1.-”Hay que acabar con la idea de ellos y nosotros en la construcción de México”, dijo el Secretario de Hacienda, José Antonio Meade, durante su participación en el Foro México y España: Inversión y Cooperación, organizado el viernes pasado por el diario español El País, en el Centro Cultural de España en la CDMX.  Sabías palabras. Desde el discurso político, que siempre es light por su naturaleza mediática, se nos recuerda que es necesario dejar de ver al prójimo como un ente amenazante, lejano y diferente. Para terminar de descubrir el hilo negro, agregó el político, que la construcción del país debe de partir de la creación de espacios de confianza y consenso entre sociedad y Gobierno. Dos esferas antagónicas, según se entiende de su discurso. 

De la “otredad” o “alteridad” han hablado mucho varios ilustres antropólogos, psicólogos y sociólogos y al explicar el concepto han llegado a la conclusión de que de manera natural tendemos a minimizar al prójimo porque no nos identificamos con él.  Lo vemos como al enemigo a vencer. Para Merlau-Ponty en cambio, el Otro le da sentido a nuestra vida. 

Pero cómo le hacemos para disolver la lucha del “yo” con el Otro en el contexto de los tiempos políticos pre-electorales que vivimos, después del tiradero que nos dejó el “19 S”? ¿No es esta misma dialéctica la que hemos estado viviendo desde la llegada de los españoles al continente?

2.Relata Gastón García Cantú en un ardiente ensayo incluido en el volumen III de su “Idea de México”, que un tal fray Antón de Montesinos se las vio negras a la hora de defender a los indios de los crímenes y tropelías cometidos por los encomenderos, a raíz de la conquista en la Nueva España. Dos bandos se formaron entonces y hasta Castilla fueron a buscar al rey. De un lado fray Alonso de Espinal pensaba en colonizar y sacar provecho de las tierras y bienes enajenados, del otro, Montesinos pensaba en evangelizar con justicia y dignidad.

Según García Cantú, la diferencia de opiniones entre Espinal y Montesinos dio pie a las Leyes Nuevas y la cruzada americana de fray Bartolomé de las Casas, quien siendo testigo de múltiples atropellos, escribió ´La destrucción de las Indias´: “el mayor alegato de la literatura moral española”. 

¿Por qué se trata de un texto de tal envergadura? Porque la pregunta que se hicieron los forasteros al llegar a estas tierras fue: ¿Acaso éstos no son hombres?. Tanta era la diferencia de apariencias entre indios y peninsulares, que surgió una versión especial e inolvidable de la Otredad que sigue ocupándonos. 

Pero resulta que los otros somos nosotros y si Montesinos viviera, tal vez andaría pegado a quienes hoy hablan del “yo colectivo” y vería con cierto agrado el discurso del ministro de Hacienda…

3.En la ahora llamada “Zona Cero” de Jojutla está sucediendo algo muy preocupante.  Según sus propias palabras, las cosas se le salieron de control al presidente municipal Alfonso de Jesús Sotelo Martínez y no está pudiendo con el paquete. El sismo fue tan grave que rebasa los tres niveles de gobierno, declaró. Urge participación de la gente para la reconstrucción de la comunidad, como en los antiguos tequios, pero para eso tiene que ponerse las pilas el señor y organizar el trabajo en equipos. 

La zona se llama así porque recuerda el máximo nivel de devastación que sigue a un ataque con bombas, como en el caso de Hiroshima o Nagasaki durante la Segunda Guerra Mundial, o el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre de 2001. El término pinta, en el caso del municipio morelense, un escenario postapocalíptico que afectó a miles de personas en sus propiedades y cambió para siempre el futuro de sus vidas. 

La problemática se agrava porque las casas que se cayeron fueron construidas sobre antiguos campos arroceros (recordemos que el perfil de la población era agrario) y por tal motivo la mayoría las las propiedades carece de regularización jurídica, cosa que lleva a pensar en la corrupción involucrada a la hora del otorgamiento de los permisos de uso de suelo y construcción por parte del  municipio y las autoridades competentes.  

Como después del sismo se perdieron desde los IFES de las personas que allí habitaban, hasta las escrituras y las cesiones de derecho de uso de suelo (cuando los había), se está viendo afectado el trámite para la obtención de los $120,000 que se les han prometido a quienes perdieron sus hogares. Por si fuera poco, dicho apoyo va a repartirse en fracciones, una vez que los afectados demuestren que el recurso está siendo invertido en material de construcción. 

Todo esto mientras adultos y niños descalzos y a veces medio encuerados hacen vida comunitaria en casas de campaña donadas por la compañía productora de espectáculos OCESA y campean la desesperación, el cansancio y hace su terrible aparición la consabida actitud pasiva del mexicano, que espera a que el “papá gobierno” venga a recoger los escombros y solucione el problema. 

4.No cabe duda de que estamos viviendo la peor crisis social, política y económica desde la fundación de este noble estado de la República en 1869, uno tan chiquito que a fin de cuentas terminará por diluirse en la inmensidad de los problemas del país. FIN.

Vas a ver
María helena gonzález lópez
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...