Los servidores públicos, todos, deberían de respetar la ley, y con mayor razón los relacionados con programas sociales se deben comprometer a respetar el marco de legalidad y a conducirse en el proceso electoral con el mayor apego a la ley y los derechos fundamentales.
Es necesario implementar reglas de operatividad que conlleven la eficiencia y eficacia de los programas sociales, con la intención “de coadyuvar con las instancias que convergen en el proceso electoral”.
Los programas sociales y sus reglas de operación deben ser simplificados y hacerlos más accesibles a un mayor número de beneficiarios, así como impulsar un código único en el que se utilicen términos similares entre un programa y otro, porque actualmente en lugar de ayudar, complican.
A pesar de que se ha tratado de tener elecciones transparentes y democráticas, en las reuniones estatales se ha generado una sinergia con todos los partidos, los cuales desean todo para ellos y nada para la sociedad; yo no estoy de acuerdo en que lo peor que podemos hacer en un proceso electoral es presentar denuncias públicas sin tener las pruebas suficientes para interponerlas en las instancias competentes; yo creo que  la lucha electoral debe ser abierta y transparente ante la sociedad.
El objetivo es conocer las acciones que han implementado los gobiernos en torno a los programas sociales, de cara a las elecciones federales del país. Por ello es urgente crear una ventanilla de atención, para facilitar la denuncia ciudadana, y el hecho de que haya muchas denuncias en un estado del país no significa que tenga complicaciones, “sino que la ciudadanía está harta de que le exijan que pertenezca al partido gobernante para recibir el beneficio de los programas sociales”. 
A pesar de que se busca fortalecer las instituciones y reforzar la actitud de los gobiernos para que el ciudadano conserve la confianza en presentar denuncias, esto no ha sido posible por la centralización y la manera en que muchos de los programas sociales estatales se distribuyen.
Pero lo cierto es que no se respeta la ley para la distribución de los programas sociales, y no solo en esta área, sino en todas las áreas del gobierno. Aquí en Morelos es muy fácil constatarlo; de ahí la importancia de que se cumpla y no se violenten los principios fundamentales de derecho, como se ha convertido en costumbre –mala, pero al fin costumbre– de los gobernantes mexicanos. Ejemplo rápido los morelenses.
Lo que se debería es trabajar con la sociedad para modificar las reglas de operación que complican el acceso de los beneficiarios a los programas sociales y eliminar, de manera total, la participación de los partidos políticos en la distribución de los mismos.
Por ello es urgente el blindaje de los programas sociales, porque “las leyes ahí están y el problema es que se cae en la tentación, y la que paga es la ciudadanía”.
La necesidad de que los programas sociales sean conocidos por la ciudadanía en general es fundamental, y por lo que se planteó que los listados de los padrones federales y estatales de beneficiarios los pueda consultar la ciudadanía. 
Pero hay muchas más aristas que cubrir y el problema es la impunidad y corrupción en que vivimos, que son cánceres que degradan las instituciones. ¿No cree usted?
SE LLEVÓ a cabo la sesión de la vigésima sexta reunión del grupo empresarial Morelos, donde se recibió al presidente en funciones de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística como orador huésped, quien desarrolló como tema hablar acerca de dicha sociedad que preside.
En primer termino, el presidente del Grupo Empresarial Morelos, Rafael Aramburu, dio la más cordial bienvenida al presidente de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, quien agradeció la invitación y realizó una reseña  de la SMGE,  señalando que tiene más de 180 años que la fundó Valentín Gómez Farías, e influyó José María Luis Mora, asesor cercano al presidente, haciendo un recuento histórico de  la historia de la sociedad.
También  hizo uso  de la palabra el licenciado Sergio Moret Manjarrez con la poesía “Loas a la Ilustre y Benemérita de la Patria Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística” y de manera profesional declamó en honor a ésos sus 180 años de tradición en la cultura mexicana.   
Se entregaron sendos reconocimientos al orador huésped y a doña Socorrito Cortés Mayorga.  
La maestra Lya Gutiérrez preguntó por la participación de los miembros de la SMGE, y se comentó que en esa época la sociedad se dividió pues había “cabezas calientes” de los dos lados. Consideramos a Juárez restaurador de la sociedad ya que permitió que la SMGE pusiera una asociación como nosotros, para llamar a la gente por su mérito y no por su filiación política.
El maestro Víctor Manuel Contreras opinó que nuestro medio parece ser que caminara con muletas, y dijo nos encanta hacer el amor y tenemos 120 millones de ciudadanos, pero hay un millón que no está de acuerdo con el desarrollo del país y aprovechó para externar una inquietud acerca del arte en que él destaca.

Vivencias ciudadanas
Teodoro Lavín León
[email protected] / Twitter: @teolavin