Morelos y Cuernavaca necesitan a alguien que trabaje, que tenga experiencia en la administración pública, comprometido con su estado y con su municipio; que no diga mentiras, sino, por el contrario, que diga la verdad aunque moleste; que camine todos los días entre los ciudadanos, para que la soberbia no le gane y se mantenga cercano a la gente; que quiera a la ciudad y al estado de a de veras, y la mejor manera es que haya nacido y crecido en este nuestro estado y en nuestra ciudad, para que vibre con ella, para que la sienta suya, para que sepa lo que le pasa, que es lo que necesita. Ahora que vienen las elecciones, es indispensable vacunarnos en contra de la “Legión Extranjera” que sólo viene a ver qué se lleva; ya lo hemos vivido y lo sabemos, todos son muy buenos mientras son candidatos, pero en realidad son lobos en piel de oveja.
Necesitamos alguien que profesionalmente haga un diagnóstico integral de lo que necesitan la ciudad y el estado; que sepa lo que es planeación estratégica, ya que los programas de desarrollo que podrían servirnos verdaderamente se necesitan realizar a largo plazo, nuestra meta no debe de ser ganar el primer lugar, primero hay que sentar las bases de ese desarrollo con honestidad e inteligencia. ¿De qué nos sirve vivir en una ciudad en ciertos aspectos la más importante del país?; si hacemos una encuesta, aquí vive una cantidad mayor de científicos por habitante que en cualquier otra ciudad de México, ¿qué interesante, no?
¿Pero eso de qué nos sirve?, ¿hemos visto algún cambio importante? ¿En qué proyecto de desarrollo de Cuernavaca o del estado han participado tantos científicos que viven y disfrutan de nuestra ciudad? ¿Alguno de ustedes ha visto un cambio?, ¿ha servido de algo tener los centros de investigación más importantes en Morelos?, ¿para que nos den conferencias?; sí, éstas son importantes y quien asiste aprende, pero en realidad el gobierno les ha exigido poco a quienes con su sapiencia podrían impulsar verdaderamente el desarrollo del estado. Pero no es culpa de los investigadores que nada pueden hacer si el gobernante en turno no los toma en cuenta. Para que las cosas funcionen hay que reunir las voluntades, y eso sólo se logra cuando la autoridad pone de su parte con firmeza, pero con humildad, ante su ignorancia.
¿Cómo es posible que remodelen el centro de la ciudad y disminuyan el ya de por sí insuficiente arroyo vehicular, sin remodelar antes los estacionamientos?; si con dos o tres carriles alguien se tarda de dos a tres minutos en sacar un carro interrumpiendo la vialidad, ¿con un solo carril cuánto se va uno a tardar en circular por el mismo? Hay quienes vienen al centro a comprar, hay quienes vienen a pasear y somos muchos los que tenemos necesidad de estar ahí todos los días, ¿cómo vamos a circular, vamos a usar un “Morebús” sin terminales?, porque las autoridades no quieren construir una central camionera porque están de acuerdo con los intereses de los transportistas de las líneas nacionales. ¿Por qué no hacerlo? ¿Por qué hablar mal todo el día del transporte local -que es pésimo, eso es cierto- cuando los ricos muy ricos son los otros y son los que contaminan tanto o más que los locales?; pero a ésos no los tocan, pues hay intereses de por medio o no me explico la razón.
Necesitamos sencillez, volver a bajar el gobierno al pueblo, aplicar el desarrollo de la post modernidad que vivimos, pero juntos, verdaderamente juntos pueblo y autoridades; por eso necesitamos de otro tipo de gobernantes, no los que nos lleven regalitos, no los que nos den atole con el dedo con un día en que llevan un camión con un doctor o dentista que nos hace una limpieza o nos da una consulta, pero al día siguiente seguimos como estábamos; lo que hacen es sólo propaganda porque quieren seguir viviendo del gobierno, porque en verdad el pueblo no les interesa más que para que vote por ellos. Por eso necesitamos a uno de nosotros, un ciudadano, pero no un improvisado, sino un ciudadano con experiencia que haya ido a la escuela a estudiar de veras, que sepa cómo administrar y que el halago no se lo coma ni lo saque de la normalidad de su vida diaria. Lo vivimos cada día: el que llega cree que Jesucristo encarnó en él, siente que todo lo sabe y que no se equivoca, y que con su palabra convence al mundo. Algo más falso que eso es lo que vivimos diariamente.
Necesitamos un ciudadano honesto, trabajador e inteligente y preparado, pero además que no brinque de partido en partido y que –sobre todo- quiera y ame a nuestra tierra. ¿No cree usted?
FELICITACIONES a la maestra Mayda Prado por el extraordinario concierto del pasado sábado en la sala Manuel M. Ponce del Jardín Borda. Felicidades a ella y a los cuatro cantantes Hadassa, Gerson, Rosario y Odiseo, acompañados por el extraordinario pianista Yaliev. Y felicitaciones también a todos los maestros, especialmente a Lorena, Laura, Araceli, Juan Carlos, Héctor, Yunuén y Viky, que son extraordinarios.

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...