Por fin, después de un año, se reunieron y firmaron un acuerdo sobre la seguridad el Gobernador del estado y el Presidente Municipal de Cuernavaca, ahora esperemos que sirva para algo.

Por lo pronto, la noticia es así: Cuauhtémoc Blanco Bravo, Gobernador de Morelos y el Presidente Municipal de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán, firmaron el convenio para que el modelo de Mando Coordinado, Policía Estatal Morelos, inicie operaciones de inmediato en la capital morelense con el claro objetivo de restablecer la paz social.

El acuerdo se formalizó la mañana del viernes en la sesión de la Mesa de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz, en la que también participaron todos los integrantes del Cabildo de la capital del estado.

Blanco Bravo refrendó el compromiso de hacer equipo con todos los ayuntamientos de la entidad y, sin distingos de ningún tipo, reforzar la estrategia en el combate a la delincuencia e impedir que siga dañando a la ciudadanía, por la que se trabaja día a día para devolverle la tranquilidad.

El jefe del ejecutivo estatal resaltó que, para restablecer la paz social, se requiere la suma de esfuerzos y trabajo conjunto de los tres poderes y órdenes de Gobierno. En tal sentido, el gobernador dejó en claro que el convenio firmado este día no busca centralizar o monopolizar el trabajo del Mando Coordinado, Policía Estatal Morelos, sino trabajar de manera coordinada con el Municipio de Cuernavaca, para que, atendiendo a las necesidades del municipio, se puedan definir las estrategias de seguridad pública que permitirán garantizar la seguridad de la ciudadanía.

La decisión tomada por Villalobos Adán de solicitar la adhesión de la capital morelense a este esquema de seguridad pública, permite que el Mando Coordinado esté presente en todo el estado de Morelos.

“Todos unidos contra la delincuencia”, expresó Antonio Villalobos.

Como podemos ver, ya todo parece estar muy bien. Ahora veamos qué van a hacer, porque no se ha hecho algo relevante en seguridad; el desorden en el que vivimos, donde parece que no existe la seguridad y menos aún el gobierno, pues cada quien hace lo que quiere a pesar de los discursos, el Ayuntamiento presume de que cerró siete bares, cuando debería de cerrar setenta para poner orden y que exista congruencia, y el gobierno debe de cambiar de estrategia, ya que los actuales policías -aparte de morder- no sirven para nada. La situación de la seguridad es delicada y cada día tiene mayores problemas; los delitos de alto impacto siguen y la verdad es que cada día nos sentimos más indefensos en lo que se refiere a este tema.

Los ciudadanos estamos cansados de lo que sucede en Cuernavaca y en el estado, los muertos -cinco en promedio diario- son algo verdaderamente preocupante y la situación es cada vez más incómoda.

Ahora vuelven a estar de moda las narcomantas, y en el último mes aumentaron; en un solo día se dejaron más de veinte repartidas en distintos municipios del estado, incluyendo la capital, muchos de estos mensajes se colgaron en lugares públicos frente a las cámaras de seguridad del gobierno estatal, pero a pesar de eso nadie fue detenido porque estamos seguros de que las famosas cámaras no sirven. Las mantas que aparecieron en la zona sur del estado fueron distintas a las demás, porque en ellas se revelan supuestos acuerdos incumplidos y advierten acciones violentas que ocurrirán en lugares públicos, ya que se dice en ellas que el gobierno y los funcionarios no cumplen, por lo que atacarían a la población civil. Y lo que pasó en el penal de Atlacholoaya trajo más mensajes en los que se pone plazo para obtener una respuesta.

Las autoridades, en todas las ocasiones, señalan que se trata de una nota falsa, y otros rollos como el intento de “desestabilizar al estado” y provocar miedo, o simple y llanamente de fuego amigo.

Pero la neta es que a los ciudadanos las narcomantas no nos gustan, traen y crean desconfianza porque anticipan hechos de violencia y, como los tenemos todos los días, ya estamos sacados de onda.

En un año tres meses no han podido con el paquete, han enfrentado la inseguridad de una manera que no ha dado resultados; hemos visto los planes de los diferentes involucrados en ella, pero de resolver la crisis no hemos visto nada, supuestamente por que trabajaban cada quien por su lado. Ahora que van juntos, queremos ver si es cierto que sirven sus determinaciones.

Sabemos que no es fácil, pero hay que entrarle verdaderamente con ganas al problema, si no volverán a fracasar. Tienen que dejar lo demás, como las antipatías personales, a un lado, pues la seguridad es el tema más importante que afecta a la ciudadanía. ¿No cree usted?

 

Teodoro Lavín León
totolavin@outlook.com