TLAQUILTENANGO, MORELOS.- Al menos 78 estudiantes de la Escuela de Educación Media Superior a Distancia (Eemsad) número 1, en el poblado Valle de Vázquez, en Tlaquiltenango, lograron terminar la preparatoria, a pesar de no tener instalación adecuada para tomar clase.

Ahora, muchos de ellos se perfilan para estudiar una carrera universitaria. 

De acuerdo con autoridades estatales, el EEMSAD es opción de educación escolarizada para jóvenes de comunidades alejadas de zonas conurbadas en la entidad.

Su sede estaba ubicada en la Ex Hacienda de Lorenzo Vázquez, en Valle de Vázquez, pero durante el terremoto ocurrido el 19 de septiembre, el casco de la hacienda cayó sobre las aulas; afortunadamente, sólo hubo pérdida material. 

Cruz Cabañas Rosales, directora del plantel, comentó que, luego de la contingencia, tuvieron que rescatar de entre el escombro las butacas, libros y material que quedó en buen estado, pues no querían que la comunidad estudiantil perdiera el ciclo escolar. 

Por ello comenzaron a proponer alternativas para instalar la escuela en otro lugar.

La gente del poblado se solidarizó y les prestó la sede de la ayudantía municipal para usarla como escuela. 

“Luego de tres semanas de que ocurriera el sismo, nos pusimos a trabajar de lleno en la ayudantía.

“Las personas del poblado nos prestaron la instalación y el objetivo era que los estudiantes no perdieran el ciclo escolar”, comentó la directora del Eemsad.

Recordó que cuando la contingencia tenían en curso el segundo, tercero y quinto semestre.

A pesar de la austera condición, todos los estudiantes mostraron disponibilidad para seguir sus clases. 

El esfuerzo conjunto dio buen resultado, pues en el actual fin de curso 78 estudiantes lograron terminar la preparatoria.

Ahora, están dispuestos a ingresar a varias universidades, entre ellas, la Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), el Tecnológico de Zacatepec.

Lo anterior, en diferentes áreas del conocimiento; incluso, algunos egresados ya ingresaron al curso propedéutico en el nivel superior.  

María Torres Cázares es egresada del Eemsad, ahora, está por ingresar al Tecnológico de Zacatepec, en Ingeniería Química.

Dijo que no fue fácil  concluir la escuela, pero con apoyo de muchas personas lo lograron. 

“Después del terremoto no fue fácil  porque el lugar para tomar clase no era el adecuado.

“En mi caso, tomé clase en una carpa que estaba afuera de la techumbre de la comunidad.

“Desafortunadamente, eso ocasionó que sufrieramos mucho por el calor; era insoportable a cierta hora del día.

“Padecimos frío y falta de material para trabajar,  pero con entusiasmo de mis compañeros y ganas de salir adelante lo logramos”, finalizó. 

Por: José Azcárate
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...