compartir en:

Muchos comentarios se harán después de que, por primera vez en 40 años, el Presidente de la República no envió a un funcionario de alto nivel -casi siempre secretario o sub secretario- a la celebración del aniversario del Caudillo del Sur; el chisme corre como pólvora, pues el XCVII aniversario luctuoso del General Emiliano Zapata Salazar, dicen los que saben, sirvió para evidenciar el distanciamiento del gobernador con los funcionarios de primer nivel del Gobierno Federal, pero sobre todo con el Ejecutivo Federal, luego de que ningún miembro del gabinete del Presidente Enrique Peña Nieto acudió a dicha conmemoración.
Esa es la noticia que todos vieron, lo que no supieron es que sí vino un representante del Presidente, el sub secretario de Sedatu, Gustavo Cárdenas Monroy, el cual asistió a la ceremonia en Chinameca con la presencia del Presidente Municipal y el ex candidato del PRI al gobierno del Estado Amado Orihuela.
El chisme ha sido comentado desde hace varias semanas acerca de que el ejecutivo estatal, públicamente, se dirigió al federal confianzudamente y dijo: “Enrique, ¿verdad que vamos a acrecentar…?”, y el Presidente le respondió tajantemente, delante de todos los presentes: “¿Dígame, señor gobernador?” La versión corre en los cafés diariamente, y ahora sólo acudió al evento el delegado de la Sedatu en Morelos, Ángel Rodrigo Peña Cepeda, con la representación del primer mandatario, quien solamente dijo: “El Presidente de la República sabe de todas las necesidades que tenemos como sociedad, y hemos hecho un trabajo coordinado con el estado y con los municipios para atender todas las necesidades”.
Dentro del sitio usado como sede del evento estuvieron ciudadanos que se manifestaron contra el gobernador por el relleno sanitario de Cuautla, así como contra la termoeléctrica de Huexca, entre otros reclamos que la sociedad le ha hecho al mandatario estatal.
Al momento de tomar la palabra, el gobernador fue abucheado por los asistentes; sin embargo, él aseguró que el ingreso de los productores del campo en Morelos ha mejorado en forma sustancial, al pasar del lugar 14 al lugar número 4 nacional en “valor de la producción”. “Esto quiere decir que los productores del campo, por cada peso que se invierte, reciben tres”.
A pesar de  la sequía y las plagas que golpearon al maíz y el sorgo, se evitó -dijo Graco Ramírez- que se afectaran gravemente sus ingresos: “Hoy no vemos productores de Morelos tomando carreteras, hoy no vemos a productores reclamando de manera recurrente.
“Morelos ha demandado que se cumpla el apoyo solidario del gobierno, porque lo hemos hecho”, agregó. Ante el fenómeno climatológico, dijo el mandatario que para estos años “hemos asegurado con inversión hecha que los productores no sean los afectados, hemos cambiado de una aseguradora tramposa y mañosa que tiene el gobierno federal, a aseguradoras que se comprometen a pagarnos y reconocer los siniestros”.
Añadió: “En este gobierno no solapamos a funcionarios corruptos, ni a organizaciones financieras que, estando para servir a los productores, no están sirviendo al interés de éstos, por eso cancelamos los contratos”.
Debido a esta falta de cumplimiento de la aseguradora, dijo el gobernador, su administración entregó recursos de forma solidaria con los campesinos, para evitar que muchos cayeran en deuda, pero también para evitar que sus ingresos se desplomaran.
Adelantó que en la región oriente de Morelos se espera anunciar para este año el proyecto agroalimentario más importante de la zona centro del país, además de que se ha invertido en evitar el desperdicio del agua con el revestimiento de los canales.
Al referirse a las personas que protestaban en los alrededores del evento, dijo: “Yo quiero decirles, compañeras y compañeros, que este gobierno viene de la lucha social, que este gobierno viene de la lucha campesina, que este gobierno está trabajando.
“Aquí no hay perseguidos políticos, aquí no hay presos políticos, aquí se escucha a todos y tenemos más amigos pero también sabemos que hay gente que no quiere el progreso y respetamos su opinión, y se pueden seguir manifestando libremente, pero aquí seguimos la mayoría”. ¿No cree usted?
Y ya que hablamos del campo, más de 200 mil indígenas en todo el país, opositores a los proyectos neoliberales que se instalan en sus territorios, han tenido que abandonar sus pueblos como resultado de la persecución gubernamental, de las compañías mineras y hasta de la delincuencia organizada que “como brazo ejecutor del Estado”, ejercen sobre ellos.
Al arribar a la capital morelense la caravana “Emiliano Zapata Vive”, proveniente del estado de Guerrero, conformada por miembros del Frente Indígena Campesino de México y la Coordinadora Nacional Plan de Ayala-Movimiento Nacional, Efraín Torres Fierro y Clemencia Guevara Tejedor, voceros de esta movilización, emitieron la voz de alarma ante el desplazamiento masivo de indígenas en todo el país, gracias a la imposición de mega proyectos mineros y de hidroeléctricas. ¿No cree usted?

 

Por:  Teodoro Lavín León  / [email protected] / Twitter: @teolavin