compartir en:

El ministro venezolano de Defensa, general Vladimir Padrino, marcó este sábado el inicio formal de los ejercicios militares convocados por el gobierno ante la amenaza del presidente estadunidense Donald Trump de considerar el uso de la fuerza armada contra Venezuela.

Padrino inició el ejercicio Soberanía Bolivariana 2017 en un campo del oeste de Caracas, con un recorrido en un carro blindado y artillado, que consideró una de las mejores unidades a nivel mundial, y precisó que unos 200 francotiradores hicieron prácticas en la zona de Macarao.

En el centro de Caracas, en tanto, el ministro del Interior, general Néstor Reverol, dio la partida para 600 efectivos en motocicletas, equipados con unidades antiaéreas portátiles, que patrullarán con otros 600 milicianos las calles del centro de la capital durante las prácticas.

Asimismo, unos mil 200 efectivos acompañados de civiles marcharon varios kilómetros hasta el paseo Los Próceres, en el suroeste de la ciudad, para llegar a las instalaciones militares de la zona.

En las maniobras, que continuarán mañana, participan todas las fuerzas militares y las milicias, grupos de civiles formados durante el gobierno del extinto expresidente Hugo Chávez, con algún entrenamiento militar.

Padrino dijo que Venezuela quiere decir al mundo con estas prácticas que tiene una fuerza armada “con nuestra vocación pacifista, con nuestra necesidad de paz, con un mensaje de diálogo político, pero también con nuestra firmeza y decisión irrevocable de defender la patria”.

“Queremos decirle al mundo que aquí hay una Fuerza Armada y un pueblo dispuesto a darlo todo de sí para defender estos valles, estas montañas y ríos, a nuestra patria”, dijo.

Padrino reiteró el rechazo de Caracas a las sanciones adoptadas por Estados Unidos contra Venezuela, que el viernes incluyeron la prohibición de realizar operaciones financieras con el Estado venezolano.

“¿No dicen que hay una crisis humanitaria en Venezuela? Pero el imperio responde, para ‘ayudar’ en la crisis, bloqueando financieramente nuestra amada Venezuela. Muy bien, así responde. A mayor democracia, mayor agresión. A un pueblo que está supuestamente en crisis se le responde con más agresión”, señaló.

Trump firmó el viernes una orden que incluye la prohibición al sistema financiero de Estados Unidos de comprar bonos y deuda del Estado venezolano y de la petrolera estatal PDVSA, e impide que los bancos concedan nuevos créditos.