1. Jorge Cázares Campos
Con profunda admiración por su trabajo, anuncio en esta columna, que en la Galería del Centro Morelense de las Artes se le rendirá un homenaje el viernes 19 de agosto al Maestro Jorge Cázares Campos. Siendo un espacio sin recursos asignados para montajes y por las condiciones del mismo, será difícil que se vean piezas originales. En su lugar y dado el trabajo que ha venido realizando su hijo Jorge, con la intención de promover los paisajes de su reconocido padre, veremos piezas logradas a partir de la impresión mecánica de fotografías de los originales. No demerita tal tratamiento la apreciación del trabajo detallado del pintor, aunque es menester decir que el enfrentamiento estético nunca será igual que frente una pieza original. Sin embargo se dará el espectador cuenta del trabajo de quien incansablemente ha registrado “el retrato del la tierra”, como dice un libro que hay por allí, en el que se aborda la propuesta pictórica del creador.
Cázares recibe la influencia de José María Velasco y de Eugenio Landesio, grandes artistas del pincel dedicado al entorno mexicano por sus perspectivas y abordajes, pero también por el romanticismo con el que el artista concibe ciertas escenas. Al también artista Pavel Mora y al responsable del departamento de artes plásticas del CMA Pedro Mantecón, organizadores de la muestra una felicitación por la iniciativa. Ya estaremos vía YouTube comentando el trabajo del gran pintor morelense.
2. Miguel Ángel Izquierdo
Con gran agrado me entregué recientemente a leer “Adiós a mis libros. Cuentos de ayer y de hoy” (edición de autor, 2016), de Miguel Ángel Izquierdo Sánchez, quien también se ha dedicado como funcionario público al tema de la educación en el estado. Somos muchos los que aplaudimos la sensibilidad que lo lleva a visitar los eventos que promueven el llamado arte emergente y su intención de dejar constancia del entorno que lo rodea, a través de la lente de su cámara. No deja de sorprendernos además la disciplina con la que se entrega a la alimentación de una red virtual diariamente (junto con algunos colaboradores), que incluye contenidos que atañen a la creación artística de la localidad. “Artes por todas partes” ya es un recurso informativo muy conocido en FB y es la consecuencia lógica de la publicación que hiciera hace poco tiempo de un libro dedicado a dar cuenta de las asociaciones civiles dedicadas a la cultura.
Los cuentos que presenta en este volumen abordan temas variados, pero entre ellos destaca el propio arte como asunto. El que cierra el volumen narra la historia de Mannino de Pontassieve, el carretonero que proveyó de madera, por encargo del escultor renacentista Donatello, a los constructores de la Iglesia florentina dedicada a Santa María de las Flores.
Buscando en internet (http://archivio.operaduomo.fi.it/cupola/ENG/HTML/S023/C232/T003/TBLOCK00...) se encuentra uno con documentación que prueba que el cuento parte de la realidad (Manino d’Iachopo dal Ponte a Sieve foderatore di legname de’ avere per foderatura di 10 chastagni grossi e 38 picholi per le chapelle della terza trebunetta, in tutto traini 40 2/3 a soldi 6 il traino monta lire 12 soldi 4, posto a· libro VV a c. 180), pero es a partir de esa información que comprobamos que el tema inspirador sólo es un elemento del proceso creativo.  Oímos la voz del personaje y de su madre discrepando por las advocaciones de la Virgen y sus patrocinios y sentimos como el leñador es un personaje tan importante como el artista en la construcción de un ícono mundial. Pero además entra en juego otra de las características de Izquierdo como narrador y es que éste privilegia el suspenso y la participación del lector como finalista del relato.
3. Estela Barona se
despide del estado
Termino esta entrega profundamente agradecida por haber podido acompañar a mi amiga Estela Barona en su despedida del estado, en el Centro Cultural Olympia, que no sin grandes esfuerzos, dirige nuestro amigo y promotor cultural RAFAEL Degar. El evento simuló la grabación de un programa de TV dirigido por el ameno conductor Enrique Durand y nos reveló a una artista completísima, que tuvo como invitado de lujo al cantautor Guillermo Méndez.
Estela y su familia cambian de lugar de residencia porque pese a que es incansable emprendedora, productora de sus espectáculos, compositora y estupendísima cantante, aquí no se le han presentado las oportunidades de trabajo necesarias para continuar una brillante carrera que comenzó muy jovencita, también como actriz, en inolvidables producciones teatrales.
Pero tal vez lo más destacable de ella, es que se ha dedicado como nadie más a la promoción de nuestro estado, a partir de la interpretación de canciones propias o de otros autores, que han decidido abordar las bellezas y bondades del mismo.
Estela tiene una voz de soprano que emplea con una modulación sin par, seduce apenas abre la boca y al soltar la carcajada termina por demostrar que nació para la vida escénica. Sin duda es una gran artista a la que vamos a extrañar, sencillamente porque no hay en todo MOrelos alguien que haga lo que ella, entregándose de corazón al público, vistiendo atuendos mexicanos con señorío, acompañada por el guitarrista Sergio Olloqui, quien además es su pareja y padre de sus hijos Javier y Betel -quien por cierto también cantó bellamente junto a su madre-. Hasta pronto querida amiga: tus fans te seguiremos a donde quiera que vayas. FIN

Por:  María helena Noval / [email protected]