compartir en:

Cuernavaca, Morelos.-  Cerca del corazón de la capital del estado de Morelos se encuentra uno de los lugares más antiguos, mismo que fuera de lo primeros poblados formados en Cuernavaca: Amatitlán, un sitio lleno de tradiciones.
 Según pobladores de muchos años, su nombre proviene del náhuatl “Amatl” o “Amatli, que se refiere al árbol Amate, y “Tlán”, que significa lugar, lo que se interpreta como “Donde abundan los Amates”.
 
En este lugar se encuentra la iglesia en honor a San Luis Obispo, la cual inició su construcción cerca del siglo XVII, misma que hace poco más de 80 años terminó su edificación del templo mayor, tal como lo indica Fray Anselmo Fernández, párroco de la iglesia de Amatitlán.
“Cada año se festeja al patrón San Luis Obispo, fue un fraile muy importante. Este lugar antiguamente era un pueblo perteneciente a la orden de la Catedral Mayor, hasta el día de hoy conserva sus tradiciones”, explicó el párroco.
 La fiesta en honor al santo patrono inicia con un Novenario, nueve días antes de a celebración, que es el 19 de agosto, donde los habitantes le cantan las mañanitas, después se ofrece la eucaristía y se realiza una misa solemne a las 12 del día.
 Amatitlán, según oriundos, primeramente recibió el nombre de Santa Ana Amanalco, debido a los manantiales que atravesaban la zona, pero fue hasta después de la etapa Colonial cuando cambió su nombre por el actual.
 Dentro de esta colonia, por la parte de atrás de la Iglesia, se ubica su mercado, mismo que ofrece sus productos a los vecinos, a un costado también se encuentra la panadería tradicional del rumbo.
 La colonia Amatitlán se ubica al este de la capital, limitando con la avenida Plan de Ayala y el bulevar Adolfo López Mateos, como también la barranca de Amanalco.

Con arraigo...
Amatitlán proviene de las raíces “Amatl” o “Amatli”, nombre del árbol que hoy se conoce como Amate y la terminación “Tlán” que se refiere al lugar. Por lo que Amatitlán significa “Donde abundan los Amates”.
 
Existe desde antes de la llegada de los españoles, un pueblo que en ese entonces se llamaba Santa Ana de Amanalco. Posteriormente se fundó otra nueva población durante la época de la colonia, a la cual se nombró San Luis de Amatitlán.
Su iglesia en honor a San Luis Obispo, la cual inició su construcción cerca del siglo XVII.
Hace poco más de 80 años terminó su edificación del templo mayor.

"Cada año se festeja al patrón San Luis Obispo, fue un fraile muy importante. Este lugar antiguamente era un pueblo perteneciente a la orden de la Catedral Mayor, hasta el día de hoy conserva sus
tradiciones”.
 Fray Anselmo Fernández, párroco de la iglesia de Amatitlán

Por: Guillermo Tapia /  [email protected]