compartir en:

Laurin-Frenette dice que lo que aparece como beneficio, poder, prestigio y privilegios personales se ha concebido como la recompensa legítima de cualidades intrínsecas reveladas por un esfuerzo adecuado.
Y, lo que es más, que esta revelación de cualidades meritorias sea concebida, simultáneamente, como una contribución preciosa al bien de la colectividad e incluso al progreso de la humanidad y que los demás se convenzan de que la miseria, el desprecio y la impotencia que les corresponde en el reparto son la justa remuneración de la pequeña parte que sus modestos talentos les permiten tomar en el progreso de la especie humana.
Son los argumentos del liberalismo, pasar a justificar la desigualdad social, después de que en la postmodernidad se ha desvanecido la referencia a las clases sociales.
El individualismo que postulan los cuerpos teóricos y paradigmas, que tienden a dominar las investigaciones  de las ciencias sociales, imponen serias limitaciones al recurso de las clases sociales.
Es el individuo el peldaño desde donde se debe armar la constitución de lo social. Cualquiera que sea la formulación empleada se considera que la acción social siempre está determinada por la naturaleza individual del actor, es determinante la naturaleza del hecho social, concebido como el resultado de la acción individual; así, el individuo se erige, por definición, en conciencia y voluntad productoras del hecho social: escoge y establece sus condiciones y modo de existencia social en función de sus necesidades y de sus orientaciones.
Para este enfoque, el agregamiento de individuos es una clase social, nunca es una unidad que tenga características específicas diferentes a la sumatoria de los componentes individuales.
La sociedad es una red densa de relaciones, en que la suerte social de unos y otros es la definición de asuntos fundamentales de los sujetos sociales.
En contra del supuesto liberal, los grandes agrupamientos humanos son los que propician la acumulación de riqueza en unos segmentos sociales, a través de la expropiación de trabajo, y de manera simultánea, su contraparte: la acumulación de miseria y pobreza en otros.
Como justificación de la desigualdades sociales, el tema de nuevos actores y nueva identidad, ha sido un buen pretexto, por lo que es importante redescubrir las clases sociales, lo que implica desechar qué hicieron de esta categoría y sus derivaciones, como la lucha de clases, una formula omnicomprensiva capaz de explicarlo todo, que es su contraparte y termina no explicando nada. 
Son muchos los problemas ligados al estudio de las clases sociales:
 a.- ¿Cuántas clases sociales existen, ¿por qué, en ocasiones, se habla de dos, tres o más clases?
 b.- ¿En qué se diferencia la teoría de clases sociales de la teoría de la estratificación?, ¿por qué es inapropiado hablar de clases altas, medias y bajas y es más preciso referirse a burguesía, proletariado, terratenientes, etc.? 
c.- ¿Las clases sociales son un dato sociológico o sólo existen cuando toman conciencia  de su situación e identidad?
d.- ¿El proletariado se extiende o, por el contrario, asistimos a su extinción?
Estas  son las interrogantes para poder estudiar las clases sociales: 
¿Cuántas  clases sociales?, ¿dos tres o cinco? Éstas se van a dividir cuantas veces quiera el investigador. Existen variables como el nivel de ingresos  o estratificación. Pueden ser alto medio y bajo con tres sub estratos alto, alto; alto medio y alto bajo; habría nueve estratos y estos pueden continuar, pero existen criterios más estructurales para delimitar los grandes grupos humanos  llamados clases sociales.
Podemos hacer caso al manifiesto comunista, que sólo señala dos clases: dominantes y dominados; o a El Capital de Marx, que señala tres: terratenientes, burgueses y proletarios. O al 18 Brumario, de Luis Bonaparte, que agrega el campesinado y la pequeña burguesía.
En el Manifiesto tenemos una visión del desenvolvimiento histórico de larga duración en que se privilegian  los elementos centrales: dominadores y dominados.
El análisis medular es el que Marx hace en El Capital, y ahí hace presentes tres clases sociales fundamentales:
1.- Las que desarrolla la plusvalía.
2.- Las que la hacen por la vía de la renta.
3.-Los que sobreviven por medio del salario.
En el 18 brumario se analiza una sociedad concreta, la francesa, en un momento particular y el objeto del análisis es distinto porque se reconstruye y se hacen más complejos los conceptos, por lo que se tienen que definir los criterios para las clases sociales:
¿Hay criterios para definir las clases sociales?
Las clases son grandes grupos de hombres, que se diferencian entre sí por el lugar que ocupan en un sistema de producción social, históricamente determinado, por las relaciones  en que se encuentran. 
Con respecto a los medios de producción (relaciones  que las leyes refrendan y formulan  en su mayor parte), por el papel que desempeñan en la organización social del trabajo y, consiguientemente, por el modo y la proporción en que perciben la parte de riqueza social de que disponen para definir las clases.
Estos son los factores que se deben  considerar para determinar las clases. Continuará…

Por: Teodoro Lavín León