Embed video: 

Eddie Hall, un británico apodado La Bestia, estableció un nuevo récord mundial al levantar media tonelada, pero dejó un gran susto entre los presentes, ya que el esfuerzo ocasionó que las venas de la cabeza le reventarán.

Cuando levantó la barra con el peso, el deportista que pesa 181 kilos, a los pocos segundos cayó inmediatamente de rodillas y perdió la conciencia. Según varios medios británicos, la presión en el cuerpo de Hall hizo que los vasos sanguíneos de su cabeza explotaran.

“Casi me mato”, dijo posteriormente a la prensa. “La presión sobre mi cuerpo fue surrealista, absolutamente irreal. Me desmayé y me sangró la nariz”, explicó.

“Creo que este récord va a estar en los libros de historia durante mucho, mucho tiempo”, concluyó el fortachón.