compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- La violencia psicológica dentro del noviazgo o matrimonio es el tipo de abuso más frecuente en contra de las mujeres, afirmó Paola Ocampo Ocampo, responsable del Centro de Salud y Género Unidad Especializada (Sygue).
Aseguró que sea cual sea el tipo de violencia que se presente no se debe permitir, “de hacerlo irá aumentando hasta llegar a la violencia física, la cual es notoria debido a las lesiones que provoca”.
Explicó que el problema de la violencia contra las mujeres es un tema cultural, por lo que se dificulta erradicarlo; “dentro de un hogar el hombre maltrata a la mujer y a los hijos, crecen con esas vivencias que años posteriores repiten con sus parejas, el hombre agrede y la mujer se deja maltratar porque así vio el ejemplo en casa”, explicó.
La violencia psicológica o emocional es la más común, seguida de la violencia física. “Cuando una mujer no pone un alto con la violencia emocional permite que el agresor siga avanzando hasta llegar a los golpes, y en algunos casos hasta la muerte”.
Ocampo Ocampo dijo que a través del centro Sygue se ha logrado que las mujeres tomen acciones desde los primeros signos de alarma, pero también cuando la violencia está avanzada, “al grado que en algunos casos hasta se podría hablar que son víctimas de tortura”.
Precisó que la violencia psicológica o emocional “es toda acción u omisión dirigida a perturbar, degradar o controlar la conducta, el comportamiento, las creencias o las decisiones de una persona, mediante la humillación, intimidación, aislamiento o cualquier otro medio que afecte la estabilidad psicológica o emocional”.

Signos de alarma
Hay mujeres que no se dan cuenta de que son víctimas de este tipo de violencia, “se han tenido casos de mujeres que al entrevistarlas se dan cuenta que había muchos signos pero no los notaron; desde cambiar la vestimenta, celarlas, cambiar sus actividades cotidianas o prohibir amistades. 

Control. Escenas de celos o conductas que buscan controlar a la pareja, forman parte de la violencia psicológica o emocional.

¡No quiero verte con otros hombres... aunque sea tu primo!”

¡No quiero que te  pintes porque  pareces golfa!”

¡No te pongas esa blusa porque todos te miran el escote!”

¡No me gusta que salgas con tus amigas!”

¡Te pegué porque me haces enojar!”

Formas de maltrato

Celos y control, que son las más habituales en parejas de adolescentes y jóvenes.
Descalificación: críticas, frases despectivas.
Burlas y ataques a la autoestima.
Humillación: ridiculizaciones en público, revelación de información íntima y escándalos.
Indiferencia afectiva: mostrarse insensible, desatento, ignorar o dejar de hablarle a la otra persona.
 

Por:  Marcela García  /  [email protected]