Como cada año, Ocotepec vivió las tradiciones de los Fieles Difuntos, reconocidas por la Unesco, y anoche se desarrolló “la cereada”. La costumbre marca que los visitantes de las ofrendas lleven como tributo al muerto un cirio o vela, esto para alumbrar el camino del difunto hacia su casa.  Ya en los hogares, se acostumbra a quienes llegan compartir los alimentos y este 2 de noviembre, toda esa comida será llevada al panteón.
Foto: Especial / DDM

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...