Clei Dsp llora desconsolada en el interior de su vehículo. La agobia la tristeza, el coraje y la impotencia. Ella fue atacada, tocada, agredida sexualmente por dos sujetos a la entrada de un centro comercial de Villahermosa, Tabasco.

Clei Dsp es el nombre del usuario que utiliza en Facebook, y su desesperación por ser escuchada la lleva a a grabar un video con duración de cuatro minutos con ocho segundos, donde platica su caso de agresión sexual, mismo que hace público a través de esa red social.

Tras la agresión enseguida enciende su teléfono, empieza a grabar y explica que el video no es como los que hace normalmente. “Este video es para que los hombres y mujeres hagan conciencia antes de cometer alguna agresión sexual”.

-- Estaba llegando al Súper, a Walmart en Villahermosa, iba entrando y dos tipos simplemente me agarran y me tocaron. ¿Por qué, quién les dio el derecho? ¿Quién les da el derecho a ustedes hombres sin permisión? –Cuestiona, en seguida llora y nuevamente vuelve a hablar–.

-- Yo en el momento traté de golpear a uno y no pude hacer nada porque traía tacones. Empecé a gritar y en lugar de que la gente hiciera algo, se reía, los hombres se reían. Una señora todavía agarra y dice: ¿porqué le gritas al señor? Tiene que ser extranjera dijo. Entonces ¿Qué? ¿porque soy extranjera, hay derecho a que me toquen, que me falten el respeto?.

Miren como estoy vestida (muestra su vestido), traigo el vestido hasta la rodilla. Y aún así si trajera un pantalón pegado, que les importa, es mi cuerpo. Es mi espacio ¿sólo porque soy extranjera, por que soy mujer, pueden venir a tocarme? –vuelve a cuestionar–.

Clei platica entre lagrimas que pasó dos horas buscando los videos para ver si encontraba las dos personas que la tocaron. Como no encontró ningún el material porque la plaza no tenía cámara hasta el estacionamiento, salió de prisa, se subió a su vehículo y fue detrás de los abusadores. También intentó pedir ayuda a los elementos de seguridad de la plaza, pero les dijeron que no podían salir.

Al llegar a una de las esquinas de dicha plaza, en seguida se percató que las personas todavía estaban parada. Pidió ayuda a gritos para que otras personas pudieran detenerlos, pero nadie hizo nada. Llamó en seguida a la policía y llegaron después de diez minutos, los abusivos ya se habían ido.

–Mientras el teléfono celular sigue grabando, ella se cubre el rostro con la mano izquierda, sigue llorando por unos segundo y empieza a hablar–.

–Da coraje y lo primero que te preguntan es: ¿no te hicieron nada? Sabes yo también soy hija de alguien, yo estoy harta y pongo este video para ustedes hombres piensen. No importa si están borracho, si están drogados, me vale madr...

Piensa nada más una cosa: ustedes también tiene madre, tiene hijos, lo que tu quieras. Piensen en eso nada más, porque se me hace que no es feo, es horrible; la impotencia y más cuando otra mujer te incrimina en lugar de apoyarte. 

De veras estoy hasta la madr... de eso, estoy –da una pausa para desahogarse en llanto–. No se  vale. 

–En seguida entra una llamada a su teléfono celular y corta la grabación–. 

Tabasco Hoy