compartir en:

La situación está cada día peor, ahora se están robando los carros fuera de los restaurantes y de las tiendas de autoservicio, de manera exponencial en las últimas tres semanas. Al menos tres vehículos de amigas mías, más que de amigos, han sido robados en Cuernavaca. Al parecer, se trata de una nueva banda que funciona con protección, porque lo hacen enfrente de todo mundo y con la mayor de las impunidades en las avenidas más transitadas, en las tiendas de autoservicio y los restaurantes alrededor de Río Mayo. Por ahí es donde están trabajando, si así se le puede llamar al robar a los pobres ciudadanos que con su trabajo adquieren vehículos -y con sacrificio la mayoría-, ya que esos individuos están especializados en carros de costo mediano, o sea los que se compran con el esfuerzo de todos los días.
Mire usted, una de las mencionadas amigas, al llegar a Gandhi, la tienda de libros, antes de bajar de su coche la abordó un joven que “amablemente” le enseñó una pistola medio cubierta con un pañuelo y le dijo: “Bájese y calladita entre en la tienda; deje su bolsa si no quiere que le dispare”. En ese momento llegó otro joven, que se puso al volante mientras el otro vigilaba a mi conocida desde la puerta del copiloto, luego subió al carro y desaparecieron las ratas con un acelerón; y para colmo, ni los policías de seguridad ni el gerente de la tienda pusieron la mínima atención. La verdad es que hasta parecen cómplices, pues ahí mismo ya van tres automóviles robados.
Un poco más abajo en la calle de Teopanzolco, a otro amigo que llegó a un restaurante donde desayuna cotidianamente los jueves un grupo de amigos, dejó el carro cerrado sobre la banqueta, pero al salir del desayuno ya no había coche. Así lo están haciendo en muchas de las tiendas y restaurantes de la zona, que es una de las más concurridas de la ciudad, y no puede uno reclamar porque el ayuntamiento se deslinda, diciendo que el Mando Único es el responsable y viceversa. La verdad es que estamos totalmente desprotegidos en la ciudad, no hay que dejar los carros en la vía publica y hay que tener cuidado al llegar a donde exista un valet parking, hay que tener mucho cuidado porque la cosa esta difícil.
Así está la maravillosa seguridad en la que nos dicen que ya acabaron con los robos y secuestros, ya que han llegado a resolver el 250% (¡) de los mismos. La verdad es que son puras palabras y seguimos viviendo en medio de la impunidad, con miedo y en un territorio donde los rateros y delincuentes hacen lo que quieren. Prueba de ello son las balaceras que se dan cada tercer día en la ciudad, en donde lo único que funciona bien son los antros en que se expenden bebidas embriagantes; son tan cínicos que hay expendios de cerveza que los atienden menores de edad, pero la autoridad brilla por su ausencia. ¿Así cómo vamos a tener confianza, así cómo vamos a vivir en paz? Hay que estar alertas porque, a querer o no, aquí vivimos y aquí nos vamos a quedar.
Eso es algo que debemos tener en cuenta para la próxima elección, ya que necesitamos que quienes lleguen a los puestos de elección popular sean morelenses que le tengan cariño a su tierra, y no fuereños que sólo vienen y se retiran después locos de contento con su cargamento. ¿No cree usted?
Por otra parte, como podemos ver, no quitan los brillantes diputados el dedo del renglón, ya que este lunes el diputado Francisco Moreno anunció que se le revoca al Presidente Municipal de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo, la suspensión a los actos reclamados, dejando en firme la suspensión de controversia constitucional, por lo que el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) podrá continuar con el proceso jurídico. Con ello se confirma la resolución del Congreso y sigue el juicio contra el alcalde.
El pleito es cada vez más fuerte y el desgaste que las autoridades tienen por la bronca contra el alcalde es intensa, ya que les guste o no el alcalde es una celebridad en el área deportiva, por lo que cualquier cosa en la que tenga que ver es noticia, no solo local sino nacional; pero el empeño para quitarlo es tan fuerte y los diputados así le responden al juicio político que inició el alcalde ante el Congreso de la Unión, en el que pide el juicio para todos los diputados, por lo que esto es el revire de los mismos.
El problema es que ellos se dedican a pelearse, mientras la ciudad y el estado están a la deriva, por lo que seguimos viviendo en una ciudad mugrosa, mal iluminada, llena de baches y con los peores servicios inimaginables; pero las autoridades están peleándose ya que de un lado les pagan y tienen que mantener el puesto; y en el ayuntamiento las pocas autoridades que entienden ya se subieron al ladrillo y empiezan a levitar, por lo que -en palabras más o palabras menos- estamos fregados los cuernavacenses; pues como ahora ya no contamos con una Ley de Participación Ciudadana por el miedo que les dio que los corriéramos, no tenemos manera de defendernos. Es verdadero terror lo que a la autoridad le representamos los ciudadanos. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León /  [email protected] / Twitter: @teolavin