No cabe duda de que la tragedia del 19 de septiembre nos ha enseñado muchas cosas. Primero, lo que es la verdadera fuerza de la naturaleza y que contra ella estamos totalmente indefensos, y además que la solidaridad humana está por encima de gobiernos, partidos políticos y religiones; la manera en que los ciudadanos actuaron con respecto a los demás es algo que nos muestra que la bondad aún existe en los seres humanos.

La manera en que los jóvenes sin ningún interés se presentaron para formar brigadas e ir a trabajar por sus hermanos morelenses, no tiene antecedente en la historia del estado. La verdad, da gusto recordar la solidaridad que pudimos ver de unos con otros en medio de la tragedia, más allá de las fanfarrias oficiales, en las que ahora reparten cheques a los pobres damnificados, como si fueran premios de concurso de televisión, para que el gobierno se haga propaganda y ver si recupera un poco de la popularidad perdida; el comportamiento de los ciudadanos morelenses ha sido ejemplar.

Y un ejemplo de ello nos lo han dado los “Artistas Unidos por Morelos”, quienes el pasado domingo, en el Parque Solidaridad, durante todo el día dieron lo mejor de ellos a través de su música para beneficio de los que están sufriendo después del 19 de septiembre.

En un acto sin precedente, los grupos musicales cantaron y ofrecieron lo mejor de su repertorio para juntar recursos para los damnificados; hubo música de todo tipo durante todo el día del pasado domingo, uno a uno, los artistas se fueron presentando en medio de las familias que paseaban por el Parque Solidaridad y que fueron uniéndose al espectáculo poco a poco.

En medio de toda esta tragedia es bueno ver que los morelenses, como nunca, nos levantamos y nos mostramos solidarios, a pesar de los muchos que también trataron de sacar provecho. La verdad es que los jóvenes pusieron el ejemplo.

Con picos y palas, cientos de jóvenes de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos formaron cadenas humanas junto a edificios en ruinas después del terremoto, en los lugares más apartados del estado, en un intento de ayudar a remover escombros y rescatar víctimas, incluso durante la noche, y si no cada día a las siete de la mañana llegaban a la sede de su escuela o facultad a esperar un transporte que los llevara a una de las zonas con problemas; esa muestra de solidaridad jamás vista en el estado es algo que nos debe enorgullecer, que esos jóvenes –a los que muchas veces los adultos criticamos porque están entregados a la tecnología y que tienen una mayor libertad que la que tuvimos en otros tiempos- nos enseñaron lo que significa la palabra solidaridad.

De esa misma manera, los artistas morelenses se unieron para enseñarnos que se puede dar en beneficio de todos un poco de lo que cada uno de nosotros tenemos.

Pero en México, como en Morelos, vimos actos increíbles. “Necesitamos agua y medicinas. ¡Botellas de agua, por favor!”, gritaban varios jóvenes. Con el brillo de lámparas y reflectores, los voluntarios y cuerpos de rescate buscaban entre piedras y ladrillos a posibles sobrevivientes de las decenas de derrumbes registrados en la capital.

Los voluntarios han sido, en su mayoría, los mismos vecinos y personas que transitaban por los lugares afectados y decidieron ayudar. Para colaborar con los rescatistas y paramédicos, la gente de los alrededores ofrece comida, agua y materiales de trabajo.

Fueron numerosos los muertos en la Ciudad de México, en Morelos fueron muchos también, la destrucción fue grave, nunca antes en nuestro estado habíamos tenido un terremoto de esta magnitud y nuestro patrimonio histórico quedó fuertemente dañado.

Vimos de todo: desaparecidos, gente atrapada entre los derrumbes, algunos avisando de su situación con mensajes de texto, incluidos niños bajo los escombros de una escuela. Casas, locales y escuelas quedaron reducidas a escombros.

Ciudades enteras como Jojutla, pero también cientos de rancherías y pequeños poblados a los cuales la ayuda ha llegado a cuenta gotas. Sería importante que a estas pequeñas poblaciones también se les tomara en cuenta.

Por eso, una felicitación a los “Artistas Unidos por Morelos”, por darnos a los habitantes de nuestro estado un poco de su talento y solidaridad. Así, con la participación de todos, Morelos podrá salir adelante. ¿No cree usted?

Amigos de la Música A.C. presenta una vez más al Vienna Piano Trio, el miércoles 15 de noviembre, a las 19:00 horas en el Centro Cultural Teopanzolco (CCT). Boletos en taquilla del propio CCTeopanzolco. Abierto de lunes a domingo de 11:00 a 18:00 horas. Teléfonos: 202 01 11 y 202 01 12.

Vivencias ciudadanas
Teodoro Lavín León
[email protected] / Twitter: @teolavin

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...