1.Nos preocupa a los morelenses que a estas alturas no se haya dado a conocer el listado puntual de los daños ocasionados por el sismo del “19 S” a las obras consideradas patrimonio cultural del estado. Desde luego no es mala voluntad y tampoco se trata de negligencia de las autoridades de los tres niveles de gobierno, es sencillamente que ni los municipios, ni la secretaría del ramo, ni el INAH, que es la autoridad federal competente, cuentan con la cantidad de expertos necesarios para opinar y diagnosticar los bienes muebles e inmuebles afectados. Al Museo Mariano Matamoros de Jantetelco, por ejemplo, se tardaron más de un mes en llegar quienes están obligados a dar cuenta de su historia.
Desde el ámbito federal, Arturo Balandrano, coordinador de Monumentos Históricos del INAH se ha pronunciado por la restauración de los monumentos y Graciela Mota Botello, presidenta del ICOMOS México, puntualiza que ya viene la etapa de señalar los puntos finos sobre la intervención de los especialistas.  Ella acaba de regresar de Lorca, España, lugar que se ha convertido en caso estudio por la rápida recuperación de los monumentos afectados después de un sismo ocurrido en 2011 y señala que la normativa que rige allá llevó a que en 24 horas se realizaran las primeras acciones y que luego de 4 años se arreglaron los 36 edificios estropeados.
La Dra. Mota ha estado proponiendo en las mesas de trabajo en las que ha participado que la sociedad civil representada por personas morales o físicas adopte un monumento, pues de otra manera serán insuficientes los pocos pesos que el FONDEN o el PEF designe para salvaguardar la materialización de nuestro espíritu (entiéndase patrimonio cultural, querido lector), pues los recursos que urgen se cuentan en millones de pesos. “ICOMOS no tiene constructoras, pero algunos de sus miembros sí y con ellos también se puede trabajar. Aún no hay proyectos claros y hay que destrabar los procesos detenidos, pero sí se puede ir avanzando en algo que es pertinente para la vida social del país”, dice.
2.Esto de adoptar un monumento me recuerda que el Mural de Diego Rivera, ubicado en el Palacio de Cortés, pintado mientras el guanajuatense estaba de luna de miel en Cuernavaca con Frida Kahlo, está cuarteado y no se nos ha explicado a los morelenses nada al respecto, situación que me parece más grave aún porque se trata de un fresco que es icónico en el mundo. Platicando con Cecil Camil de Abe y el Lic. Carlos Riva Palacio, quienes llevan el capítulo morelense del proyecto denominado “Adopte una Obra de Arte”, me entero de que es del interés de la agrupación sentarse a dialogar con gente especializada en restauración de Guadalajara, del Instituto Boticelli y por supuesto y obligadamente con el CENCROPAM.
Yo acordándome de cómo en 1985 salvaron el mural dedicado a una tarde de domingo en la Alameda después del terremoto pienso que sí se puede y en una de esas hasta se logra una reingeniería de su proyección al mundo, pues así como el mural de la Alameda de la CDMX se convirtió en motivo central de mil miradas amorosas en un museo que lleva su nombre, así, el Museo Cuauhnáhuac podría transformarse en una empresa cultural moderna, motivo de orgullo morelense.
3.Este viernes 17 la Secretaría de Cultura Federal enviará a sus auditores a revisar el buen manejo de los recursos con los que apoyó tanto a asociaciones civiles, como a la secretaría local del ramo para la puesta en marcha de diversos proyectos culturales. Ya vimos que el PEF para el siguiente ejercicio fiscal se aprobó y como siempre a la cultura la dejaron en la calle, con magros recursos, por más que se haya pensado en fortalecer el tema vía FONDEN. Ojalá después de la investigación pertinente se den cuentas claras sobre los recursos invertidos.
4.Este jueves se llevará a cabo en el IMRYT (Miguel Hidalgo 109, Ocotepec), el coloquio “Patrimonio Cultural: Antes y Después del Sismo”, organizado por el experto en culturas populares Jesús Zavaleta Castro, quien tuvo a bien convocar a la delegada del INAH María Isabel Campos Goenaga, Miguel Ángel Cuevas Olascoaga profesor de la Facultad de Arquitectura y la Escuela de Turismo de la UAEM, Horacio Crespo, Director del Centro de Investigación en Ciencias Sociales y Estudios Regionales y el prestigiado investigador Miguel Moraita del INAH, además de los actores sociales César Ortíz Triana de Yautepec y Óscar Cortés Palma de Axochiapan.
Lo muy interesante del caso, es que también estarán presentes los integrantes de “Vigías del Patrimonio”, una estructura auspiciada por la UNESCO para interesar a la población más joven en el tema del patrimonio. Como participante en una de las mesas yo hablaré de arte. ¿Vale la pena hablar de otra cosa en estos momentos de multifacéticas crisis? FIN

Por: María Helena González López / [email protected]