De “apresurado y sorpresivo” calificó el secretario de Gobierno, Matías Quiroz Medina, la aprobación del Presupuesto de Egresos 2017 por parte del Congreso del Estado, al anunciar que tendrán que analizar a detalle todo lo relativo al tema de los fideicomisos, aunque en general dijo “es una proyección apropiada”. Por su parte, los excelsos legisladores señalaron que se analizó a conciencia el Paquete Presupuestal 2017 para distribuirlo a los rubros más necesitados, por lo que lamentaron las acusaciones del legislador Jesús Escamilla Casarrubias, quien votó en contra del documento, en el sentido de no haberlo tomado en cuenta ni haber socializado el proyecto, al que calificó como un fraude, así como la expresión de otro legislador que señaló que les habían dado 7 millones de pesos por la sesión.

El encargado de la política interna del estado  aseguró que el presupuesto tiene, como primera característica, criterios de racionalidad y austeridad, a efecto de ser más eficientes en el gasto. Señalando que si bien es cierto que crece en un 5 por ciento en relación al 2016, para el 2017 ha habido un fortalecimiento de áreas importantes, como educación, salud, el campo y desarrollo económico; y dijo que va a permitir mejorar las políticas hacia grupos vulnerables. Rechazó que se tenga algún impacto negativo en este presupuesto, al considerar que hay equilibrio en las cifras, pero insistió en que deberán ser muy eficientes en la aplicación del gasto, sobre todo para 2017, que será un año de muchas complejidades para todo el país.

Unos de los temas que se revisan a fondo son los referentes a los fideicomisos, nuevos programas y acciones ejecutadas, así como el origen de la aplicación de ciertos recursos, porque algunos son de carácter federal y otros casos se adhirieron al presupuesto estatal, de tal suerte que se tiene que hacer un análisis a fondo para emitir un juicio con conocimiento. 

Desde luego que el problema es que quienes de los legisladores tienen el conocimiento necesario para darse cuenta de lo que aprueban, la verdad son contados, y los demás solo como borregos votan.

Lo grave es que entre ellos mismos haya acusaciones de que lo hicieron por siete millones de pesos, lo que de ser cierto es un acto de corrupción más que se les achacan y que nos hace pensar a los ciudadanos en manos de quién estamos, si para aprobar un presupuesto que es su obligación cobran 7 millones, cuánto cobraron por desaparecer la ley de participación ciudadana que nos deja a los morelenses en un estado único de indefensión en el país.

Lo más antidemocrático que existe es esa acción de los legisladores, quienes ahora una vez más enseñan el cobre.

Ellos se echan solos porras, pero la discusión que hubo en el recinto legislativo de un diputado que va solo del Partido Humanista, Escamilla Casarrubias, culpara una vez más a sus compañeros de haberse puesto de acuerdo en lo “oscurito” para aprobar este documento, e indicó que él sufragó en contra porque el paquete económico tiene muchas inconsistencias que pondrán a la sociedad en extrema pobreza.

Puso como ejemplo que sólo se etiquetaron un millón 500 mil pesos para despensas a jubilados y 95 millones de pesos dirigidos a los campesinos, lo cual, aseguró, es desproporcional a otros rubros que tienen mayor dinero y no son tan importantes.

Negó que él haya filtrado la información de que los legisladores habían recibido supuestamente siete millones para esa sesión; sin embargo, reconoció que esa versión se había generado desde hace dos semanas, sin que se supiera de dónde provenía. La verdad es una vergüenza lo que sucede en el congreso y aunque existen diputados “el paquete financiero fue analizado a conciencia, se cuidó cada rubro para evitar afectaciones y se hizo una distribución de los dineros de manera equilibrada”, lo que suena más a pretexto, porque quiénes de los diputados entienden de números, son un ejemplo de la ignorancia enciclopédica, prueba de ello es que siguen como lacayos, lo que les ordenan sin darse cuenta de qué hacen.

Es muy fácil, hay que pregúntales a ver cuántos entienden lo que es un fideicomiso, no creo que la mayoría entienda, pero lo más grave es que no escuchan a los ciudadanos; si van a probar algo, deberían al menos para hacerle al cuento escuchar a las partes, pero no, lo hacen como se los ordenan como si todos pertenecieran al mismo partido político, lo que es una verdadera vergüenza para todos, pero más a los partidos que se dicen de oposición y que al parecer son más comparsa que las de los chinelos.

Qué tristeza que ese sea el Poder Legislativo de Morelos, a ver si nos vamos fijando cuando votamos. ¿No cree usted?

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...