Entre el domingo de Ramos y el Sábado de Gloria, al menos 38 personas murieron en este puerto, que pese a la violencia registró una ocupación hotelera de 92%, de acuerdo con autoridades locales.

Ayer, un hombre fue asesinado en una colonia de la periferia de la ciudad y, en un sitio de taxis cercano, fue  lanzada una granada que no llegó a explotar.

En la última semana, 38 personas fueron  ejecutadas en diferentes puntos de la ciudad, pese al reforzamiento de la seguridad con motivo del periodo vacacional de la Semana Santa, durante el cual se desplegaron cuatro mil 500 integrantes de las fuerzas de seguridad de los tres niveles de gobierno, incluyendo al Ejército y la Armada de México.

En el operativo también participan  tres helicópteros, 350 vehículos, 70 motos, 18 cuatrimotos, seis embarcaciones.

Sobre este incremento en la violencia, el gobernador Héctor Astudillo, en declaraciones a la prensa, aseguró que la disputa por territorio, para la venta de “cosas ilícitas” es el motivo que genera la ola de asesinatos y ataques.

Por su parte, el fiscal General de Guerrero, Javier Olea, dijo que “el aumento en la venta de droga, por las vacaciones, es lo que genera la violencia”.

Entre las víctimas de la violencia de esta semana se cuenta a un funcionario del sistema de agua potable municipal del puerto de Acapulco.

También dos hombres que fueron asesinados en la playa La Angosta, a unos metros de la famosa Quebrada de Acapulco, en plena zona turística.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...