compartir en:

1.Ubicados entre el productor de la obra de arte (artista) y el consumidor de la misma (espectador, lector, auditorio), se encuentran el Gestor Cultural y el Promotor Cultural. Su trabajo tiene como objetivo democratizar la cultura, volverla motivo de gozo y desarrollo espiritual e intelectual para el ser humano. Vinculada con el mundo globalizado y neoliberal, dicha labor incluye la gestión de recursos -lo cuál la inscribe en la esfera de la economía y las empresas culturales- pero cuenta con el periodismo impreso y/o virtual especializado como gran aliado.

A cada uno de ellos, gestor y promotor, lo toca una vocación diferente; su noción de destino puede ir de lo particular -una obra, un artista-, a lo general: una cultura entera. De ahí que podamos decir que su tamaño es proporcional al reto al que se enfrenta y que esta labor es meritoria como ninguna otra -es  franciscana-, porque muchas veces se equipara con sembrar en tierra infértil: no es fácil convencer a la gente insensible, centrada en tonterías, de que la cultura ennoblece.

2.En México contamos con un sinfín de gestores y promotores culturales que hoy trabajan en áreas que comparten intereses afines como el turismo y la diplomacia, siendo las relaciones públicas un tema de enfoque que hay que priorizar como parte de la estrategia a seguir para lograr el éxito deseado. Entiéndase aquí, que hay que sumar un montón de acciones y voluntades para ser un promotor cultural exitoso.

Tal vez todo esto le suene un poco teórico a usted, querido lector y lectora, pero lo explico para darle el peso específico a un morelense dedicado a tales menesteres desde hace tres años. Enfatizo el tamaño de su reto porque la promotoría cultural es mucho más compleja hoy en día, de lo que fuera en tiempos pasados para don Fernando Gamboa, por ejemplo, el hacedor de la mejor imagen de nuestro país ante el mundo de mediados del siglo XX. Recordemos que desde las culturas prehispánicas hasta la llamada Generación de la Ruptura, pasando por el muralismo fueron expuestos con la dignidad y la grandiosidad que se merecen en Estados Unidos y Europa por él.

3.A quien me da gusto presentar desde esta columna es a un exitoso promotor cultural nacido en Cuernavaca, se trata del escritor Eduardo Estala Rojas, un enamorado de México que ha hecho de nuestro país un motivo de celebración y de admiración allende las fronteras.

De acuerdo con su página web, el Mexican Cultural Centre (MCC) https://mexicanculturalcentre.com/ es el primer centro virtual, sin fines de lucro, registrado en el Reino Unido, que promueve la cultura mexicana en colaboración internacional con proyectos académicos, culturales y artísticos. Fundado el 16 de septiembre de 2013 (aniversario de nuestra independencia), el sitio virtual se ha enfocado en el trabajo colaborativo con universidades, museos, ferias de libro y centros culturales. Estala Rojas ha firmado convenios con varias instituciones y su labor en pro de la difusión de la cultura mexicana no tiene límites, pues va de la difusión de la presentación de un libro a la publicación de poesía, ensayo y cuento, pasando por la divulgación de los valores de la cinematografía de calidad o la cultura francesa.

Su espacio virtual es hoy un centro de acciones multivocacional y polifónico que cuenta con presencia en 99 países, difunde más de 250 contenidos, 4 libros electrónicos y por lo mismo recibió el Premio Nacional de Comunicación José Pagés Llergo 2015. Todo ello se puede constatar en las propias redes sociales que los soportan: Facebook y Twitter, además de su página web. 

4.Como “Dios los hace y ellos se juntan”, aprovechamos para mencionar e invitarlo, querido lector y lectora, a que acompañe a otros promotores culturales morelenses en su seguramente exitosa tarea, la presentación del libro digital titulado “Artistario: Libro de la Comunidad”, que será comentado este viernes 25 de noviembre, a las 6 PM, por el también promotor cultural Miguel Ángel Izquierdo Sánchez y el poeta Ricardo Ariza, además de Ulises García, Denisse Buendía y Adrián Carrasco, en el Centro Cultural Olympia, de nuestros amigos Rafael Degar y Patricia Vázquez -gente reconocida de teatro-, ubicado en el número 307 de la calle de Motolinía, en el Centro de Cuernavaca. Obviamente este evento aparece ya en la página del MCC. Allí nos vemos. FIN.