Lo sucedido en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos es verdaderamente grave; quien no se dé cuenta de la trascendencia de la acción, no ve delante de sus ojos. El atentado con  unas bombas chafas, para crear el caos, es algo serio y hay que investigarlo para ver el quién y el porqué.

El ataque a la universidad es un acto de terrorismo mal hecho en esta ocasión, pero está atacando a la casa de la cultura más importante del estado, y ocasionó que fueran evacuados alrededor de cuatro mil estudiantes del nivel medio superior y superior de la institución, a consecuencia de que en los sanitarios de las facultades de Artes y Ciencias Biológicas se descubrieron dos artefactos caseros que fueron detonados por una reacción química.

El titular de Protección Civil de la capital, Franky Mondragón, dio a conocer que fueron dos artefactos los que estallaron en la Facultad de Artes, mientras que en la Facultad de Ciencias Biológicas encontraron otro par que, afortunadamente, dijo, no detonó.

En un comunicado, Cuauhtémoc Altamirano Conde, titular de la Dirección de Protección y Asistencia de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), que esta mañana fueron evacuadas de las instalaciones de la denominada Unidad Biomédica en el Campus Norte tres mil 969 personas, entre estudiantes, profesores y trabajadores administrativos, debido a una amenaza de bomba, sin que se registrara ningún daño humano ni material. 

La Coordinación de Protección y Asistencia, a través del Cuerpo Venados, recibió una llamada anónima de amenaza de bomba a las 10:07 horas, y de inmediato se informó a la Coordinación Estatal de Protección Civil, la Comisión Estatal de Seguridad y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), de acuerdo al protocolo de seguridad universitario. 

Alrededor de las 10:26 horas se escuchó una detonación en la Unidad Biomédica, cuando ya se había podido evacuar a las comunidades de las facultades de Artes, Ciencias Biológicas, Diseño, Ciencias del Deporte, Contaduría, Administración e Informática y de la Escuela de Técnicos Laboratoristas, ubicadas en la Unidad Biomédica, sin que se presentara ninguna persona lesionada. 

“A los pocos minutos de la llegada de las autoridades de seguridad a la Universidad, se acordonaron las zonas para hacer recorridos, así como las revisiones de búsqueda y neutralización de algún artefacto sospechoso que pudiera poner en riesgo la vida de los universitarios”, dijo. 

El funcionario destacó que, posteriormente, arribaron a la zona elementos de la Fiscalía Estatal, los Servicios Periciales y del Comité de Investigación, para tomar registro fotográfico y dactiloscopía para realizar los dictámenes respectivos y aportar los elementos de prueba con el fin de integrar una carpeta de investigación, así como verificar a las personas que pudieron haber sido testigos y quieran denunciar los hechos. 

Cuauhtémoc Altamirano reiteró la importancia de que todas las unidades académicas universitarias cuenten con sus planes de protección civil para reaccionar en tiempo y forma ante cualquier contingencia, como sismos y amenazas de diversa índole, en tanto las autoridades competentes arriban. 

Altamirano Conde informó que la causa de la detonación fue un artefacto de fabricación casera, elaborado con una botella de “pet”, cuyo contenido era un líquido que hizo reacción química y, al explotar, generó el estruendo. Luego de la revisión de las autoridades, se informó que la explosión no causó daños materiales en los sanitarios de la Facultad de Artes, donde se ubicó el artefacto. 

Una vez concluidas las pesquisas de los servicios periciales, y retirado el acordonamiento del área, ya es posible reanudar las actividades académicas y administrativas en las unidades académicas evacuadas. 

Por su parte el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Gustavo Urquiza Beltrán, informó que ya se inició una denuncia ante la Fiscalía General de Justicia por los artefactos que explotaron la tarde de este miércoles en el campus Chamilpa.

Así lo declaró en entrevista con medios de comunicación, en donde precisó que la Máxima Casa de Estudios no cuenta con enemigos ni amenazas que pudieran ser la causa de los hechos que provocaron la evacuación de los estudiantes.

Dado lo anterior, consideró que podría tratarse de estudiantes quienes podrían ser responsables de estos hechos, por lo que en caso de que así sea, se aplicará las sanciones correspondientes que pudieran llegar hasta la expulsión

Agregó que las bombas eran de fabricación casera y contenían ácido muriático con aluminio y aunque no hubo personas heridas algunas personas presentaron crisis nerviosas.

Qué bueno que no pasó nada serio, pero, si no son alumnos descontentos, existen muchas y muy diferentes posibilidades, lo que hay que tomar en cuenta, es que  esto puede ser un ataque no al rector, sino al ejecutivo estatal, para crearle caos, pues su enemigo primordial, ya no sabe que hacer y a la fecha  no ha podido con él. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León / lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin


Las opiniones vertidas en este espacio son exclusiva responsabilidad del autor y no representan, necesariamente, la política editorial de Grupo Diario de Morelos.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado