca veíamos que la ciudad había crecido muy rápido y nos perdíamos la pista, por lo que decidimos hacer una reunión para encontrarnos al menos una vez al año.
Le hablamos a Ramón Campo Tenorio, en ese momento gerente de “La India Bonita”, y él nos ofreció que se hiciera la primera reunión, que fue un verdadero éxito; tuvimos que cerrar la puerta, pues ya no cabía ni un alfiler y ahí nació la idea de que se hiciera un baile anual, por lo que elegimos entre todos a mi querida amiga -q.e.p.d.- Irma Matar, alias La Gorda, como la primera reina de Los Cuernavacos.
Con la ayuda de Margot Krause realizamos ese primer baile en Casa Nueva de “Las Mañanitas”, con la anuencia de Rubén Cerda, y la famosa Gorda lució extraordinaria en un baile lleno de alegría y color.
Así continuó la tradición, con la coronación de Esperanza Primera, la famosa Viru, y más tarde la siempre hermosa Gloria Quintana; después la Chepita Campo Tenorio y más tarde Claudia Martínez Lavín; en seguida Yolanda Tenorio; continuó la siempre adorada doña Lupita Corona de Díaz Garcilazo (q.e.p.d.) y en el siguiente año la siempre bella Piti Tabone; le siguió Pita Díaz Corona.
La mayoría de estos bailes fueron en el Centro de Convenciones, para regresar más adelante a Mañanitas con la coronación de la hermosa Landy Lupián Angulo; más adelante coronamos a Pau Villasante y el año pasado a Andrea Palazuelos, quien entregará el día de hoy la corona a María del Carmen de la Fuente Durán, quien reinará todo el 2018.
La idea de hacer una reunión como ésta es volvernos a ver todos aquellos que crecimos en Cuernavaca, o también aquellos que se han integrado a nuestra sociedad. Este año el beneficio del baile será para ayudar a los Bomberos de Cuernavaca, que están en una situación verdaderamente lamentable; así que juntos disfrutaremos de una hermosa noche de nuestra bella ciudad y todos ayudamos a una buena causa como es la de los bomberos.
Así buscamos, los que nos llamamos Cuernavacos, reforzar nuestra identidad cuando hemos tenido que soportar por error nuestro a gobiernos de fuereños que sólo nos han dejado una mala experiencia, por decir lo menos.
Cuernavaca, al haber sido desalojada de 1917 a 1919 desde luego que sufrió una pérdida de identidad y las viejas familias cuernavacenses se fueron del estado y muchos de sus hijos nacieron en diferentes partes de la república, algunos de ellos volvieron a los pocos años y otros duraron mucho más tiempo fuera.
La Revolución cobró su cuota a los cuernavacenses y, desde luego, cambió la estructura social de la ciudad. Somos hoy una ciudad cosmopolita, donde nuestro maravilloso clima del que queda poco la ha hecho famosa en el mundo, prueba de ello es que aquí han vivido grandes hombre a través de la historia.
En la época de oro de Cuernavaca tuvimos siempre a los principales políticos, que venían a descansar a nuestra ciudad, se dice que el Gral. Lázaro Cárdenas firmó la expropiación petrolera en la Escuela Normal de Palmira; y así grandes genios como Erik Fromm, Gutierre Tibón, Alfonso Reyes, Mario González Ulloa, Ricardo Guerra Tejada, Rufino Tamayo, Rosalba Revueltas, Alejo Jacobo, Adriana Yáñez Vilalta, Santiago Genovés, Ricardo Garibay, Rubén Pizano, Pepe Iturriaga, Sol Arguedas, Ramón Prats, Rafael Coronel, Vlady, Gloria Cejka, Valentín López González, Bernabé L. de Elías y Félix Frías Sánchez, junto con los de casa como Víctor Contreras, Rafael Cauduro y el cuernavacense por excelencia Jorge Cázares, que han formado parte de nuestra historia.
Cuernavaca es una ciudad maravillosa, lástima que esté descuidada, cochina y abandonada; necesitamos rescatarla, pero ese rescate sólo lo podemos hacer todos juntos, sintiendo que la ciudad es la extensión de nuestra casa, sólo así, con la participación de todos y cada uno de nosotros podremos sacarla adelante y recuperar la ciudad en la que muchos nacimos, la ciudad con paz, armonía, clima y belleza que tiene la nuestra de manera natural.
Los malos gobernantes se la han acabado; recuperémosla nosotros los ciudadanos para beneficio nuestro y, sobre todo, de nuestros hijos. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / [email protected]   Twitter: @teolavin

 

TAGS EN ESTA NOTA: