compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- A pesar de la defensa a ultranza de la autonomía universitaria que presume el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Alejandro Vera Jiménez, para que los recursos estatales que le son suministrados no sean objeto de revisión, sí permitió que una persona asignada por el Banco Interacciones S. A., revise las finanzas de la institución a cambio del préstamo que le hizo por un monto inicial de 600 millones de pesos.
Esta cláusula del contrato firmado el 1 de julio del 2014 por el rector con la institución financiera referida, es sólo una parte de una serie de condiciones y cláusulas que impuso el banco para garantizar su pago y que dejarían en estado de indefensión financiera a la UAEM, si por cualquier causal pactada, la Universidad no puede cumplir con las obligaciones contraídas.
De acuerdo con lo que ha trascendido al interior de la casa de estudios, el contrato de crédito simple prevé a favor de Banco Interacciones que, a partir de la firma del contrato “y en todo el tiempo que la acreditada (UAEM) le adeude una cantidad por motivo de este contrato, tendrá derecho de nombrar un supervisor que vigile el exacto cumplimiento de las obligaciones de la acreditada asumidas en este contrato referido”.
Sin embargo, no queda ahí la obligación a la que accedió el rector Vera Jiménez, en la misma cláusula décima sexta, de “supervisión” se añade que, “el supervisor que se nombre, tendrá libre acceso a las oficinas, instalaciones, libros de contabilidad y documentos del negocio de la acreditada, quien se obliga a otorgarle todas las facilidades necesarias para que cumpla con su cometido, así como a cubrirle sus honorarios y gastos que la propia supervisión origine”.
Esta sólo es una de las 26 cláusulas, en su mayoría, desfavorables para la UAEM y que se espera que el Consejo Universitario revise con lupa, para que un probable colapso financiero no alcance al estudiantado, de acuerdo con voces de universitarios que conocen este tema.

Violentan su propia autonomía
Una cláusula aceptada por la UAEM del Banco Interacciones obliga a la Universidad a permitir que un supervisor de la institución bancaria revise oficinas, libros contables y documentos de la máxima casa de estudios.

Por: Rogelio Ortega /  [email protected]