compartir en:
Embed video: 

En un centro comercial de Río de Janeiro, Brasil, un hombre dejó a su hijo y sin pensarlo dos veces se marchó del lugar.

Siguió su camino.

La madre quien estaba detrás de dos puertas mecánicas se alejó del lugar.

El pequeño de dos años quedó indefenso en el enorme establecimiento. Únicamente el hombre que está sentado se percata de la presencia del pequeño y es él quien lo ayuda.

Parece que el abandono ocurrió luego de que el padre del menor discutiera con su pareja.

La madre intentó huir rápidamente al ver el acto de su pareja, para eludir cualquier responsabilidad.

El padre fue identificado como camarero en un restaurante del establecimiento, fue detenido y está a la espera de una condena que puede ser de tres meses a seis años de prisión.

El pequeño fue trasladado a una institución de acogida.