1.El viernes pasado se presentó Cuauhtémoc Blanco Bravo, alcalde de esta noble -por aguantadora- ciudad a rendir por segunda ocasión su informe como titular del cargo. Como era de esperarse, el Museo de la Ciudad (MUCIC) se vio de bote en bote, pues a sonreír acudieron decenas de interesados en el tema y los fans del ídolo, cada uno sabiendo que iba a escuchar las bondades del gobierno en turno y más que eso, la prometedora esperanza de la mejoría de la situación económica y social de nuestro estado.
En las 250 sillas dispuestas para la gente una publicación de alta calidad y un CD musical. El volumen obsequiado da cuenta de los asuntos abordados por el gabinete pesista en materia de seguridad, obras públicas, medio ambiente, igualdad de género, sustentabilidad y transparencia -temas prioritarios de las agendas públicas de la actualidad-, el CD en cambio, nos embelesa con algunas plegarias grabadas en la Catedral ¡qué significativo resulta esto!.
No obstante, de gestión cultural aparece cero, NADA en el informe. El punto 7 titulado “Derechos Humanos y pluralismo cultural” es el único que se acerca al asunto por cuanto respecta a la diversidad cultural, asunto muy promovido por la UNESCO, respetable autoridad en la materia, porque es sinónimo de tolerancia entre los humanos.
2.¿Será que a quienes entrarán en campaña próximamente no les interesa desarrollar una política cultural que apuntale la CULTURA DE LA CULTURA? Les da a los políticos por hablar del PIB, tasan económicamente cualquier acción gubernamental y buscan el dinero en toda actividad que echan a andar ¡sin acordarse de que en la Antigua Grecia, madre de nuestra concepción de belleza e ideales estéticos no existían ni el mentado PIB y el pobre de Mozart murió sin cuenta bancaria! ¿Cómo hacer para que se den cuenta de que urgen políticas públicas que nos enamoren de vivir contentos, con las calles limpias, rodeados de flores, cantando, comentando obras de arte y desarrollando facultades y apreciación artísticas?
Según cifras aportadas por el director del Instituto de Cultura del Ayuntamiento, Hugo Antonio Juárez Ríos, en el MUCIC se presentaron este año nada menos que 60 exposiciones de artes plásticas, destacándose los alumnos de la Facultad de Artes de la UAEM y los del Centro Morelense de las Artes entre los creadores locales -vaya potencial que tenemos-, además de quienes con trayectoria, producen su obra en Cuernavaca. Y no olvidemos que desde el instituto se generó la Primera Bienal de Artes Plásticas, sin duda un acierto, con todo y las fallitas que tuvo.
3.El Centro Morelense de las Artes sigue sin abrir sus puertas a los estudiantes porque la secretaría del ramo no ha gestionado los recursos necesarios para su reparación después del terremoto del “19 S”. El gobernador Graco Ramírez decidió reubicar la escuela en el Edificio Victoria, ubicado en el primer cuadro del la ciudad, cosa que no está mal, dado que los espacios y las instalaciones del que fuera hospital civil son insuficientes desde hace mucho tiempo, pero sería adecuado que se reparara de inmediato el inmueble que no está en condiciones de operar, dado que los estudiantes están por perder los espacios en los que amablemente los han acogido en los dos meses transcurridos después del temblor, uno de ellos, la Academia de la Danza ubicada en Río Mayo propiedad de la generosísima Luisa Leyva y el otro el Colegio Darwin de la calle Leyva.  
Para permitir que los aspirantes a artistas salven su semestre, también los maestros Pavel Mora y Jaime Colín han prestado sus estudios. El INAH protege el edificio y a través del fondo denominado API se apuntaló el edificio, pero el recurso del FONAPRED no se sabe cuando bajará, dicen qué tal vez para marzo. La colegiatura cercana a los $500.00 se ha seguido cobrado porque se han seguido impartiendo las clases, pero se detuvieron los programas de iniciación y formación porque ¿cómo aumentar la matrícula sin instalaciones?
4.Este sábado los miembros fundadores de la SAMAC (Sociedad de Acuarelistas de Morelos) festejaron sus primeros veinte años de existencia como asociación civil inaugurando una muestra representativa de la obra de sus agremiados en el MUCIC. Asimismo dieron a conocer que se rebautizan como Colegiado de Artes Plásticas. Comentando el hecho y la muestra colectiva (técnicas del agua y escultura, no sólo acuarela), estuvimos el Maestro Jorge Cázares, el Maestro Huáscar Taborga, la pintora Grace Flamand, el Arq. Gonzalo Arenas y una servidora, gustosísimos de escuchar que el próximo cometido del grupo es la creación de un museo para los artistas que aquí trabajan. ¡Enhorabuena!, pues tienen razón cuando dicen que es una vergüenza que sea esta la única capital del país, en donde no se cuenta con un espacio para exhibir el talento local. FIN.

Por: María Helena González / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...