compartir en:

El asesinato del empresario y líder del Grupo Empresarial Morelos ha conmovido a la sociedad morelense y cuernavacense. Al parecer, el empresario fue levantado y asesinado de varios tiros de arma de fuego el pasado jueves a las 24 horas de haber desaparecido, ya que el pasado miércoles presidió la sesión del grupo empresarial en “Mañanitas” y de ahí salió a comer para ser visto con vida por última vez a las cinco de la tarde.
La inseguridad, la que hace cinco años nos prometieron acabaría en 18 meses, sigue creciendo a pesar de las cifras oficiales. La indignación que el artero asesinato del empresario ha levantado entre la sociedad morelense muestra el hartazgo de la sociedad cuernavacense sobre esta situación, en la que los ciudadanos nos encontramos en medio de un pleito entre el ejecutivo estatal y el alcalde, que lo único que consigue es un abandono total de la seguridad en el municipio, y trae como resultado este tipo de crímenes que, digan lo que digan, se multiplican.
La verdad es que estamos cansados de vivir con el alma en un hilo y no saber si cada día que salimos a la calle vamos a regresar sanos y salvos al hogar. Rafael era un hombre que intervenía de manera importante en determinados asuntos de carácter político empresarial y era aliado del gobierno estatal, y ni por esas pudo salvarse de las garras del crimen organizado.
El reporte de su asesinato lo dio a conocer la Fiscalía del Estado con un escueto boletín que decía: El Fiscal General del Estado de Morelos, Javier Pérez Durón, dio a conocer esta noche que, de acuerdo con información preliminar de las autoridades del Estado de Guerrero, lamentablemente fue encontrado sin vida el empresario Rafael Arámburu Hernández en el municipio de Taxco de Alarcón.
La Fiscalía General del Estado lamenta y condena este infame crimen que se suscitó en el Estado de Guerrero y garantiza que este terrible hecho no quedará impune.
Para ello, el Ministerio Público morelense mantendrá estrecha comunicación y coordinación con las autoridades guerrerenses hasta el esclarecimiento de los hechos.
“Hemos tenido contacto permanente con la familia del empresario Rafael Arámburu Hernández desde el momento en que reportó la desaparición la tarde de este sábado”.
Pérez Durón dio instrucciones a la directora de Derechos Humanos de la Fiscalía General para que acompañe a los familiares del empresario en todas y cada una de las diligencias que sean necesarias, puesto que “nuestra prioridad son las víctimas y sus familias”.
El fiscal general de Morelos reiteró que el crimen de Rafael Arámburu cometido en el vecino estado de Guerrero no quedará impune; habrá justicia y “seremos contundentes en la aplicación de la ley en este terrible hecho que nos duele como sociedad”.
La inseguridad en que vivimos en la ciudad capital del estado y en los municipios que la forman es verdaderamente insostenible. El pasado sábado, a uno de nuestros compañeros y amigo de “Ciudadanos con Poder”, que es una nueva asociación civil que formamos varios ciudadanos que queremos participar en el próximo proceso electoral, y que tiene como objetivo hacer todo lo posible para que el voto se respete en la próxima elección, estuvo a punto también de ser asesinado, ya que se había salvado mientras estaba tomando unas cervezas con unos amigos en Mazatepec a las seis de la tarde y mataron a los que estaban a su lado, lo que provocó reacciones en todos los compañeros que cada día nos sentimos más amenazados por la inseguridad que priva en el estado.
Las cifras alegres no son más que eso: cifras; la realidad es una y la estamos viviendo y, desde luego, los miembros del Grupo Empresarial Morelos exigimos justicia y que se aclare de manera expedita el artero asesinato del presidente de nuestro grupo.
En paz descanse Rafael Aramburu, pero no por eso dejaremos que sigan pasando este tipo de crímenes que verdaderamente lesionan  a la sociedad morelense.
El Grupo Empresarial Morelos exige de manera inmediata el esclarecimiento del crimen; tenemos 24 años de formar un grupo de ciudadanos que, de manera cotidiana, semana a semana nos preocupamos por revisar los diferentes asuntos que inciden en el desarrollo del estado. No entiendo a quién le hace daño esta actividad. Rafael vivía de manera tranquila y abría a diario su negocio, el Restaurante Bar Cuernavaca; no hace muchos días, en la inauguración de la calle Lerdo de Tejada, el ejecutivo estatal estuvo ahí con él, así que no hay lógica en que un hombre con esas relaciones sea atacado de esta manera.
Esto nos pone en alerta para ser cuidadosos y nos obliga a extremar precauciones en nuestra seguridad. Desgraciadamente, estamos completamente desprotegidos por la irresponsabilidad oficial.
Descanse en paz nuestro amigo y exigimos resultados al Gobierno del Estado y al Municipio de Cuernavaca. Entiendan que estamos hasta la madre de su irresponsabilidad. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León

[email protected]